Padres sólo individuales

Qué es el budismo (Jorge Luis Borges;Alicia Jurado)

2020.09.18 14:00 kong-dao Qué es el budismo (Jorge Luis Borges;Alicia Jurado)

Siddharta queda siete días en la soledad. Busca después a los ascetas que habitan en la selva; unos están vestidos de hierbas, otros de hojas. Todos se alimentan de frutos; unos comen una vez al día, otros cada dos días, otros cada tres (Nota propia: Adan y Eva también iban vestidos con hojas luego de comer "el fruto prohibido") Rinden culto al agua, al fuego, al sol o a la luna. Hay quien está parado en un pie y hay quienes duermen en un lecho de espinas.

Acaso no sea inútil señalar que el siglo VI a. de C., en que floreció el Buddha, fue un siglo de filósofos: Confucio, Lao Tse, Pitágoras y Heráclito fueron contemporáneos suyos.

Como Schopenhauer, los hindúes desdeñan la historia; carecen de sentido cronológico

La verdad, por escandalosa que sea, es que a los hindúes les importan más las ideas que las fechas y que los nombres propios.

El alma inmaterial es un espectador, un testigo, no un actor de las cosas. Cuando el cuerpo sutil o alma psíquica intuye esta verdad, cesa la unión del alma con la materia.

Como todas las religiones y filosofías del Indostán, el budismo presupone las doctrinas de los Vedas. La palabra Veda significa «sabiduría» y se aplica a una vasta serie de textos antiquísimos que, antes de ser fijados por la escritura, se transmitieron oralmente de generación en generación (Nota propia: Transmisión oral igual que el Taoismo y Confucionismo para evitar que los conocimientos sean "atrapados" por los que sabían leer y/o escribir)

Recordará el lector que Parménides análogamente negó que hubiera variedad en el mundo. Zenón de Elea, su discípulo, formuló sus paradojas para probar que las nociones corrientes del tiempo y del espacio conducen a resultados absurdos. Para Sankara hay un solo sujeto conocedor; su esencia es eterno presente.

Elige a su madre, la reina Maya (este nombre significa la fuerza mágica que crea el ilusorio universo), mujer de Suddhodana, que es rey en la ciudad de Kapilavastu, al sur del Nepal

Mara, dios del amor, del pecado y de la muerte, ataca entonces a Siddharta.(Nota propia: Mara: dios de la ilusión, es quien tienta a Buda cuando medita bajo "el árbol de la sabiduría" - situación similar cuando Jesús es tentado por el demonio en el monte)

Ya en los Vedas, Dios es el Hechicero que crea el mundo aparencial mediante la fuerza mágica de Maya, la ilusión (...) No existen Maya y Dios; Maya es un atributo de Dios, como el calor y el resplandor son atributos del fuego (...) El cosmos es la ilusión cósmica; el cuerpo, el Yo y la noción de Dios como creador son facetas parciales de esa ilusión.

La salvación debe buscarse en el Vedanta, que enseña la irrealidad de las cosas y la realidad de una sola cosa indeterminada: Dios o el alma. El Vedanta debe ser estudiado con un maestro, cuya lección final será: «Tú eres Brahman».

Como todas las religiones y filosofías del Indostán, el budismo presupone las doctrinas de los Vedas. La palabra Veda significa «sabiduría» y se aplica a una vasta serie de textos antiquísimos que, antes de ser fijados por la escritura, se transmitieron oralmente de generación en generación. El Korán es un libro sagrado, la Biblia es un conjunto de obras que fueron declaradas canónicas por diversos concilios; la índole divina de los Vedas ha sido en cambio reconocida en la India desde una época inmemorial. Himnos, plegarias, incantaciones, fórmulas mágicas, letanías, comentarios místicos y teológicos, meditaciones ascéticas e interpretaciones filosóficas integran los Vedas. Se entiende que son obra de la divinidad que, al cabo de cada una de las infinitas aniquilaciones del universo, los revela a Brahma; este, mediante las palabras de los Vedas, que son eternas, crea un nuevo universo. Así, la palabra piedra es necesaria para que haya piedras en cada nuevo ciclo cósmico.
La más famosa de las escuelas filosóficas, el Vedanta, tiene su raíz en los Vedas; Vedanta quiere decir «Final» o «Culminación de los Vedas». Se trata de un monismo panteísta, afín a las doctrinas occidentales de Parménides, Spinoza y Schopenhauer. Para el Vedanta hay una sola realidad, diversamente llamada Brahman (Dios) o Atman (alma), según la consideremos objetiva o subjetivamente. Esta realidad es impersonal y única; ni en el universo ni en Dios hay multiplicidad. Recordará el lector que Parménides análogamente negó que hubiera variedad en el mundo. Zenón de Elea, su discípulo, formuló sus paradojas para probar que las nociones corrientes del tiempo y del espacio conducen a resultados absurdos. Para Sankara hay un solo sujeto conocedor; su esencia es eterno presente.
Brahman destruye y crea el universo cíclicamente: ambas operaciones son de índole mágica o alucinatoria. Ya en los Vedas, Dios es el Hechicero que crea el mundo aparencial mediante la fuerza mágica de Maya, la ilusión. Dos motivos de muy diversa índole han sido sugeridos para justificar las periódicas emanaciones y aniquilaciones del universo; para unos, el proceso cósmico es natural e involuntario como la respiración; para otros es un juego infinito de la ociosa divinidad. Recordemos la sentencia de Heráclito: «El tiempo es un niño que juega a las damas; un niño ejerce el poder real», y el verso del místico alemán del siglo XVII, Angelus Silesius: «Todo esto es un juego que ejecuta la divinidad».

La doctrina del Vedanta se resume en dos afamadas sentencias: Tat twuam asi (Eso eres tú) y Aham brahmasmi (Soy Brahman). Ambas afirman la identidad de Dios y del alma, de uno y el universo. Esto quiere decir que el eterno principio de todo ser, que proyecta y disipa mundos, está en cada uno de nosotros pleno e indivisible. Si se destruyera el género humano y se salvara un solo individuo, el universo se salvaría con él (Nota personal: Si se salva un ser humano, también se salvaría la ilusión)
Otros maestros del Vedanta agregan que el error fundamental de las almas es identificarse con los cuerpos que habitan y buscar placeres sensuales, que las atan al mundo y son causa de sucesivas reencarnaciones.(Nota propia: Libro Tibetano de los Muertos) La ejecución desinteresada de los deberes que los Vedas imponen conduce a la salvación. Debemos amar al Creador, no a las criaturas.
Después de la muerte, el alma liberada es, a semejanza de Dios, pura conciencia, pero no se confunde con Dios, que es infinito. Esta es la doctrina de Ramanuja; otros afirman que las almas individuales se pierden en la divinidad como la gota del rocío en el mar.
(...)Schopenhauer escribe: «Uno son el torturador y el torturado. El torturador se equivoca, porque cree no participar en el sufrimiento; el torturado se equivoca, porque cree no participar en la culpa».

Los dioses viven muchos siglos, pero no son inmortales. Algunos habitan la cumbre del monte Meru; otros, palacios suspendidos en el aire. A medida que la jerarquía es más alta, los goces son menos físicos; la unión de los dioses inferiores es semejante a la de los hombres; luego, en categorías más elevadas, se realiza mediante el beso, la caricia, la sonrisa o la contemplación. No hay concepción ni nacimiento; los hijos, ya de cinco a diez años de edad, aparecen de pronto sobre las rodillas de la diosa o del dios que es su madre o su padre (según la tradición hebrea, Adán tenía treinta y tres años en el momento en que fue creado). Los dioses de la segunda región ignoran los deleites sensuales: su alimento es la alegría y sus cuerpos están hechos de materia sutil. Oyen y ven, pero carecen de gusto, olfato y tacto. En la tercera región los dioses son incorpóreos y viven en un puro éxtasis contemplativo que puede extenderse a veinte, cuarenta, sesenta u ochenta mil períodos cósmicos.

Para Schopenhauer, hay en el mundo una sola esencia, la Voluntad, que asume todas las formas del universo; la transmigración es un mito que presenta de un modo sucesivo esa realidad eterna y ubicua.

Hemos dicho que cada encarnación determina la subsiguiente; esta determinación constituye lo que las escuelas filosóficas de la India llaman el karma. La palabra es sánscrita y deriva de la raíz kri, que significa «hacer» o «crear». El karma es la obra que incesantemente estamos urdiendo; todos los actos, todas las palabras, todos los pensamientos —quizá todos los sueños— producen, cuando el hombre muere, otro cuerpo (de dios, de hombre, de animal, de ángel, de demonio, de réprobo) y otro destino. Si el hombre muere con anhelo de vida en su corazón, vuelve a encarnar; es como si, al morir, plantara una semilla.

Radhakrishnan ha definido el karma como la ley de la conservación de la energía moral. También podemos considerarlo una interpretación ética de la ley de causalidad
El karma obra de un modo impersonal. No hay una divinidad de tipo jurídico que distribuye castigos y recompensas; cada acto lleva en sí el germen de una recompensa o de un castigo que pueden no ocurrir inmediatamente, pero que son fatales.

La teoría platónica o pitagórica de la transmigración presupone un alma que transmigra, una pura esencia inmortal que se aloja en un cuerpo y después en otro; el budismo, en cambio, niega la existencia de un Yo y recurre al karma para asegurar una continuidad de las diversas vidas.

En el budismo hay seis condiciones para el hombre después de la muerte. Se las llama los Seis Caminos de la Transmigración y se las enumera así: 1) La condición de dios (deva). Estos seres han sido heredados de la mitología indostánica y, según ciertas autoridades, son treinta y tres: once para cada uno de los tres mundos. Deva y Deus proceden de la raíz div, que significa «resplandecer». 2) La condición de hombre. Esta es la más difícil de lograr (...) sólo los hombres pueden alcanzar el nirvana. 3) La condición de asura. Los asuras son enemigos de los devas. Afines a los asuras son los nagas, serpientes de rostro humano (Nota personal: ver diosa taoista Nuwa) que moran en palacios subterráneos, donde conservan los libros esotéricos del budismo. 4) La condición animal. La zoología budista los clasifica en cuatro especies: los que no tienen pies, los que tienen dos pies, los que tienen cuatro pies y los que tienen muchos pies. Los jatakas refieren vidas anteriores del Buddha en cuerpos de animales. 5) La condición de preta. Son réprobos atormentados por el hambre y la sed; su vientre puede ser del tamaño de una montaña y su boca como el ojo de una aguja. Son negros, amarillos o azules, llenos de lepra y sucios. Algunos devoran chispas, otros quieren devorar su propia carne. Suelen animar los cadáveres y merodear por los cementerios (Nota personal: ¿Necromantes?) 6) La condición de ser infernal. Sufren en lugares subterráneos, pero también pueden estar confinados en una roca, un árbol, una casa o una vasija. El Juez de las Sombras habita en el centro de los infiernos y pregunta a los pecadores si no han visto al primer mensajero de los dioses (un niño), al segundo (un anciano), al tercero (un enfermo), al cuarto (un hombre torturado por la justicia), al quinto (un cadáver ya corrompido). El pecador los ha visto, pero no ha comprendido que eran símbolos y advertencias. El Juez lo condena al Infierno de Bronce, que tiene cuatro ángulos y cuatro puertas; es inmenso y está lleno de fuego. Al fin de muchos siglos una de las puertas se entreabre: el pecador logra salir y entra en el Infierno de Estiércol. Al fin de muchos siglos puede huir y entra en el Infierno de Perros. De este, al cabo de siglos, pasará al Infierno de Espinas, del que regresará al Infierno de Bronce.

Predica una Vía Media: el Sagrado Óctuple Sendero, al que conducen las Cuatro Nobles Verdades. Estas verdades son: el sufrimiento, el origen del sufrimiento, la aniquilación del sufrimiento y el camino que lleva a la aniquilación del sufrimiento, o sea, el Óctuple Sendero (...) ¿Qué es el sufrimiento? El Buddha responde: «Es nacer, envejecer, enfermarse, estar con lo que se odia, no estar con lo que se ama, desear y anhelar y no conseguir». ¿Cuál es el origen del sufrimiento? ¿Cuál es el camino que lleva a la aniquilación del sufrimiento? El Buddha responde: «Es el Sagrado Óctuple Sendero: recto conocimiento, recto pensamiento, rectas palabras, rectas obras, recta vida, recto esfuerzo, recta consideración y recta meditación». Estas normas integran una Vía Media (Nota personal: Confucio - El Justo Medio) (...) La doctrina, observa Köppen, no es dogmática ni especulativa; es moral y práctica.

Nirvana es la palabra sánscrita que, etimológicamente, vale por «apagamiento», «extinción»; también cabría traducir «el extinguirse» o «el apagarse».

En cambio, el budismo niega, adelantándose a Hume, la conciencia y la materia, el objeto y el sujeto, el alma y la divinidad. Para las Upanishadas, el proceso cósmico es el sueño de un dios; para el budismo, hay un sueño sin soñador. Detrás del sueño y bajo el sueño no hay nada. El Nirvana es la única salvación (...) Schopenhauer, que tanto ha influido en las interpretaciones occidentales de la doctrina del Buddha, considera que Nirvana es un eufemismo de la palabra nada (...) Alcanzado el Nirvana, antes de la muerte, las acciones del santo ya no proyectan karma alguno; puede prodigar bondades o cometer crímenes, y estos no engendran recompensa ni castigo, ya que está libre de la Rueda y no renacerá.

Para nosotros, la extinción de una llama equivale a su aniquilamiento; para los hindúes, la llama existe antes de que la enciendan y perdura después de apagada. Encender un fuego es hacerlo visible; apagarlo, es hacerlo desaparecer, no destruirlo (...) Lo mismo ocurre con la conciencia, según el Buddha: cuando habita el cuerpo la percibimos; cuando muere el cuerpo desaparece, pero no cesa de existir.

De Aristóteles se dijo que por la mañana confiaba sus pensamientos íntimos a unos pocos alumnos; por la tarde, comunicaba a un grupo más amplio una versión popular. La primera doctrina era la esotérica; la otra, la exotérica. Lo mismo ocurre con Pitágoras y con Platón y, también, con el Buddha.

El ideal del Buddha ha sido reemplazado por el del Bodhisattva, un hombre que se propone llegar a Buddha al cabo de innumerables encarnaciones.

El Hinayana afirma que en el Nirvana desaparecerán la vista, el tacto, el olfato, el gusto y la audición, y compara al elegido con una lámpara apagada. Nagarjuna declara que lo que no existe no puede desaparecer ni continuar. El Nirvana equivale a la concepción de que nada existe; el Samsara ya es el Nirvana y se identifica con el principio absoluto que hay detrás de las apariencias. El hombre que sabe que no es ha alcanzado el Nirvana; el vasto universo astronómico no es menos irreal que ese hombre. Quien se confunde con los otros y con todo lo otro ya ha logrado la meta (Nota personal: taoismo)

En uno de los tratados que se titulan Ápice de la Sabiduría, se lee que todo, para el sabio, es mera vacuidad, mero nombre; también es mera vacuidad y mero nombre el Ápice de la Sabiduría (Nota personal: taoismo)

Hay una carrera intermedia, la del Pratyeka Buddha, el santo solitario que, sin ayuda de maestros, llega a ser Buddha, pero que no puede comunicar su iluminación.

En el Hinayana no hay sacerdotes,hay monjes; el lamaísmo, en cambio, nos muestra una vistosa jerarquía, cuyas dos cabezas —el Dalai-Lama o Glorioso Rey y el Pantchen-Lama o Glorioso Maestro— ejercieron, como los Papas medievales, el poder temporal y espiritual.

(...) el lamaísmo, como la doctrina cristiana, concede una decisiva importancia a la hora de la agonía. Llegada esa hora, o aun después de la muerte, un sacerdote lee al moribundo o al cadáver el libro que se llama Bardo-Thödol o Liberación por el oído, que consta de una serie de instrucciones para el viajero en los reinos de la muerte (...) Una vez enterrado el cadáver, la ceremonia continúa; su duración es de cuarenta y nueve días y se ejecuta ante una efigie que representa al muerto. La efigie finalmente se quema.

El confucianismo es menos una religión que un sistema ético y social; el taoísmo enseña, como el budismo, la irrealidad del universo. Es famosa la parábola de Chuang-Tzu, otro de sus maestros: «Chuang-Tzu soñó que era una mariposa y no sabía, al despertar, si era un hombre que había soñado ser una mariposa o una mariposa que ahora soñaba ser un hombre».

Cuando en el año 526 el patriarca Bodhidharma arribó a la China, el emperador se jactó de los numerosos monasterios que había fundado y de la cantidad creciente de monjes; Bodhidharma le dijo que tales cosas pertenecían al mundo de las apariencias y que no había ganado ningún mérito. Luego, se retiró a meditar. Según una leyenda, pasó nueve años en silencio ante un muro, donde quedó impresa su imagen. Fundó la secta de la meditación (Ch’an), que daría origen en el Japón al budismo Zen.
(...)
Los monjes eran, por lo regular, gente ignorante reclutada entre los campesinos y tampoco recibían una instrucción general en el monasterio.

El budismo tántrico cree que la iluminación sólo puede obtenerse por medio de una doctrina esotérica que el maestro, el guru, enseña oralmente al discípulo, el chela, y que no podemos hallar en las escrituras sagradas. Las prácticas comprenden tres métodos: la repetición de fórmulas, los gestos y danzas rituales y la meditación que nos identifica con determinadas divinidades (...) Para ayudar a la imaginación existe una tradición pictórica: ciertos mándalas representan a las divinidades y otros son símbolos de los Buddhas o del universo.

(...) el primer ejemplo de intuición instantánea que en el Japón se llama satori; equivale a lo que sentimos al percibir de golpe la respuesta a una adivinanza, la gracia de un chiste o la solución de un problema.
(...)
Nuestros hábitos mentales obedecen a los conceptos de sujeto y de objeto, de causa y efecto, de lo probable y de lo improbable y a otros esquemas de orden lógico que nos parecen evidentes; la meditación, que puede exigir muchos años, nos libra de ellos y nos prepara para ese súbito relámpago: el satori.
Desconfiar del lenguaje, de los sentidos, de la realidad del pasado propio o ajeno y aun de la existencia del Buddha, son algunas de las disciplinas que debe imponerse el adepto. (Nota personal: Desconfiar, cuestionar, dudar, filosofar)

Para provocar el satori, el método más común es el empleo del koan, que consiste en una pregunta cuya respuesta no corresponde a las leyes lógicas.

«La felicidad es de aquel que tiene nada, que ha dominado la doctrina y ha alcanzado la sabiduría. Mira cómo sufre el que tiene algo. El hombre está encadenado al hombre».

Aclaremos que infinito no es, para el budismo, un sinónimo de indefinido o de innumerable; significa, como en las matemáticas, una serie sin principio ni fin. Nuestro pasado no es menos vasto ni menos insondable que nuestro futuro.
submitted by kong-dao to Filosofia_Renovada [link] [comments]


2020.05.01 19:40 Psicoinfantil La inclusión de los padres en la terapia de juego

La inclusión de los padres en la terapia de juego
En las etapas iniciales de estas terapias, los terapeutas de juego enseñan a los cuidadores la manera de usar las interacciones de juego con sus hijos para fomentar una relación más positiva.
Webster Stratton y sus colaboradores publicaron numerosos estudios acerca de grupos de entrenamiento de habilidades sociales para niños con problemas de conducta y sus padres. En esos estudios, los niños recibieron entrenamiento de habilidades sociales mientras sus padres aprendían prácticas de crianza y formas de estimular nuevas habilidades en sus hijos.
La participación de los cuidadores en esos estudios dio lugar a mejoras sostenidas en las conductas de los niños y en las habilidades de los padres.
Para C. Gómez, las características individuales de los padres juegan un papel muy importante a este nivel pero el control de estas emociones no sólo depende de ellos; depende también en gran medida de la actitud del terapeuta y de la capacidad que tenga de contenerlos. La relación que construyen el terapeuta y el niño puede producir envidia y celos en los padres. La labor del terapeuta es contribuir a contener esos sentimientos para que no se hagan tan poderosas hasta el punto de que lleguen a atacar las bases del tratamiento
El terapeuta frente a los padres y frente al niño puede pasar de ser el «bueno» a ser el «malo», de ser un amigo a ser un enemigo, de ser una ayuda a ser un problema, de ser amado a ser odiado (Klein, 1994).

https://preview.redd.it/li4lcz7ew6w41.jpg?width=1024&format=pjpg&auto=webp&s=4d7e5c95ac48ff437220a0892ada0c1a1d25c554
submitted by Psicoinfantil to TerapiaInfantil [link] [comments]


2019.04.30 01:53 AntonioMachado [2011] Iñaki Gil de San Vicente - El marxismo como teoría-matríz

Artigo: http://www.rebelion.org/noticias/2011/5/128624.pdf
submitted by AntonioMachado to investigate_this [link] [comments]


2018.08.24 17:06 justablondeguy Juan Bautista Alberdi, cada día más vigente, por Jorge Reta

Leer artículo original en Infobae

Nacido en 1810, tenía sólo 42 años cuando escribió en tres meses las "Bases y Puntos de Partida para la Organización Política de la República Argentina". Dos meses después, al efectuar la segunda edición por haberse agotada la primera, le agrega un proyecto concreto de Constitución y, por si fuera poco, comienza a escribir de inmediato el "Sistema Económico y Rentístico de la Confederación Argentina". Toda esta obra que soporta la difícil prueba del tiempo y se mantiene incólume con sus verdades eternas, indica que a la edad mencionada o bien tenía una cultura fuera de lo común o poseía una inteligencia y una capacidad de asimilación realmente admirables.
Sin dudas, Juan Bautista Alberdi fue un poco de ambas cosas, pues el forjador intelectual de nuestra organización política e institucional tenía en la época de Caseros una muy sólida formación jurídica y filosófica. A los 26 años, aun antes de recibirse de abogado, dio término a su primer trabajo fundamental titulado "Fragmento Preliminar al Estudio del Derecho". Sus permanentes inquietudes lo llevaron a estudiar y a escribir durante 50 años, pues afirmaba "escribimos para aprender, no para enseñar, porque escribir es muchas veces estudiar".
Sin lugar a dudas, el gran tucumano fue un verdadero apóstol de la Libertad, la que predicó y fundamentalmente practicó. En su proyecto de Constitución adopto el principio institucional del Gobierno con poderes limitados, protegiendo la vida, la propiedad y la libertad, respetando las garantías y derechos individuales por medio de una justicia independiente y además advirtió con su aguda percepción que el único sistema compatible con ese régimen Institucional, era el de la Libertad Económica, hoy llamada Economía de Mercado.
Al respecto expresaba: "La libertad es el medio no el fin de la política de nuestra Constitución. Cuando decimos que ella ha hecho de la libertad un medio, queremos decir que ha impuesto al Estado la obligación de no intervenir por Leyes ni Decretos restrictivos al ejercicio de la producción, pues en economía la libertad del individuo y la no intervención del Estado, son dos locuciones que expresan un mismo hecho".
Sancionada nuestra Constitución el 1° de mayo de 1853, el Dr. Alberdi temió que no fueran debidamente interpretados esos nuevos derechos y garantías individuales, y advirtió: "Al legislador, al hombre de Estado, al publicista, al escritor, sólo toca estudiar los principios económicos adoptados por la Constitución para tomarlos por guía obligatoria en todos los trabajos de legislación orgánica y reglamentaria. Ellos no pueden seguir otros principios ni otra doctrina económica que los adoptados ya en nuestra Constitución".
Para que no queden dudas, mencionó a la Escuela Mercantil, representada por Colbert y a propósito expresó: "A esta Escuela se aproxima la economía socialista de nuestros días, que ha enseñado y pedido la intervención del Estado en la organización de la industria. Por motivos y con fines diversos, ellas se dan la mano en su tendencia a limitar la libertad del individuo en la producción, posesión y distribución de la riqueza. Estas dos escuelas – mercantil y socialista – son opuestas a la Constitución Argentina y enfrente de ellas y al lado de la libertad, se halla la gran escuela industrial de Adam Smith".
Sobre la propiedad, que es la piedra angular de nuestra Constitución, Alberdi enfatizaba con meridiana claridad: "No basta reconocer la propiedad como derecho inviolable. Ella puede ser respetada en su principio y desconocida y atacada en lo que tiene de más precioso que es el uso y disponibilidad de sus ventajas. Los tiranos han empleado más de una vez esta distinción sofística para embargar la propiedad, que no se atrevían a desconocer".
Para el gran tucumano, la propiedad cumplía su "función social" – tan mal utilizada actualmente como excusa para destruirla – solamente cuando ella es inviolable. Más aún, en nuestra Constitución no caben interpretaciones como las que bajo el rótulo de "sociales" autorizarían a los funcionarios a distribuir lo que no es de ellos.
Asimismo tenía un claro concepto de la emisión monetaria sin respaldo y al respecto decía: "Buenos Aires es el ejemplo más sobresaliente que se conozca en este desorden ya que hace todas las funciones de comerciante y también fabrica la moneda que sirve de instrumento obligatorio de los cambios. Mientras el gobierno tenga el poder de hacer moneda con simples tiras de papel que nada comprometen, ni obligan a reembolso alguno, el poder omnímodo permanecerá inalterable como un gusano roedor en el corazón de la Constitución Argentina".
Ludwig Erhardt, padre del "milagro alemán" de posguerra, agregaba: "La democracia y la economía libre son realidades tan lógicamente hermanadas entre sí como son la dictadura y la economía manejada por el Estado. Deberíamos incluir la estabilidad monetaria en la serie de derechos fundamentales del hombre, cuya salvaguardia por parte del Estado todo ciudadano tiene el derecho de exigir".
Con una visión de casi ciento cincuenta años de antelación, Alberdi expresó su opinión adversa a lo que denominamos actualmente como "control de cambios", tan en boga en los sistemas estatistas y colectivistas y que sólo conduce, entre otros nefastos efectos, a disminuir la exportación e incrementar la importación amén de gestar una bomba de tiempo cuya consecuencia que tanto conocemos es alimentar exponencialmente la inflación. Es decir, es uno de los tantos caminos para llegar a la inseguridad y desconfianza, sin mencionar la corrupción a los que lleva este sistema perverso por sus discriminaciones y privilegios.
Esta es la teoría filosófica-jurídica de Alberdi. Ni ingenuo ni soñador. Como era la antítesis del demagogo, no se contentaba con fijar solamente los fines últimos de la organización que proponía. Quería, ansiaba, fijar concretamente los medios para lograrlos porque estaba convencido que había que evitar la repetición del fracaso de otras constituciones latinoamericanas, que analiza detenidamente en las Bases: "Así, en América gobernar es poblar. Definir de otro modo el gobierno, es desconocer su misión sud-americana" y añadió: "Para poblar el desierto son necesarias dos cosas capitales: abrir las puertas para que entren y asegurar el bienestar de los que en él penetren, la libertad en la puerta y la libertad adentro".
Esta garantía ha sido la columna vertebral de las masivas inmigraciones que recibió nuestro país desde fines del siglo XIX, ya que la inmensa mayoría de los argentinos provenimos de este hecho histórico a raíz del cual Argentina acogió en su seno a nuestros antepasados y ellos, con trabajo fecundo y pasión, edificaron esta gran Nación que supo estar hace cien años atrás entre las primeras potencias del mundo y que tan sólidamente quedó expresado en el Preámbulo de nuestra Constitución, "… para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino".
Para el Dr. Juan Bautista Alberdi la inmigración significaba brazos, trabajo, ahorros y capitales que permitirían no solo poblar sino intercomunicar el país con ferrocarriles haciendo así una realidad la unidad política, como decía refiriéndose al Ferrocarril: "El hará la unidad de la República mejor que todos los Congresos. Estos podrán declararla una e indivisible pero sin el camino de fierro que acerque sus extremos remotos, quedará siempre divisible y dividida contra todos los Decretos Legislativos".
Como último punto, es necesario recordar que una República es exitosa y orgullo para los ciudadanos que la habitan sólo si se logra alcanzar la síntesis de seguridad jurídica, confianza económica y estabilidad política.
Con estos tres pilares que son el basamento de la estructura de toda Nación que se precie de tal, cabe preguntarnos cuáles son entonces las funciones del Estado para lograr estos objetivos.
La concepción alberdiniana sostiene que son cinco en total, tres monopólicas, a saber: Justicia, Defensa y Seguridad y dos subsidiarias: Educación y Salud. En estos dos últimos ítems en particular los ciudadanos que tengan medios económicos para solventarlas, deben, es mandatorio, que lo hagan a través de su propio peculio y por otro lado aquellos compatriotas que por distintas razones de la vida se encuentren en dificultades, el Estado debe hacerse cargo de la Educación (Ley 1.420 – Laica y Gratuita) y de la Salud de ellos, reitero, los más necesitados, recordando siempre que todos los seres humanos hemos sido creados iguales en derecho y distintos en capacidades. Decía el gran estadista con singular profundidad: "El Gobierno no ha sido creado para hacer ganancia sino para hacer justicia. No ha sido creado para hacerse rico sino para ser guardián y centinela de los derechos del hombre". Estaba convencido del concepto anglicano del trabajo que no sólo no lo considera como un sacrificio sino que por el contrario premia al exitoso, al que se supera día a día con su esfuerzo personal.
Asombra la vigencia de las ideas de Alberdi, máxime en el mundo actual donde el resurgimiento focalizado de populismos que tratan de reemplazar demagógicamente el trabajo por dádivas que sólo empobrecen la dignidad y los bolsillos de los que menos tienen. Unido a brotes espasmódicos de racismo delirante e intolerable y ataques continuos a la libertad de prensa, concluimos que la palabra de este hijo dilecto tucumano es una bocanada de oxígeno, un bálsamo que nos permite avanzar con entusiasmo y profundas convicciones en este camino que nuestro país ha reiniciado, abriéndonos nuevamente al mundo y retornando a nuestras tradiciones más excelsas de libertad, igualdad de oportunidades. Con énfasis en la ciencia, fortaleciendo la justicia y promoviendo el trabajo, todos valores trascendentales que debemos preservar e incrementar.
Este es el pensamiento, el mandato de Alberdi que seguramente hoy nos aconsejaría con diáfana claridad: "Realicen las transformaciones imprescindibles con coraje y determinación. El esfuerzo vale la pena cuyo fin último no es otro que alcanzar el bienestar general, objetivo de todo Gobierno que lo podemos graficar como un árbol que tiene raíces, como la propia vida, a veces un poco amargas pero al final, frutos extremadamente dulces".
submitted by justablondeguy to LibertariosArgentina [link] [comments]


2018.06.22 00:47 master_x_2k Colmena X

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Colmena X

“911 de Brockton Bay, ¿cuál es su emergencia?”
“Múltiples heridos”, le dije, mirando hacia la señal de la calle más cercana, “Almacén en Whitemore y Sunset. Envíen policías y capas también. Estos tipos son miembros del ABB.”
Hubo una breve pausa: “¿Eso es Whitemore y Sunset?”
“Whitemore y Sunset, sí. Escucha, el líder del ABB, un parahumano llamado Lung, está incapacitado en la escena, pero eso no será así por mucho tiempo. Está drogado y cegado, pero las drogas estarán fuera de su sistema antes de que pase demasiado tiempo.”
“¿Eres una capa?”, Preguntó, “¿Puedo obtener tu identificación?”
“Repito”, la ignoré, “Está drogado y cegado, pero solo la ceguera será un factor cuando los primeros en responder lleguen a la escena. Adviértales que tengan cuidado. También puedes decirles que un segundo parahumano que se hacía llamar Oni Lee estaba presente pero huyó después de resultar herido. Él todavía puede estar en el área.”
“Entiendo. El Protectorado será informado antes de que lleguen a la escena. Tengo ambulancias, policías y equipos de ERP en camino. ¿Puedo obtener su identificación?”
Colgué.
“No puedo creer que le hayas arrancado sus ojos”, dijo Sundancer. Estábamos caminando rápidamente hacia donde habíamos dejado Labyrinth.
“Él sanará”, le señalé, “eventualmente.”
“Cegaste a alguien que estaba incapaz de defenderse. Eso está un poco jodido.”
No podía decir mucho sobre eso. Jodido o no, había sido necesario. No podría haber lidiado con ello si hubiera sabido que lo habíamos dejado allí y él hubiera vuelto al ruedo como de costumbre para el final del día. Lo había detenido, lo mejor que pude.
Está bien, está bien, estaba dispuesta a admitir que tal vez los medios eran un poco turbios. Había peleado junto a algunas personas de mierda, lo había mutilado. Al dejar ir a Fenja, Menja y Kaiser, de cierta forma había aprobado lo que le habían hecho a los hombres de Lung. Pero al final, era lo que quería hacer cuando quería ser un superhéroe. Había derrotado a una persona horrible.
Solo esperaba que los héroes pudieran limpiar el desorden y poner a Lung tras las rejas para siempre esta vez.
“Oye Perra”, le dije, “¿por qué regresaste?” No podía expresarlo mejor sin ofenderla, pero quería saber por qué volvería cuando se suponía que iba a tomar Newter y al soldado de Coil a un doctor.
Perra estaba sentada con una pierna a cada lado sobre Brutus. Ella pareció entender lo que quise decir, “El otro soldado dijo que era un médico entrenado. Me dijo que podía manejarlo, así que volví para luchar.”
“Ah”, dije. “Lo entiendo.”
Al ver que nos acercamos al resto de nuestro grupo, vi que Perra no había mentido. Newter estaba vendado y despierto, mientras que el otro soldado estaba acostado, inconsciente. Tal vez noqueado por el dolor.
“Lo lograste”, sonrió Newter.
“Apenas”, admití, “¿Estás bien?”
“Soy más duro de lo que parezco”, respondió, “Beneficio de mi, um, biología única.”
“Genial”, le respondí, sintiéndome tonta por no tener una mejor respuesta, pero no se me ocurrió nada que decir que no sonara como si lo estuviera intentando demasiado o, peor, sonara sarcástica.
“Este tipo dice que ustedes probablemente salvaron mi vida”, Newter señaló con el pulgar hacia el hombre de Coil que estaba despierto.
“Honestamente, me cuesta para creer que estás despierto y hablando en este momento”, respondió el médico.
“De todos modos, gracias”, dijo Newter, moviendo los ojos de mí a Sundancer a Perra y viceversa.
“No hay problema”, le respondí, sintiéndome tonta por no tener una respuesta mejor o más adecuada. Avergonzada, busqué una razón para cambiar el tema. “Mira, deberíamos salir de aquí en los próximos minutos. Capas, policías y ambulancias están en camino de lidiar con las repercusiones.”
“Está bien”, dijo Newter, “pero tengo que preguntar... ¿un pequeño ejército de cucarachas los trajo esos?”
Estaba sonriendo mientras señalaba un lugar cerca de donde estaba echado. Una pila de bolsas de papel estaba organizada en una pila.
“Me olvidé de que hice eso”, admití, “no se sentía bien dejar el dinero del ABB si terminábamos retirándonos, así que hice que mis bichos lo sacaran de ahí. Todos podrían tomar una bolsa.”
“¿Podemos tomarlo?” Newter preguntó, “¿Segura?”
Me encogí de hombros en respuesta. El dinero no me importaba mucho. “Considéralo un bonus, un agradecimiento por ayudar. Esta, em, no exactamente dividido en partes iguales, así que no lo tomen como un insulto si alguno de ellos termina siendo una bolsa llena de billetes de un dólar.”
“No tengo quejas”, dijo Newter. Extendió la mano y la usó para rodear y recoger una bolsa. El tipo de Coil lo ayudó a ponerse de pie, y uno podía verlo estremecerse y jadear por el esfuerzo. Se tambaleó un poco, luego puso una mano sobre el hombro de Labyrinth para estabilizarse. Sundancer agarró una bolsa, y el médico / observador de Coil agarró dos.
Labyrinth no se estiro a por una, así que me acerqué, agarré una y se la tendí. Ella no respondió.
“Lo cuidare por ella”, ofreció Newter.
“¿Ella se encuentra bien?”
“Ella esta... bastante normal. Para ella, en todo caso.”
Reclamó la bolsa, dejando tres para Perra y para mí, pero nadie se quejaba ni señalaba eso.
“¿Ustedes necesitan un aventón?”, Pregunté.
Newter negó con la cabeza, luego señaló a una boca de alcantarilla en el camino, “Volveremos a uno de nuestros escondites por allí. Territorio familiar para mí.”
“¿Es esa una buena idea, con tu lesión? Quiero decir, declarando lo obvio, pero va a ser bastante asqueroso allí abajo.”
Él sonrió, “No se puede infectar. Mi biología es tóxica para las bacterias y los parásitos, creo. Nunca he estado enfermo, que pueda recordar.”
Por supuesto. Ahora me sentía tonta por hacer que Sundancer usara el alcohol para esterilizarlo, y por hacer un esfuerzo adicional con las toallas sanitarias, para asegurarme que lo que estaba usando estuviera limpio.
“¿Y ustedes chicos?” Le pregunté al tipo de Coil, “¿Aventón?”
“Tenemos uno, pero gracias.” El médico se agachó, ató las muñecas de su compañero, y luego se colocó el lazo de brazos sobre su cabeza, por lo que efectivamente estaba llevando a su amigo a cuestas. Tomó otro segundo para acomodar sus armas, luego se dirigió a través del mismo callejón que Kaiser, Fenja y Menja habían atravesado antes de que comenzara la pelea.
Sundancer iba por el camino opuesto, entonces ella dijo un breve adiós y se fue. Newter y Labyrinth estaban caminando en la misma dirección que Perra y yo, así que caminamos juntos.Labyrinth caminaba como si estuviera aturdida, con Newter llevándola de la mano como si fuera una niña. Era interesante, no solo por ver ese tipo de interacción entre ellos, sino también que sus guantes parecían de tela, y que probablemente estaba arriesgándose a drogarla... a menos que fuera inmune. ¿Una consecuencia de su habilidad? Me sorprendió mirando, sonrió y se encogió de hombros.
“¿Autista?” Supuse.
Él negó con la cabeza, “No, aunque pensamos eso, al principio. Parece que era una niña normal hasta que aparecieron sus poderes. Desde entonces, ha estado en su pequeño mundo, más o menos. Un poco peor en este momento, creo, después de verme herido.”
“¿Eso sucede?”, Le pregunté, haciendo un gesto hacia mi cabeza, incapaz de encontrar una forma inofensiva y simple de expresarlo.
Se encogió de hombros, “A veces conseguir poderes te jode el cuerpo”, hizo un gesto para sí mismo usando su cola, que todavía sostenía las bolsas de papel, “A veces te jode la cabeza. Mala suerte, pero lidias con las cartas que te reparten.”
“Oh”, respondí. No estaba segura de cómo responder. Un horror frío y silencioso se apoderó de mí. Mis poderes tenían algo que ver con mi cerebro. Podía recordar lo loca que me había sentido justo después de que aparecieran mis poderes, ese torrente de imágenes de pesadilla, señales y detalles de mis bichos. Todavía tengo malos sueños al respecto. ¿Qué tan cerca había estado de ser así permanentemente?
Él sonrió, “Esta bien. Ella nos quiere mucho y también estamos apegados a ella. Ella tiene sus momentos lúcidos, cuando nos hace saber que está de acuerdo con el status quo. Claro, ella tiene días malos cuando está muerta para el mundo, pero todos nuestros poderes tienen inconvenientes, ¿sí?”
“Sí”, le hice eco, aunque no podía pensar en un inconveniente para mi poder que siquiera se acercara a eso.
“Creo que estamos bien donde estamos. ¿Eh, L? ¿Estás feliz desde que te sacamos de ese lugar?”
Labyrinth como que se sacudió su aturdimiento y lo miró.
“Sí”, sonrió Newter, “Puedes notarlo porque las cosas que hace con su poder son más bonitas, estos días.” Hizo un gesto hacia la tapa de la alcantarilla, “Aquí es donde nos separamos.”
Labyrinth miró hacia abajo, hacia donde señalaba. Un momento después, una tracería de líneas plateadas se extendió alrededor de la tapa de alcantarilla, extendiéndose y bifurcando como venas. Cuando las líneas se encontraron y seccionaron partes de la carretera, esos pedazos de camino se levantaron y voltearon, revelando una textura de mármol blanco en sus partes inferiores. Cuando estuvo suficientemente rodeada por la extensión de mármol blanco agrietado, la boca de alcantarilla se dio vuelta, revelando una superficie inferior plateada, y luego se abrió sobre una bisagra invisible. Una escalera de caracol de más mármol o marfil conducía a las profundidades. Las paredes blancas tenían un tenue resplandor.
“Genial, ¿eh?”, Respondió Newter. Cuando bajó a la escalera, era sólido bajo su pie. Levantó las bolsas de papel mientras decía, “Gracias chicos.”
“Claro”, respondí. “Hasta luego.”
La boca de acceso se cerró detrás de ellos, y casi de inmediato, el blanco alrededor de la boca de alcantarilla comenzó a desvanecerse.
Levanté la vista hacia Perra, donde estaba sentada con Brutus tuerto. Angelica y un Judas todavía polvoriento estaban justo detrás de ella. Ella me ofreció una mano a la espalda de Brutus.
Había muchos inconvenientes por tener una máscara o casco que no cubría toda mi cabeza. Si me hubiera sentado y dedicado las horas extra para terminar mi máscara y expandir las secciones blindadas, tal vez no habría tenido esa conmoción cerebral que me estaba causando tanto dolor de culo.
Lo bueno, sin embargo, fue que me pareció increíble tener el viento soplando en mi cabello mientras cabalgábamos por las calles vacías. El alivio perfecto de esa loca subida de adrenalina que había surgido al enfrentarme a Oni Lee y Lung unos minutos después. Cerré los ojos y dejé que la tensión fluyera de mí.
Cabalgamos así durante unos minutos. Perra tomó giros y se movió sin rumbo fijo mientras se dirigía al este, hacia el agua y las playas. Tal vez estaba tomando medidas evasivas en caso de que nos siguieran, tal vez solo quería montar. Realmente no me importaba.
Estaba un poco desorientada cuando finalmente nos detuvimos. Brutus recorrió la arena mientras bajaba a la playa. Perra saltó hacia abajo, y yo seguí su ejemplo.
Aún era temprano en la tarde, así que la playa estaba desierta, y no era el tipo de playa que de todos modos tenía mucho uso turístico. Una pared de concreto separaba la playa de la carretera que se elevaba sobre nosotros, y un enorme agujero con los restos oxidados de lo que una vez había sido una reja marcaba la salida de los varios desagües debajo de los Muelles. Basura, hojas podridas y una o dos agujas se habían filtrado a la arena debajo del desagüe.
“Ve a casa”, ordenó Perra a los perros. Uno por uno, se metieron en el desagüe. Supuse que dejarían que la transformación amainara antes de que regresaran solos al departamento.
Entonces Perra se quitó la máscara. Ella me dio una mirada burlona.
“¿Qué?”
“¿Te vas a cambiar? No puedes caminar de regreso así.”
“No tengo una muda de ropa conmigo. O escondida en algún lugar.”
“Bien. Eso es jodidamente estúpido”, me respondió.
“No estaba pensando en el futuro cuando decidí irme. Demándame”, la desafié.
“¿Qué estás usando debajo de eso?”
“Top sin mangas y pantalones cortos elásticos.”
Ella miró a su alrededor. “No hace tanto frío.”
Suspiré y desaté mi armadura lo suficiente para desabrochar mi traje en la parte posterior. Lo saqué, mucho más fácil que poniéndolo, y lo envolví para que todas las partes identificables de la máscara y la armadura estuvieran ocultas por la tela. La arena estaba húmeda y fría bajo mis pies descalzos.
Cuando Perra se estiro hacia mi cara, me sobresalté. Puso una mano en el costado de mi cara, y por solo una fracción de segundo, pensé que algo increíblemente incómodo estaba a punto de suceder.
Luego ella me giró la cabeza lo suficiente como para que fuera casi horizontal.
“Te ves como si alguien hubiera intentado colgarte.”
“¿Qué?” Pregunté.
Tocó un lado de mi cuello, pero no fue posible ver esa parte de mí misma sin un espejo. Me di cuenta de lo que estaba hablando, después de un momento de reflexión. Levanté el lateral de mi camiseta sin mangas, y efectivamente, había un hematoma rojo-negro en mi estómago y cintura. Subiendo por mi parte superior un poco más, encontré otro en mis costillas. Sabía que habría otro cerca de mi axila, y uno cercando mi cuello.
Tenía una puta huella de mano gigante en mi cuerpo, cortesía de Lung.
Solté un largo gemido, tocando mi cuello donde me sentía tierna. “De ninguna manera puedo esconder esto de mi padre.”
Mi buen humor se desvaneció cuando empezamos a caminar hacia el departamento. Se hizo aún más desagradable porque estaba ligera de ropa y descalza, y el suelo estaba frío bajo mis pies.
Me estremecí y abracé los brazos a mi cuerpo lo mejor que pude mientras aún mantenía mi traje echo un bollo y las bolsas de papel llenas de dinero en la mano.
Algo cálido se asentó sobre mis hombros. Miré a Perra mientras terminaba de cubrirme con su chaqueta. Cuando ella se echó hacia atrás, frunció las cejas, mirándome furiosamente, agarré las bolsas y mi bulto de traje para poder pasar los brazos por las mangas y apretar los botones. Era una chaqueta de lona con un cuello de piel, pero era del tamaño incorrecto para mí y era pesada. Los bolsillos, encontré, mientras trataba de meter las manos allí, estaban llenos de cosas. Un lío de bolsas de plástico, barras de chocolate, barras de proteína, una caja de jugo, bocados que se unieron, lo que supuse eran golosinas para perros o comida para perros. No eran exactamente suministros de capa. En general, fue casi incómodo.
Pero era cálido.
“Gracias”, le dije, sorprendida por el gesto.
“Necesitabas algo para cubrir tu cuello”, parecía molesta, “La gente lo miraba.”
“No importa. Gracias.” Ofrecí una sonrisa.
“Ya dijiste eso,” pasó de parecer molesta a parecer enfadada, “Es mía, puedo quitartela.”
“Por supuesto”, dije. Entonces para estar segura, ofrecí, “¿Quieres?”
Ella no respondió, dejándome absolutamente desconcertada. ¿Por qué fue que cuando le agradecía a alguien como mi papá por darme un regalo, me pareció que sonaba sarcástico o patético, sin importar cuánto intentara decirlo, pero la maldita vez que estaba el noventa y cinco por ciento segura de que sonaba tan sincera como lo sentía, fue con Perra? ¿y ella no lo creyó?
Preocupada de que cualquier cosa que dijera fuera tomada de mala manera, me quedé callada, como me encontraba haciéndolo cada vez más a menudo con ella. No fue un viaje corto, y mis pies aún sentían el calor que se escapaba de ellos mientras daba cada paso en la acera, pero el centro de mi cuerpo estaba tibio, y eso fue suficiente para mantenerme en pie. Así, volvimos al departamento.
Abrió la puerta y nos dejó entrar. Llamé a gritos a Brian y a Lisa, pero no hubo voces que saludaran en respuesta. Los otros no habían vuelto todavía, lo que tenía sentido, ya que Grue tendría que recoger a Tattletale y Regent antes de que regresaran, y no había sonado como si el equipo de Tattletale estuviera a punto de concluir cuando llamé. Perra abrió el camino hacia el departamento, y en el momento en que estuve allí, me quité la chaqueta y sin decir palabra se la entregué. Ella todavía estaba mirándome.
¿Qué podría hacer? ¿Qué podría decir? Parecía que todo lo que hiciera la hacía enojar, enviaba la señal equivocada.
Regresé a mi habitación en el departamento y busqué en las bolsas de compras que todavía tenía allí, buscando un par de jeans sueltos y una camisa de manga larga para ponerme sobre mi top. Sin calcetines limpios, por desgracia, pero había algunas cobijas sobre la cama. Tomé algunas y las arrastré detrás de mí hacia la sala de estar, donde Perra estaba mirando televisión. Ella me miró mal, pero no se quejó, mientras yo me abrigaba en las cobijas en el otro sofá.
Ella tenía el control remoto, y yo estaba dispuesta a dejar que lo tuviera. Navegó incansablemente, se conformó con una película de acción durante cinco minutos, luego comenzó a navegar de nuevo cuando comenzaron los anuncios, y no regresó a ella.
No era demasiado interesante para mirar, pero no me importó. Me recuesto, pensando en los acontecimientos del día, las conversaciones, los detalles de información.
Casi me adormezco, cuando mi tren de pensamiento perezoso tropezó con algo que temía olvidar si me dejaba dormirme por completo. Me obligué a abrir los ojos y sentarme un poco.
“¿Perra?” Me arriesgué a llamar su atención, esperando que se hubiera calmado un poco. Ella me miró.
“Um. Cuando estábamos hablando, hace un momento, te di las gracias. ¿Te pareció sarcástico o qué?”
“¿Te estás metiendo conmigo otra vez?”
“No.” levanté mis manos para detenerla, “No es lo que estaba tratando de hacer. Sólo me pregunto.”
“Mantén tus dudas para ti misma”, espetó ella. Cuando volvió su atención a la televisión, su salto de canales se elevó un escalón.
“Te pagaré para que me respondas”, lo intenté.
Ella me miró.
“Ese dinero tomamos. Puedes quedarte con todo eso.”
Sus ojos se estrecharon, “Se supone que debemos dividir nuestras ganancias en cinco partes.”
“Nos lo ganamos, ¿verdad? ¿Nosotras dos? No les contaré a los demás si no lo haces. Y digo que puedes tenerlo todo. No estoy segura de cuánto es, pero sería tuyo.”
“¿Es esto un truco?”
“No hay truco. Solo responde mi pregunta. Incluso puedes decirme que me pierda después, iré a mi habitación y tomaré una siesta o algo así.”
Se inclinó hacia atrás y puso la mano con el control remoto en su regazo, mirándome. Lo tomé por consentimiento.
“Entonces, lo que estaba preguntando antes, cuando te dije gracias, ¿pensaste que era sarcástico, creíste que era genuino? ¿qué?”
“No sé.”
“Quieres decir que no sabías, o no puedes recordar, o-“
“Dije no sé.”
“Bien”, suspiré, “Lo que sea. El dinero es tuyo.”
“¿Así de fácil?”
Me encogí de hombros.
“Dijiste que te perderías si lo pedía”, señaló.
Asentí con la cabeza, recogí las mantas y me retiré a mi habitación.
Aunque no dormí la siesta. En cambio, miré hacia arriba a las vigas de hierro que enmarcaban el techo, sumidas en mis pensamientos, pensando en la conversación con Newter sobre Labyrinth.
Todavía estaba repasando mis pensamientos cuando el resto de la pandilla regresó.
Me aventuré a salir de la habitación, aún envuelta en una manta, para saludarlos. Brian me dio una sonrisa ganadora mientras se quitaba el casco, y recibí un poco de atención por tener la lesión más notable de la tarde.
Cuando Alec, Brian y Perra comenzaron a hablar sobre sus aventuras individuales, Lisa me llevó a un lado. Terminamos caminando hacia la cocina. Lisa puso una tetera mientras me preguntaba: “¿Estás bien?”
“No estoy herida, por feo que parezca, y creo que me siento mejor sobre lo de la escuela.”
“Pero estás distraída por algo.”
“Estaba hablando con Newter. Sabes que Labyrinth está fuera de sí, por su poder, ¿verdad?”
“¿Quieres saber si hay algo malo contigo, de lo que no sepas?”
“No”, negué con la cabeza, “Espera, ¿lo hay?”
“Nah. ¿Entonces que hay de nuevo?”
“Perra.”
“Ahhh.”
“He estado pensando, pero no quiero construir una teoría en mi cabeza, hacer una suposición y avergonzarme.”
“Dime lo que estás pensando, y te diré si estás equivocada.”
“Ella es muy buena para leer el lenguaje corporal, ¿verdad? Podía leer a Brian incluso cuando estaba borroso por su oscuridad con una máscara puesta. Es, ¿qué, algún tipo de poder menor de ella?”
“Algo de su habilidad natural. Algo de eso es, sí, que su poder ajustó su forma de pensar. Para que pueda comunicarse mejor con sus perros.”
“Claro”, eché un vistazo por el pasillo hacia donde los otros estaban hablando. O más bien, donde Brian y Alec estaban hablando y Perra estaba parada allí. “Esa es la cosa. Lo que estoy pensando es... ¿tal vez cuando su poder le dio la capacidad de entender a los perros, sobrescribió algo más? ¿Jodió su habilidad para tratar con la gente?”
Lisa se volvió y sacó algunas tazas del armario. Ella me dio una media sonrisa de disculpa. “Sí. Algo como eso.”
“Entonces, ¿qué? ¿No puede leer expresiones o tono?”
“¿Todas las pistas que le damos a los demás como parte de una conversación regular? Ella no las entiende, probablemente no podría aprenderlas con un año de verdadero esfuerzo. No es solo que ella no lo entienda... las interacciones más básicas están arruinadas por la psicología canina que está integrada en su cabeza. Le sonríes y le preguntas cómo está, lo primero que piensa es que le estás enseñando los dientes con ira, y tiene que recordarse a sí misma que no. Pero incluso después de eso, probablemente se esté preguntando si estabas siendo sarcástica, o condescendiente, o amable, o lo que sea. Ella sabe que no le estás gritando por tu tono de voz, pero no siempre alzamos la voz cuando estamos enojados, ¿sabes?”
“Sí.”
“Y recurre a lo único que entiende, el comportamiento canino, porque funciona a un nivel. Los desafíos de dominación, contacto visual, jerarquías de manada y establecer territorio, todo ajustado y adaptado a su vida humana.”
“Entonces ella no es realmente una sociópata.”
“No, no tanto.”
“¿Por qué no dijiste nada?” Me di cuenta tardíamente, que sonaba acusatoria. Tal vez tenía razón en hacerlo.
“Porque ella se iría si se entera, y por razones que yo no sé, el jefe quiere que ella se quede con nosotros. Pasó toda su vida aceptando el hecho de que tuvo una infancia de mierda, y la convirtió en una persona perturbada. Sus perros son lo único normal y adecuado para ella. ¿Si descubre que la razón por la que está tan trastornada es la misma cosa que la hace tan cercana a sus perros?”
Ella dejó que el pensamiento se flotara en el aire.
“Lo entiendo”, respondí.
“Así que no hay nada más que decir, por favor, a menos que sea absolutamente necesario y estés completamente cien por ciento segura de que ella no va a escuchar.”
“¿Los demás lo saben?”
“No creo que cambie mucho, y no confío en que esos dos mantengan el secreto. Brian es... No quiero decir demasiado honesto. Pero él es transparente, y Perra puede leerlo. Alec lo olvidaría y lo dejaría escapar como parte de una broma. Él no entiende la gravedad de las cosas, a veces.”
“Bueno.”
Sirvió una taza y la revolvió, luego me dio una taza de Ovaltine. Ella colocó las otras tazas en una bandeja y las llevó a la sala de estar. Me quedé donde estaba, para pensar.
Me acordé de un libro de no ficción que leí donde un niño llegaba a la secundaria antes de que sus maestros se dieran cuenta de que era analfabeto. Lo hizo siendo el payaso de la clase, haciendo escenas. ¿Era igual Perra? La violencia y la hostilidad pueden ser una tapadera para distraer su propia inhabilidad de interactuar, al menos parcialmente. Sin embargo, supuse que era bastante genuino. Había tenido una infancia horrible, había vivido en las calles y había luchado con uñas y dientes para sobrevivir y evitar el arresto.
¿Pero al final del día? ¿Tan incómoda como me sentí en las interacciones del día a día? Ella estaba cien veces peor.

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.08 20:46 master_x_2k Interludio III Los Custodios

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

____________________Interludio III Los Custodios____________________

El edificio que alberga la división local del Equipo de Respuesta a Parahumanos realmente no sobresalía. El exterior era todo ventanas, lo suficientemente reflexivo como para reflejar el gris oscuro moteado del cielo en lo alto. Solo un logotipo de escudo con las letras "E.R.P." lo marcó aparte de los otros edificios del centro de Brockton Bay.
Aquellos que ingresan al lobby se encuentran con una situación extraña. Por un lado, se podía ver a los diversos empleados vestidos de traje, entrando y saliendo apresuradamente del edificio, hablando en grupos. Un equipo de cuatro oficiales del EPR estaba en espera, cada uno estacionado en un área diferente del vestíbulo, equipado con el mejor equipamiento que el dinero podía comprar. Todos tenían chalecos de malla y chalecos de kevlar, cascos que cubrían sus rostros y armas de fuego. Sin embargo, el equipo era diferente, ya que dos de ellos tenían lanzagranadas colgando de correas al hombro con bandoleras de varias municiones especiales en el pecho, incluida una granada de extinción de incendios, una munición EMP y varias granadas de aturdimiento. Los otros dos tenían lo que parecía a primera vista ser un lanzallamas; si tiraran de los gatillos, expulsarían un espeso y espumoso chorro de espuma, suficiente para contener a todos menos a los villanos más fuertes y rápidos.
En marcado contraste con esto, estaba la tienda de regalos que estaría llena de jóvenes cuando terminara la escuela, luciendo una selección de figuras de acción, posters, videojuegos y ropa. Imágenes de un metro y medio de altura de los diversos miembros de equipo del Protectorado y los Custodios estaban colgados a intervalos regulares alrededor del lobby, cada una respaldada por colores brillantes.
Había un alegre guía turístico esperando pacientemente en la recepción, sonriendo con encanto a cualquiera que mirara en su dirección. Según un cronograma, guiaría a turistas y niños a las oficinas del ERP, la armería, el área de entrenamiento y el estacionamiento con las furgonetas de contención de parahumanos, mostrándoles lo que se necesitaba para administrar a los héroes locales. Para aquellos dispuestos a pagar por la gira premium, esperar hasta dos horas y sufrir la escolta de un escuadrón ERP, habría una parada adicional en la gira: un vistazo al Cuartel de los Custodios.
Cuando un agobiado equipo de jóvenes héroes se tambaleó hacia el vestíbulo, sin embargo, no hubo una gira, solo una mujer corpulenta con pelo corto. Llevaba una chaqueta y una falda de traje azul marino, y esperaba con un par de hombres de aspecto severo con trajes justo detrás de ella. Sin decir palabra, los condujo a través de una puerta detrás de la recepción y hacia una sala de reuniones.
“Directora Piggot. Señora,” Aegis la saludó, su voz tensa. Su traje estaba hecho jirones, y era más carmesí con su propia sangre que su blanco original. Estaba tan estropeado que su identidad civil podría haber sido revelada, si no fuera por la sangre seca y los trozos de carne que le habían quitado, algunas de las heridas tenían medio metro de ancho.
“Dios mío, Aegis,” sus cejas se elevaron una fracción, “Estás echo una porquería. ¿Qué pasa con tu voz?”
“Pulmón perforado, señora”, dijo Aegis con voz áspera, “creo que hay un agujero en mi pecho y espalda.” Como para demostrar, metió los dedos en la cavidad de su pecho.
La directora Piggot no apartó la vista, pero uno de los hombres que estaba detrás de ella se veía con un toque verde, “Puedo tomar tu palabra. No necesitas pasar tu brazo a través de tu pecho para demostrarlo.”
Aegis sonrió y retiró la mano de su pecho.
Su expresión se endureció, “No estaría sonriendo en este momento.”
La sonrisa de Aegis cayó. Miró por encima del hombro a sus compañeros de equipo. Gallant, Kid Win, Vista, Browbeat y Clockblocker llevaban expresiones adecuadamente sombrías.
“Esto fue un fiasco”, les dijo.
“Sí, señora. Perdimos”, admitió Gallant.
“Perdieron, sí. Eso es lo de menos. También causaron cantidades terribles de daño a la propiedad. Me temo que toda la destrucción causada por la niña mimada[[1]](file:///C:/Users/Fernando/Documents/Books/Wildbow/Worm%201%20espa%C3%B1ol.docx#_ftn1) de New Wave es también su responsabilidad, ya que la invitaron a participar. _Sin mi permiso._”
“Yo la invité”, dijo Gallant, “asumiré la culpa, y usted puede tomar los costos por el daño a la propiedad de mi fideicomiso.”
La Directora Piggot le ofreció una sonrisa delgada y completamente carente de humor, “Veo que le haces honor a tu nombre. Sí, estoy segura de que esa es la mejor manera de transmitir el mensaje. Tus compañeros de equipo y yo sabemos quién eres debajo de la máscara. De todos aquí, incluida yo misma, eres el más capaz de manejar una multa de decenas de miles de dólares.”
“No lo negaré, señora”, Gallant ahogó las palabras.
“Me temo que soy una creyente en el castigo, cuando se debe castigar. Tomar dinero de alguien con dinero de sobra no va a significar nada. Todos ustedes compartirán la cuenta entre ustedes. Como no puedo tocar los fondos fiduciarios que el ERP estableció para ustedes, tendré que conformarme con recortarles el sueldo. Tal vez la próxima vez, el resto de ustedes puede convencer a Gallant a que no invite a su novia”
Las protestas se superpusieron. “¡Su hermana estaba en el banco! ¡Ella hubiera ido de todos modos!” “¡Comienzo la universidad el próximo otoño!”
La Directora Piggot simplemente aguantó los argumentos y las quejas. Una persona más cínica incluso podría sugerir que disfrutaba oyéndolas. Cuando pasaron uno o dos minutos y estaba claro que ella no iba a responder o ser arrastrada a una discusión, los jóvenes héroes se sumieron en un huraño silencio. Se aclaró la garganta y habló de nuevo.
“Kid Win. Estoy muy interesada en saber de esta arma que desplegaste en el campo de batalla.”
“¿Mi Cañón Alternador?” Preguntó Kid Win, encogiéndose solo un poco.
“Tendrás que perdonarme”, sonrió Piggot, “El papeleo llega a ser un poco demasiado a veces. ¿Tal vez sabes dónde encontrar la documentación de nuestros equipos militares y científicos para este Cañón Alternador?”
“Dios, Kid”, Aegis gimió por lo bajo, con su voz arruinada.
Kid Win parecía más molesto por la reacción de Aegis que por otra cosa, “Yo, uh. Aún no lo he aclarado oficialmente. Solo pensé que sería mejor usar el cañón y hacer todo lo posible para detener el robo.”
“Ahí es donde estarías equivocado”, le dijo Piggot, “La realidad es que el dinero que se tomó del banco está muy abajo en mi lista de prioridades. Incluso puedes llegar a sugerir que no me importa.”
“Director-” comenzó Aegis. Él no llegó a terminar.
“Lo que me importa es la percepción pública de las capas. Me importa asegurarme de que obtengamos suficientes fondos para mantener a los Custodios, el Protectorado y los escuadrones del ERP pagados y equipados. Sin eso, todo lo que he trabajado para construir se viene abajo.”
“¿Qué vas a hacer?”, Le preguntó Kid Win.
“El cañón se desmantela, primero que nada.”
“¡No!” Aegis y Kid Win hablaron al mismo tiempo. La Directora Piggot pareció brevemente sorprendida por el desafío.
“Empecé con el Cañón Alternador, así tendría algo que sacar en caso de una amenaza de Clase A”, dijo Kid Win, “Deshacerse de él sería un total desperdicio. No me importa si nunca puedo usarlo de nuevo. Dáselo a tu escuadrón ERP. Le enseñaré a alguien cómo funciona. Puedes montarlo en uno de tus camiones o algo así.”
La Directora Piggot frunció el ceño, “La cantidad de tiempo y dinero que eso requeriría, para un evento que podría nunca ocurrir... no. Supongo que puedes quedarte el cañón.”
Kid Win prácticamente se hundió con alivio.
“Pero cualquiera que sea la fuente de poder, la vas a remover, y la mantendré bajo llave. Si una amenaza Clase A entra en juego, te la entregaré. Y el cañón todavía pasa por el proceso de revisión estándar para todo el material creado por Artesanos. Si no pasa la revisión, si estabas poniendo a las personas y a la propiedad en riesgo indebido con lo que hiciste hoy, me temo que podrías enfrentar una multa sustancial o un tiempo en la cárcel.”
Kid Win empalideció.
“¡Directora!” Aegis gruñó la palabra, dando un paso adelante.
“Cállate, Aegis”, gruñó Piggot, “Escucharte tratando de hablar con un pulmón perforado me duele a mí, y por mucho que admiro que defiendas a tu equipo, tu única bocanada de aire se desperdicia aquí.”
Kid Win se volvió hacia Aegis y le ofreció una pequeña sonrisa de disculpa.
“Kid Win, vienes con nosotros para una revisión disciplinaria. Todos los demás pueden retirarse. El grupo de turistas pasará por su alojamiento en una hora, y es probable que haya más de unos pocos periodistas mirando por la ventana. Traten de limpiarse para las fotos que indudablemente van a aparecer en los periódicos de mañana. Por favor.”
Los dos hombres vestidos de traje marcharon al miserable Kid Win por la puerta después de la Directora Piggot. Kid Win le lanzó una mirada preocupada a su equipo antes de que lo sacaran de la vista.
“Hagamos un recuento”, Aegis gruñó, “Gallant o Clockblocker al frente, ustedes decidan quién.”
El equipo salió caminando de la sala de reuniones y se dirigió a su ascensor reservado. Fue diseñado por Artesanos para impresionar a los turistas y ser mucho más seguro. Las secciones entrelazadas de metal se desplegaron y se deslizaron fuera del camino mientras se acercaban, luego se cerraron detrás de ellos. Bajaba de forma tan suave que era casi imposible saber si el ascensor se estaba moviendo.
Salieron a un largo pasillo de acero cromado.
“Voy a tener pesadillas”, gruñó Clockblocker, mientras tocaba con cuidado las ronchas alrededor de su nariz y boca, “Pesadillas con montones y montones de arañas.”
En el otro extremo del pasillo, llegaron a una terminal de seguridad. Aegis señaló a Clockblocker.
“¿Usualmente no lo haces tu?”
“Puede que tenga la retina desprendida”, admitió Aegis con su voz vacilante, “No quiero fallar el escaneo.”
Clockblocker asintió vacilante, luego se inclinó hacia delante para dejar que el terminal escrutara sus ojos. Las puertas de acero hicieron clic, luego se abrieron con un zumbido apenas audible, dejando que los jóvenes héroes y heroínas se abrieran camino en el área principal de su cuartel general.
La habitación tenía forma de cúpula, pero había secciones de pared que podían desmontarse y reordenarse sobre la marcha. Algunos habían sido creados para darles a los diferentes miembros del equipo sus habitaciones individuales, mientras que otros enmarcaban los umbrales que conducían a las duchas, el cuarto de archivo y su sala de prensa / reunión. Una serie de computadoras y monitores de gran tamaño estaban conectadas en red a un lado de la sala, rodeados por media docena de sillas. Uno de los monitores mostraba una cuenta atrás para el siguiente grupo de turistas, mientras que otros mostraban imágenes de cámaras en ubicaciones clave de la ciudad. El Banco Central era uno de ellos, una imagen oscura marcada por el rojo y el azul de las sirenas de la policía.
“¿Shadow Stalker está ausente?”, Preguntó Gallant.
“No pudo llegar a tiempo”, gruñó Aegis, “le dije que se quedara dónde estaba.”
“Ella va a odiar eso. ¿No tiene un gran odio por Grue?”, Preguntó Clockblocker.
“Parte de la razón”, Aegis gruñó las palabras, “le dije que se quedara. No necesito eso. Voy a ducharme. Curarme las heridas. Ustedes hagan el recuento de los hechos.”
“Claro que sí, Jefe,” Clockblocker saludó estilo militar. “Que te mejores.”
"Putos perros mutantes", murmuró Aegis, mientras se dirigía al baño. Se quito la mitad superior de su disfraz hecho jirones antes de que cruzar la puerta.
“¿Vista? ¿Puedes ir a agarrar la pizarra? Trae dos.” Gallant se volvió hacia su miembro más joven. Vista casi saltó en su apuro para seguir la orden.
“¿Qué le va a pasar a Kid?” Browbeat habló por primera vez, “No sé cómo funciona todo esto. ¿Es serio?”
Gallant consideró por un momento, “Podría ser, pero mi instinto me dice que Piggy solo quiere asustarlo. Tiene que dejar de probar los límites con las personas a cargo, o va a tener problemas reales en algún momento.”
“Entonces, no es exactamente el mejor comienzo para tu nueva carrera, ¿eh?” Clockblocker giró hacia Browbeat.
“Caraja, no me molestaría tanto si supiera lo que sucedió”, Browbeat se estiró, y sus músculos comenzaron a disminuir de tamaño, “Al menos entonces podría averiguar qué hacer mejor la próxima vez. Todo lo que sé es que de repente estaba ciego y sordo, y cuando traté de moverme, todo se torció por el camino equivocado. Entonces creo que me aturdieron.”
Vista regresó, arrastrando un par de pizarras en marcos de ruedas detrás de ella.
“Mantén ese pensamiento”, Gallant le dijo a su miembro más nuevo, “Hey, Clock, ¿no te importa si tomo el mando?”
Clockblocker aún usaba las yemas de sus dedos para explorar los bultos levantados en su rostro, “Adelante. Voy a posponer las cosas lo más que pueda en lo del liderazgo.”
“Eres el más viejo después de Carlos. ¿Solo serán tres o cuatro meses antes de que seas el miembro más antiguo?”
“Y mantendré esa posición ni siquiera el resto del verano antes de graduarme y pasarte el manto a ti,” Clockblocker sonrió despreocupadamente, “No te preocupes. Toma el control.”
Gallant se quitó el casco y lo sostuvo en una mano, pasándose los dedos por el cabello rubio húmedo por el sudor. Sonrió triunfante a Vista mientras colocaba las pizarras blancas para que todos pudieran verlas, “Gracias.”
Gallant no necesitó usar su poder para obtener una respuesta emocional de la heroína de trece años. Ella se puso de un rosa brillante. No podría haber ninguna duda para los presentes de que le gustaba su compañero de equipo mayor.
“De acuerdo muchachos”, dijo Gallant, “antes de comenzar, creo que es importante aclarar algunas cosas. En primer lugar, lo más importante, hoy no fue un fracaso. Incluso diría que hoy fue una victoria para los buenos, y comenzamos a establecer eso aquí y ahora.”
Se tomó un segundo para medir las reacciones incrédulas de su audiencia, luego sonrió.
“Los Undersiders. Hasta el momento, han pasado desapercibidos, pero más recientemente han comenzado a realizar trabajos de mayor perfil. Golpearon al casino Ruby Dreams hace cinco semanas, y ahora acaban de robar el banco más grande de Brockton Bay. Esta vez tuvimos la suerte de ponernos en su camino. Eso significa que finalmente tenemos información sobre su grupo.”
Se volvió hacia la pizarra y escribió los nombres de sus oponentes. Grue, Tattletale y Hellhound fueron al primer tablero, con líneas que separan el tablero en tres columnas. Escribió a Regent en el segundo tablero, trazó una línea y luego dudó en la quinta y última columna. "¿Se nombró a sí mismo? ¿El tipo con los bichos?”
“Chica”, lo corrigió Clockblocker, “estaba hablando con los rehenes después de que los Undersiders se escaparon. Dijo que tenía miedo de moverse porque ella iba a hacer que lo mordiera. Me llevó un poco darme cuenta de lo que quería decir exactamente. El pobre tipo estaba en estado de shock.”
“¿Pero no sabemos cómo se llamaba a sí misma?”
Nadie tenía ninguna respuesta a eso.
“Entonces tenemos que acordar un nombre para ella, o la documentación va a ser inconsistente. ¿Sugerencias para un nombre para la chica bicho?”
“¿Larva? ¿Gusano?” Browbeat le ofreció, “¿Pegarle un nombre de porquería?”
“No queremos hacer eso”, suspiró Clockblocker, “Tal vez si hubiésemos ganado, podríamos salirnos con la nuestra, pero no se ve tan bien si la prensa informa que nos pateó el culo alguien llamado gusano.”
“¿Stinger?
[
[2]](file:///C:/Users/Fernando/Documents/Books/Wildbow/Worm%201%20espa%C3%B1ol.docx#_ftn2)¿Pestilence?” Sugirió Vista.
Clockblocker se giró en la silla y tecleó los nombres en la computadora, “Tomados. Stinger es un villano en California con armadura de poder, un jetpack y misiles guiados, y Pestilence es un psicópata espeluznante en Londres.”
"¿Skitter?" Gallant soltó el nombre al aire.
Hubo un ruido de teclas cuando Clockblocker tecleó, “No está tomado.”
“Entonces sirve”, Gallant escribió el nombre en la pizarra, “Ahora intercambiamos ideas. Aquí es donde recuperamos nuestras pérdidas del día, calculamos un ángulo para poder ganar la próxima vez. Así que no se contengan. Compartan cualquier detalle, sin importar cuán insignificante sea.”
“El poder de Grue no es solo la oscuridad. No puedes escuchar allí tampoco. Y también se siente extraño”, dijo Browbeat, “Hay resistencia, como si estuvieras bajo el agua, pero no flotando.”
“Bien”, Gallant escribió eso en la columna de Grue, “¿Siguiente?”
“Los mutantes que hace Hellhound. ¿Los perros? Ella no los controla con su mente. Están entrenados”, ofreció Vista, “Ella les dice qué hacer con silbidos, gestos.”
“Sí, buen punto, me di cuenta de eso”, respondió Gallant, agregando con entusiasmo otra nota a la pizarra.
“La chica con los bichos... Skitter. Es todo lo contrario. Ella tiene un gran control sobre ellos”, agregó Clockblocker.
“¡Sí!”
“Además, según la rehén con la que hablé, ella dijo que puede sentir las cosas a través de sus bichos, que es cómo vigilaba a los rehenes.”
No pasó mucho tiempo antes de que la mayoría de las columnas estuvieran lo suficientemente llenas como para que Gallant tuviera que girar las pizarras para usar las partes traseras.
Carlos regresó de la ducha, con pantalones deportivos y una toalla alrededor de los hombros. Era puertorriqueño, su cabello largo. Su cuerpo estaba limpio de sangre, salvo algunos residuos de restos de heridas irregulares en sus brazos, estómago y pecho. Había cosido torpemente los cortes y las hendiduras, lo que hizo sorprendentemente poco para que fueran más fáciles de ver. Se sentó en una silla y agregó su aporte para las listas, que no fue demasiado. Había estado incapacitado durante demasiado de la pelea para tener mucho que decir.
Hubo un ruido abrasivo de la computadora ya que cada monitor de repente brilló en amarillo. Los Wards se apresuraron a ponerse sus máscaras. Aegis agarró una de repuesto de un cajón de las computadoras.
La entrada se abrió con un zumbido y Armsmaster entró, acompañado por la atractiva Miss Militia. Vestía un uniforme militar modificado, lo suficientemente ajustado en las áreas esenciales para acentuar sus curvas, luciendo un pañuelo alrededor de la boca con una bandera estadounidense bordada y una faja similar alrededor de la cintura. Lo más llamativo, sin embargo, fue el gran lanzacohetes que sostenía sobre sus hombros de la misma manera que un levantador de pesas podría sostener una barra.
“Armsmaster", Gallant se puso de pie, "Es bueno verlo, señor. Miss Militia, siempre es un placer.”
“Siempre el caballero”, los ojos de Miss Militia insinuaron la sonrisa detrás de su bufanda, “Trajimos un invitado.”
Siguiendo detrás de Armsmaster y Miss Militia, estaba una adolescente con una túnica blanca envolvente. Panacea. Ella tenía una tarjeta de identificación con un cordón alrededor de su cuello, con su foto y la palabra "INVITADO" en letras azules brillantes.
“Ella tuvo la amabilidad de ofrecerse voluntariamente para venir y curarlos”, Miss Militia les dijo a los jóvenes héroes, “No puedo enviarlos a casa con heridas horribles y cientos de picaduras de insectos, ¿o sí? Eso los dejaría en evidencia.”
Cambió la posición del lanzacohetes sobre sus hombros, y se disolvió en una mancha de energía verde-negra. La energía se encendió y se arqueó alrededor de ella por unos breves instantes, luego se materializó en una ametralladora. Solo mantuvo esa forma durante unos segundos antes de parpadear y solidificarse en un rifle de francotirador, luego un arma de arpón, y finalmente se quedó en la forma de un par de uzis, uno en cada una de sus manos. Ella apenas parecía darse cuenta, más allá de la acción automática de enfundar las armas.
“Quería agradecerles por venir a salvarme”, dijo Panacea, tímidamente, “y por dejar que Glory Girl venga con ustedes.”
Gallant sonrió, luego, en un tono más preocupado, preguntó: “¿Ustedes dos están bien?”
Panacea negó con la cabeza, “Tattletale encontró una forma de atravesar la invencibilidad de mi hermana. Glory Girl fue picada bastante mal, por eso no vine antes. Creo que te golpea más fuerte, psicológicamente, cuando eres prácticamente invencible pero te lastiman de todos modos. Pero estamos bien ahora. Ella ha sanado, pero está malhumorada. Yo-- Yo estoy bien. Un golpe en mi cabeza, pero estoy bien.”
“Bien.”
Armsmaster estaba en la pizarra, repasando los puntos. “Me gusta esto. Pero esta...” Tocó la columna titulada Tattletale, “Casi vacía.”
“Ninguno de nosotros se encontró con ella, y los rehenes no tenían nada que decir sobre ella”, respondió Gallant.
“Panacea podría ayudar allí”, ofreció Miss Militia.
Todos los ojos se volvieron hacia la chica.
“Yo-- Pasaron muchas cosas", se cubrió Panacea.
“Cualquier detalle ayuda.”
“Um. Lo siento”, dijo, mirando hacia abajo al suelo, “me golpearon en la cabeza, pero mi poder no funciona conmigo misma, y no soy del tipo de personas que salen disfrazadas y se meten en peleas, así que temiendo por mi vida… no lo sé. Todo eso… No puedo ordenar mis pensamientos todavía.”
“Cuanto antes-” comenzó Armsmaster.
“Está bien”, lo interrumpió Miss Militia, “Amy, ¿por qué no empiezas a ocuparte de los Custodios? Si algo te viene a la mente, cualquier cosa que los Undersiders hayan dicho o hecho, o cualquier pista que creas que pueda ayudar, compártelo después, ¿está bien?”
Panacea sonrió agradecida a la heroína, luego se volvió hacia el grupo, “¿Quién necesita más ayuda? ¿Aegis?”
“Viviré”, dijo Aegis, “puedo ser el último.”
Gallant levantó vacilante su mano, “Uno de los perros del Hellhound se estrelló contra mí. Creo que podría tener una costilla rota. Los paramédicos me dieron el visto bueno, pero quiero estar más seguro de que no estoy arriesgando un pulmón perforado o algo así.”
Panacea frunció el ceño, luego hizo un gesto hacia el otro extremo de la habitación, “Te echaré un vistazo allí, ¿está bien?”
“Que sorpresa, el novio de Glory Girl recibe un tratamiento especial”, Clockblocker sonrió para dejar en claro que solo estaba bromeando. Gallant solo sonrió en respuesta.
La pareja fue a la alcoba de Gallant, y ella lo sentó en la cama antes de ponerle una mano en el hombro. Se echó la capucha hacia atrás y frunció el ceño.
“No tienes un pulmón perforado. Tienes una costilla fracturada, pero ni siquiera tienes tanto dolor. Por qué-”
“Mentí. Quería hablar contigo, solo”, le tomó la mano.
Ella frunció el ceño y retiró su mano como si la hubiera mordido. Como para asegurarse doblemente de que no volvería a agarrar su mano, se cruzó de brazos.
“Sabes que puedo percibir emociones”, dijo, “Las emociones de todos, como una nube de colores a su alrededor. No puedo apagarlo. Es solo como veo el mundo.”
“Victoria lo mencionó.”
“Por eso eres un libro abierto para mí. Sé que tienes miedo. No… estás aterrorizada, y es por eso que no estás hablando.”
Suspiró y se sentó en la cama, tan lejos de Gallant como pudo.
“Nunca quise estos poderes. Nunca quise poderes, punto.”
El asintió.
“Pero los obtuve de todos modos, y recibí atención internacional por eso. La sanadora. La chica que podría curar el cáncer con un toque, hacer a alguien diez años más joven, volver a crecer miembros perdidos. Estoy obligada a ser un héroe. Cargada con esta obligación. No podría vivir conmigo misma si no usara este poder. Es una gran oportunidad para salvar vidas.”
“¿Pero?”
“Pero al mismo tiempo… no puedo curar a todos. Incluso si voy al hospital todas las noches durante dos o tres horas a la vez, hay miles de otros hospitales que no puedo visitar, decenas de millones de personas con una enfermedad terminal o que viven en un infierno personal donde están paralizadas. o en constante dolor. Estas personas no merecen enfrentar eso, pero no puedo ayudarlos a todos. No puedo ayudar al uno por ciento de ellos aun si invierto unas veinte horas al día.”
“Tienes que concentrarte en lo que puedes hacer”, le dijo Gallant.
“Suena más fácil de lo que es,” contestó Panacea, con un toque de amargura, “¿Entiendes lo que significa curar a algunas de estas personas? Siento que cada segundo que me tomo es un segundo que he fallado de alguna manera. Durante dos años, ha sido esta… presión. Me acuesto en la cama, me despierto por la noche y no puedo dormir. Entonces me levanto y voy al hospital a medianoche. Voy a pediatría, curo a algunos niños. Voy a la unidad de cuidados intensivos, salvo algunas vidas… y lo hago de forma automática. Ni siquiera puedo recordar a las ultimas personas que salvé.”
Ella suspiró de nuevo, “¿La última persona que realmente recuerdo? Fue quizás hace una semana, estaba trabajando en un niño. Él era solo un niño pequeño, un inmigrante de El Cairo, creo. Ectopia Cordis. Eso es cuando naces con tu corazón fuera de tu cuerpo. Estaba poniendo todo en el lugar correcto, dándole la oportunidad de una vida normal.”
“¿Qué lo hizo tan memorable?”
“Lo resentía. Estaba acostado allí, profundamente dormido, como un ángel, y por solo un segundo, consideré simplemente dejarlo. Los doctores podrían haber terminado el trabajo, pero hubiera sido peligroso. Podría haber muerto si lo hubiera dejado sobre la mesa, el trabajo a medio hacer. Lo odiaba.”
Gallant no dijo nada. Frunciendo el ceño, Panacea miró hacia abajo al suelo.
“No, odiaba que él tendría una vida normal, porque había renunciado a la mía. Tenía miedo de cometer un error intencionalmente. Que podría dejarme estropear el procedimiento en este niño. Podría haberlo matado o arruinado su vida, pero habría aliviado la presión. Bajar las expectativas, ¿sabes? Tal vez incluso hubiera rebajado mis propias expectativas sobre mí. Yo… Yo estaba tan cansada. Tan exhausta. En verdad consideré, por el momento más breve, abandonar a un niño para que sufra o muera.”
“Eso suena más que solo agotamiento”, respondió Gallant, en voz baja.
“¿Es así como comienza? ¿Es este el punto en que empiezo a ser como mi padre, quienquiera que sea?”
Gallant dejó escapar un suspiro lento, “Podría decir que no, que nunca vas a ser como tu padre. Pero estaría mintiendo. Cualquiera de nosotros, todos nosotros, corremos el riesgo de encontrar nuestro propio camino por ese sendero. Puedo ver la tensión que estás experimentando, el estrés. He visto gente quebrarse por menos. Así que sí. Es posible.”
“Está bien”, dijo, en voz baja. Esperó a que ella elaborara, pero no lo hizo.
“Toma un descanso. Piensa en ello como algo que tienes que hacer, para recargar tus baterías y ayudar a más personas a largo plazo.”
“No creo que pueda.”
Se sentaron en silencio por unos momentos.
Se volvió hacia ella, “Entonces, ¿qué tiene esto que ver con lo que sucedió en el banco?”
“Ella sabía todo. Esa chica Tattletale. Dijo que es psíquica, y por lo que dijo, lo que sabía, lo creo.”
Gallant asintió.
“¿Sabes cómo es hablar con gente como ella? ¿Como tú? Sin ofender. Construyes esta máscara, te engañas pensando que todo es normal y te obligas a mirar más allá de los peores aspectos de ti mismo... y luego estos Gallants y Tattletales simplemente te desnudan. Te obligan a enfrentarlo todo.”
“Lo siento.”
“Dijiste que no puedes apagarlo, ¿verdad? Realmente no puedo culparte. Es solo… es difícil estar cerca. Especialmente después de lidiar con Tattletale.”
“¿Qué dijo ella?”
“Ella amenazó con hablar sobre cosas. Cosas más difíciles de lo que acabo de contarte, supongo. Amenazó con decirme cosas que simplemente no quiero saber. Dijo que usaría lo que sabía para arruinar mi relación con Victoria y el resto de mi familia”, Amy se abrazó sola.
“Mi hermana es todo lo que tengo. La única persona sin expectativas, que me conoce como persona. Carol nunca realmente me quiso. Mark está clínicamente deprimido, así que por más agradable que sea, está demasiado concentrado en sí mismo para ser realmente un padre. Mi tía y mi tío son dulces, pero tienen sus propios problemas. Entonces somos solo yo y Victoria. Ha sido así casi desde el principio. Ese petulante pequeño monstruo amenazó con separarnos a mi hermana y a mí usando otra cosa más que yo no quería, otra cosa sobre la que no tenía control.”
Gallant comenzó a hablar y luego se detuvo.
“¿Qué?”
“¿Esto… tiene algo que ver con los… sentimientos bastante fuertes que tienes hacia mí?”
Panacea se quedó quieta.
“Lo siento”, se apresuró a decir, “No debería haberlo mencionado.”
“No deberías haberlo hecho”, se levantó y comenzó a caminar hacia la puerta.
“Mira, si alguna vez necesitas hablar…” ofreció.
“Yo-”
“Probablemente no quieras que sea yo, está bien. Pero mi puerta siempre está abierta, y puedes llamarme a cualquier hora. Sólo para que lo sepas.”
“Está bien”, respondió ella. Luego ella se acercó a él y le tocó el hombro, “Listo. Hematomas desaparecidos, retocadas las costillas.”
“Gracias”, respondió, abriendo la puerta para ella.
“Cuida a mi hermana, ¿está bien? ¿Hazla feliz?”, Murmuró, mientras dudaba en la puerta.
“No hace falta decirlo.” Se reincorporaron al grupo principal.
Cada cabeza en la habitación se volvió cuando Panacea tomó el marcador junto a las computadoras. Con una expresión sombría en su rostro, comenzó a llenar la sección de Tattletale de la pizarra.
[1] Golden child:La niña mimada, hija favorita, de la que la familia siempre se pone de lado.
[2]Stinger: Aguijón

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2017.11.01 15:48 fraterwaw Thelema Basico en Castellano - Thelema en Uruguay - Casa Flumen Argenteum

La corriente espiritual conocida como Thelema fue fundada en 1904 por el poeta y místico Inglés Aleister Crowley (1875 - 1947), quien es considerado su profeta. Aquellos que siguen el camino de Thelema son llamados thelemitas (thelemistas, telémicos). Thelema enfatiza el individualismo y la singularidad de la voluntad de cada persona. Como resultado, es muy difícil hacer declaraciones generales sobre su naturaleza o (aún más) la naturaleza de sus adherentes. Incluso la palabra "religión" no define a Thelema muy bien - es en otros sentidos una filosofía y una forma de vida, al tiempo que se superponen sobre ella, un conjunto de prácticas y símbolos comúnmente llamados "Magick".
La teología de Thelema postula que toda la existencia manifiesta, surge de la interacción de dos principios cósmicos: el infinitamente extendido y omnipresente espacio-tiempo y los Principios atómicos, individualmente expresados de Vida y Sabiduría. La interacción de estos dos da lugar al principio de la conciencia que rige la existencia. En el libro de la ley, los principios divinos están personificados por una trinidad de antiguas divinidades egipcias: Nuit, la diosa del espacio infinito; Hadit, la serpiente alada de luz; y Ra-Hoor-Khuit (Horus), el Señor Solar, Cabeza de Halcón del Cosmos.
El sistema teológico Thelémico utiliza las divinidades de diversas culturas y religiones como personificaciones divinas, específicas y arquetípicas de las fuerzas cósmicas. La "Doctrina Thelémica" sostiene que todas las diversas religiones de la humanidad están basadas en verdades universales; y el estudio de la religión comparada es una tarea importante para muchos thelemitas.
Con respecto a los conceptos del alma individual, Thelema sigue el hermetismo tradicional en la doctrina de que cada persona posee un alma o "Cuerpo de Luz" que está dispuesto en "capas" o "envolturas" que rodean a ese cuerpo físico. Thelema considera que Cada individuo también tiene su propio "Augoeides" personal o "Santo Ángel Guardián"; que se puede considerar tanto como el "yo superior", y como un ser independiente, sensible, divino. Con respecto a los conceptos de la otra vida, la vida misma se considera como un proceso contínuo, con la muerte como parte integral del conjunto. La vida mortal muere con el fin de que la vida mortal pueda continuar. El Augoeides, sin embargo, es inmortal y no está sujeto a la vida o a la muerte.
Paralelo a la doctrina budista, el Cuerpo de Luz es considerado sujeto a metempsicosis o reencarnación, después de la muerte del cuerpo. Se considera que El Cuerpo de Luz generalmente va evolucionando en sabiduría, conciencia y poder espiritual a través de ciclos de metempsicosis en aquellas personas que dedican su vida al avance espiritual; hasta el punto de que su destino después de la muerte en última instancia puede ser determinado por la voluntad de la persona.
Thelema incorpora la idea de la evolución cíclica de la Conciencia Cultural, así como de la conciencia personal. Se considera que la historia está dividida en una serie de "eones", cada uno con su propia concepción dominante de la divinidad y con su propia "fórmula" de la redención y el progreso. La corriente actual se denomina el Eón de Horus. El Eón anterior fue el de Osiris, y antes de éste el Eón de Isis. El Eón neolítico, fue dominado por la idea de la divinidad materna, y su fórmula implicó la devoción a la Madre Tierra, a cambio de la alimentación y la vivienda que Ella proporcionaba. El Eón Clásico / Medieval de Osiris, fue dominado por el Principio Paternal, y su fórmula es la del auto-sacrificio y la sumisión al Dios Padre. El actual Eón de Horus está regido por el principio de la Niñez, el individuo soberano; y su fórmula es la del crecimiento, en la conciencia y el amor, hacia la auto-realización.
Según la doctrina Thelémica, la expresión de la Ley Divina en el Eón de Horus es "Haz tu voluntad". Esta "Ley de Thelema", no debe interpretarse como una licencia para complacer cada capricho pasajero, sino como el mandato divino de descubrir la propia Verdadera Voluntad o propósito verdadero en la vida, y para lograrlo; dejar a los demás hacer lo mismo a su modo. La "aceptación" de la Ley de Thelema es lo que define a un thelemita; y el descubrimiento y realización de la Voluntad Verdadera es la preocupación fundamental de todos los thelemitas. Lograr el "Conocimiento y Conversación con el Santo Ángel Guardián" se considera una parte integral de este proceso. Los métodos y las prácticas empleadas en este camino son numerosas y variadas; y se agrupan bajo el término general "Magick".
Los objetivos de Thelema no puedan confundirse con la búsqueda de la libertad personal y la auto-expresión individual que caracterizan a los ideales de "el pueblo" y la industria de la publicidad. Los logros del alma descritos en Liber AL vel Legis dependen de factores mágicos y espirituales vitales. Lejos de ser un tipo de hedonismo espiritualmente sancionado, como dirían algunos, Thelema requiere que el alma aplique la discriminación despiadada en el camino. Esto se hace aún más difícil, ya que sólo el conocimiento de la verdadera voluntad transmitida por el Santo Ángel Guardián puede proporcionar la verdad de guía a cada alma. Oliver St. John & Sophie di Jorio
No todos los Thelemitas utilizan todas las prácticas disponibles, hay un amplio margen para cada persona, para elegir las prácticas que son adecuadas a sus necesidades individuales. Algunas de estas prácticas son las mismas, o similares a las prácticas difundidas por muchas de las grandes religiones del pasado y del presente; tales como la oración, la meditación, el estudio de textos religiosos (los de Thelema y de otras religiones también), cánticos, símbolos y rituales de iniciación, ejercicios devocionales, la auto-disciplina, etc. Sin embargo, algunas de nuestras prácticas han sido tradicionalmente asociadas con lo que en general, se ha conocido como "ocultismo"; es decir, la astrología, la adivinación, la numerología, yoga, alquimia tántrica, y el discurso con "ángeles" o "espíritus". Éstas han sido adoptadas por los thelemitas como medios potencialmente eficaces para la obtención de conocimientos espirituales dentro de la naturaleza del propio ser.
Thelema considera que cualquier acción que no se dirige hacia el descubrimiento y la realización de la verdadera voluntad, es "magia negra". Esto incluye los actos de interferencia con el ejercicio legítimo de cualquier otro individuo a su derecho a descubrir su propio y Verdadero Propósito.
En Thelema no existe un paralelo directo con el concepto judeo-cristiano del diablo o Satanás; sin embargo, una pseudo-personificación de la confusión, la distracción, la ilusión y la ignorancia egoísta se conoce por el nombre de "Choronzon".
Notas de Thelema Frater Waw Montevideo,Uruguay Casa Flumen Argenteum
submitted by fraterwaw to thelema [link] [comments]


2016.06.07 02:51 ShaunaDorothy ¡Por movilizaciones sindicales contra la represión! Ayotzinapa, el estado y la revolución permanente ¡Romper con el PRD/Morena/AMLO! ¡Forjar un partido leninista-trotskista! (Marzo de 2015)

https://archive.is/iepO0
Espartaco No. 43 Marzo de 2015
A continuación imprimimos, editado para su publicación, el foro dado por nuestro camarada Sacramento Talavera en el Museo Casa de León Trotsky el 7 de febrero. Ese mismo fin de semana inició un paro y una serie de movilizaciones de maestros en Guerrero agrupados en la disidente CETEG, la Sección XIV del SNTE y el SUSPEG contra la retención de sus salarios por parte del gobierno estatal. La noche del martes 24 de febrero la Policía Federal arremetió contra una protesta de profesores, matando a golpes al maestro Claudio Castillo Peña, “camarada que tenía poliomielitis, el cual no podía defenderse ni correr, dado su estado físico y la edad que tenía”, según una declaración de la CETEG.
A los 43 desaparecidos de Ayotzinapa y a los seis baleados por la policía aquel 26 de septiembre, se suma una muerte más de un luchador social. Apenas este martes desapareció Gustavo Salgado Delgado, militante del Partido Comunista de México (m-l), quien trabajaba para mejorar las condiciones de vida de los jornaleros de La Montaña de Guerrero. Su cuerpo fue encontrado al día siguiente en Morelos —un estado gobernado también por el PRD— y, según información de El País, estaba decapitado y desmembrado. Gustavo Salgado se añade a una lista de ya varios desaparecidos del PCM (m-l). Todo militante de izquierda, todo oponente de la explotación, toda persona con un mínimo de sensibilidad ante la situación de los oprimidos debería estar lleno de rabia ante todos estos sucesos.
La desaparición y, según todo parece indicar, horrenda masacre por parte del estado capitalista de los 43 normalistas guerrerenses ha ocasionado indignación por todo el país e internacionalmente. No deja de ser simbólico y aleccionador el que los gobernantes burgueses, coludidos con mafiosos, desataran de manera tan brutal toda la fuerza del aparato represivo para arremeter contra unas cuantas decenas de estudiantes combativos, pobres e indígenas que boteaban para poder venir a México a participar en la marcha de conmemoración anual de la masacre de Tlatelolco. Y no deja de ser simbólico tampoco el que fuera el PRD burgués el responsable directo de la nueva masacre, el partido que se identifica con el viejo PRI, el PRI del “nacionalismo revolucionario”, esa patraña burguesa que supuestamente inspiraba a asesinos de masas como Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría Álvarez, entre otros.
Tras sacrificar algunos chivos expiatorios, recientemente el gobierno federal del no tan “nuevo” PRI ha dado por cerrado el caso con base en las declaraciones de unos cuantos narcos de poca monta, y de pasada enlodado la memoria de los normalistas masacrados. Como para añadir insulto a la injuria, he aquí la “verdad histórica” de la PGR: a los normalistas los mataron los narcos porque éstos creyeron que los estudiantes eran también narcos, pero de una mafia rival. Los padres de los desaparecidos declararon valientemente que van a mantener su lucha “hasta las últimas consecuencias”.
Con increíble cinismo, Peña Nieto externó su “pena” y su “dolor”, y declaró que “lo importante es no quedarnos parados, paralizados”. Y, en efecto, no han perdido tiempo. Apenas había dado su conferencia de prensa Murillo Karam cuando Osorio Chong informó que el gobierno federal había enviado a Guerrero fuerzas adicionales del ejército, la marina y la Policía Federal, porque “no se van a tolerar más hechos violentos protagonizados por ‘grupos radicales’”.
La indignación masiva en torno a Ayotzinapa ha detonado una nueva ola de lucha social, con las protestas más grandes que hemos visto en muchos años y que ciertamente le dejaron claro al gobierno que los normalistas no están solos. Y en el centro de las protestas han estado los combativos maestros. Un factor del descontento generalizado al cual la masacre de Ayotzinapa ha dado cauce es la ya añeja guerra burguesa contra la educación pública y gratuita, incluyendo la contrarreforma educativa dirigida sobre todo contra el sindicato del magisterio. Sin duda, la burguesía quiere dar una lección a los normalistas, vilificándolos e intimidándolos antes de que se unan a las filas del sindicato más grande de América Latina.
Las normales rurales emergieron de las reformas sociales en la secuela de la Revolución de 1910, especialmente en la década de los 30 bajo el gobierno de Lázaro Cárdenas. Además de medidas progresistas como la expropiación petrolera y el reparto agrario, Cárdenas instituyó la efímera “educación socialista” en la constitución de 1934. Estas medidas fueron muy populares, ayudando a afianzar el apoyo para el partido gobernante, el PRM-PRI conforme consolidaba la estructura estatal corporativista. Para la burguesía, estas medidas tuvieron el efecto de aplacar el tumulto campesino y avanzar los intereses del capitalismo mexicano, incluso mediante el entrenamiento de esclavos asalariados más productivos.
Las normales rurales han estado bajo ataque durante mucho tiempo, carentes de fondos y en la mira de la policía. Antes de 1969 había 29 normales rurales; hoy día apenas quedan 17. Retratadas como “kínderes para bolcheviques” y “semilleros de guerrillas”, su crimen es proporcionar educación a los más pobres de los pobres. Los normalistas tienen toda una historia de radicalismo político, y se ven a sí mismos como los tutores de los obreros y campesinos mexicanos, y consideran la diseminación del conocimiento y la alfabetización bilingüe en las comunidades indígenas una responsabilidad social. Aunque no tienen una relación directa con los medios de producción, los maestros forman un vínculo clave entre el campesinado y el proletariado industrial urbano.
Los gobernantes capitalistas temen que de estas protestas surja un estallido verdaderamente masivo del descontento por mucho tiempo contenido, y en especial que se extienda a la clase obrera. A lo largo de estos ya más de cuatro meses, casi cada protesta en la Ciudad de México y Guerrero ha sido objeto de represión policiaca con decenas de detenciones, aunadas a las detenciones de activistas individuales, balaceras en la Ciudad Universitaria, etc. Desde noviembre pasado, en la secuela de la marcha del 20 de noviembre —hasta ahora la más numerosa, con varios cientos de miles de manifestantes—, el almirante Vidal Soberón, secretario de marina, despotricaba contra los “actos mezquinos de quienes, enmascarados, en grupos minoritarios y el rostro encubierto laceran nuestra nación”. El secretario de la defensa, general Cienfuegos, condenaba la “violencia” de los civiles y la “crítica infundada” al gobierno. Éstas son amenazas funestas de los más altos mandos militares que no se deben tomar a la ligera.
Hasta ahora, el movimiento se ha mantenido difuso y amorfo. Unidos momentáneamente por el repudio a la masacre, cada sector movilizado levanta sus propias consignas y demandas, y a menudo también sus propios prejuicios. La marcha del 20 de noviembre tuvo, en este sentido, un elemento un tanto surrealista: al lado de estudiantes pobres, campesinos y obreros marchaban monjas, ecologistas disfrazados de árboles, un pequeño contingente de masones gritando el lema de los Tres Mosqueteros, jóvenes que hacían performances cursis y meditación zen, muchas personas, sobre todo señoras, de apariencia acomodada que exigían simplemente “paz” e incluso unos cuantos arrogantes clasemedieros que no tenían escrúpulo en lanzar el epíteto racista y elitista de “naco” a sus compañeros de marcha más pobres y morenos.
Ante este panorama, muchos activistas están en busca del camino hacia delante. Y lo que se necesita urgentemente es una orientación proletaria revolucionaria.
El estado: Una máquina de represión
Una de las cuestiones más importantes que deben entender los militantes genuinamente motivados por la lucha hacia una sociedad igualitaria es la naturaleza del estado, y un par de anécdotas recientes sirven para dilucidar el tema. Ante la evidencia que revela la participación del ejército en la masacre, el día 12 de enero, compañeros y padres de los desaparecidos se presentaron a las puertas del 27 Batallón de Infantería en Iguala para exigir que se les dejara entrar a buscar a los estudiantes. Fueron recibidos a golpes y dispersados con gases lacrimógenos. Por otro lado, el miércoles 28 de enero miembros guerrerenses de la Coparmex tomaron el desayuno en Chilpancingo con el comandante de la 35 zona militar, quien les informó personalmente del arribo de al menos 3 mil soldados adicionales a Guerrero. Según el jefe local de la confederación patronal, “las fuerzas castrenses estarán al resguardo de la ciudad frente a los bloqueos y las manifestaciones ‘que nos están estrangulando’”. Esa misma tarde, un grupo de catorce estudiantes de la Escuela Superior de Educación Física fue detenido en la misma ciudad mientras simplemente viajaban a un encuentro de normalistas. Los jóvenes fueron perseguidos más de dos kilómetros, encañonados con fusiles AR-15 y trasladados a las instalaciones de la Policía Federal, de donde fueron liberados unas horas más tarde ante protestas de los normalistas y el magisterio.
Estos hechos ilustran un punto fundamental para los marxistas: el estado es una máquina de represión sistemática contra los obreros y los pobres al servicio de la clase dominante capitalista —la patronal—. Los gobiernos van y vienen, pasándose la estafeta entre PRI y PAN, el PRD hasta ahora al nivel local en diversos estados de la federación, y seguramente el Morena —ese otro partido populista burgués— logrará dirigir algún gobierno local pronto, pero el estado sigue siendo el mismo y sigue estando al servicio de la misma clase. De este estado no se debe esperar ninguna justicia para los pobres. A lo más, como hemos visto, se sacrificarán unos cuantos chivos expiatorios. Lo que sí habrá sin escatimar serán palos, gases lacrimógenos, cárcel y cosas mucho peores para los que no acepten el carpetazo de la “verdad histórica” decretada por los jefes policiacos y militares.
“Descomposición” del estado?
La masacre de Ayotzinapa puso al descubierto, de la manera más cruel, la ya bien conocida colusión entre el estado y las mafias del narco, así como el carácter espurio de la “guerra contra el narco”, que está dirigida contra los trabajadores y los campesinos. Los espartaquistas nos oponemos a esta “guerra” y consideramos elemental el llamado por la despenalización de las drogas. Al eliminar las enormes ganancias que derivan de la naturaleza ilegal y clandestina del narcotráfico, la despenalización reduciría el crimen y otras patologías sociales asociadas con éste. E igual de elemental es el que la población entera (no sólo los ricos, policías y criminales) tenga acceso a las armas de fuego para procurar protegerse de la odiosa irracionalidad social.
En los periódicos de la izquierda, en las marchas y foros sobre Ayotzinapa, se dice continuamente que el estado mexicano está en “descomposición”. Ojalá fuera cierto, pero el estado está vivito y coleando, movilizándose a diestra y siniestra. Esta frase de la “descomposición del estado” es engañosa y refleja ilusiones contrarias a los intereses de los explotados y oprimidos. Generalmente se usa en un sentido moral dada la colusión del estado con el narco y el carácter brutal de los gobernantes. Si bien no cabe duda de que los gobernantes capitalistas son inmorales desde el punto de vista del proletariado, lo que se propone con esta terminología es la regeneración ética y democrática del estado, con base en el entendimiento idealista del estado como una entidad neutral que existe para garantizar la convivencia armónica de los ciudadanos. Éste es un cuento para niños no muy vivaces; el estado es un instrumento de clase cuya función es precisamente la represión. Su núcleo son la policía, el ejército, los tribunales y las cárceles. En distintos países y momentos históricos, los estados podrán ser más o menos represivos según las necesidades de las burguesías nacionales a las que sirvan, según la fortaleza o debilidad de la propia burguesía, según el nivel de lucha social que enfrenten. Pero el estado consiste, a fin de cuentas, en destacamentos de hombres armados con el propósito de mantener a una clase social determinada en el poder.
Además, el término “descomposición” da a entender que el estado capitalista está en proceso de desmembramiento, de putrefacción, que se está desmoronando, como una casa de naipes. Eso no va a suceder. El estado burgués debe destruirse mediante una revolución socialista que eleve al poder a la clase obrera, remplazando al viejo estado con uno enteramente nuevo, un estado obrero.
“Fuera Peña Nieto”—¿Para remplazarlo con quién?
Una de las consignas más populares en el movimiento es la de “fuera Peña Nieto”, la cual impulsan activistas y organizaciones de la izquierda como una especie de panacea “unificadora” del movimiento. Ojalá Peña Nieto cayera, pero el problema fundamental con esta consigna es que otorga un endoso tácito a los rivales burgueses del PRI: el PRD y el Morena populistas tanto como el PAN clerical. Una variante más radical de la misma perspectiva es la consigna, retomada de los “cacerolazos” argentinos de principios de la década pasada, de “que se vayan todos”, pero el problema sigue siendo el mismo: ¿por qué medio y para remplazarlos con quiénes o con qué?
Muchos activistas, quizá la mayoría, señalan que el problema no es tal o cual gobernante individual, sino el “modelo económico”, es decir, el neoliberalismo salvajemente antiobrero y elitista y grotescamente servil ante los imperialistas. Esta perspectiva se mantiene en el marco de la política burguesa y sólo puede servir para llevar agua al molino del Morena de AMLO, otro político surgido de las filas del PRI. El Morena es un partido nuevo, que hace poco obtuvo su registro y no ha tenido aún oportunidad de mostrar la cara en el gobierno. Pero, ante el profundo descrédito del PRD —que ha conducido incluso a la renuncia de su fundador y “líder moral”, Cuauhtémoc Cárdenas—, seguramente pronto la tendrá. El Morena es otro partido nacionalista burgués, tan comprometido con el dominio del capital como el PRD, el PRI y el PAN. Y en cuanto a la represión, cabe recordar que fue AMLO, en su calidad de jefe de gobierno del DF, quien desató a la policía contra los campesinos de Atenco incluso antes que EPN, un hecho que se suele olvidar.
El nacionalismo burgués y las ilusiones en políticos y regímenes nacional-populistas han mantenido históricamente a la clase obrera mexicana atada a sus explotadores y siguen constituyendo el principal obstáculo al desarrollo de la conciencia de clase proletaria. Pero la historia ha mostrado profusamente que el nacionalismo burgués populista, incluso en sus variantes más izquierdistas como las personificadas en Lázaro Cárdenas o Hugo Chávez, es incapaz de proporcionar una mejora cualitativa en el nivel de vida de las masas o de romper genuinamente con los imperialistas, y ni hablar de eliminar la represión —baste recordar los ejemplos de la represión contra los ferrocarrileros en 1958-1959, Tlatelolco en 1968, el halconazo de 1971 y las décadas de “guerra sucia” en torno a esos años—. El nacionalismo populista es simplemente una forma alternativa de administrar el régimen de la explotación capitalista, que procura favorecer el desarrollo del capital nacional y para lo cual, dada la debilidad de la burguesía mexicana frente a los imperialistas, sobre todo los estadounidenses, requiere el apoyo de las masas obreras y campesinas. Es por ello que los populistas burgueses se ven obligados a otorgar algunas concesiones, pero sin jamás cuestionar el régimen mismo de explotación del trabajo por parte del capital. En tanto la perspectiva de la clase obrera se mantenga circunscrita a este marco burgués, estaremos confinados a un círculo vicioso entre regímenes neoliberales proimperialistas y los nacional-populistas.
“Poder popular” vs. poder proletario
Hemos encontrado que hay muchos jóvenes que están de acuerdo con nosotros en la estrechez de miras de la consigna de “fuera Peña Nieto” e incluso expresan acuerdo con nosotros en que el estado, que califican correctamente de capitalista, debe ser destruido, pero sostienen que el estado burgués debe ser remplazado por el “poder popular”, una noción vaga y aclasista. Este punto de vista tiene raíz en el entendimiento muy arraigado y fundamentalmente falso de la división de la sociedad en dos grupos o clases: los ricos y los pobres, o la burguesía y “el pueblo”. La burguesía es ciertamente una clase social, la de los dueños y grandes accionistas de los medios de producción, de las fábricas, de los bancos, de las grandes empresas de servicios, de las grandes explotaciones agrícolas. Es una clase diminuta, y los burgueses que realmente mueven los hilos de la política gubernamental constituyen un número ínfimo, unas cuantas familias. En México y todos los países del Tercer Mundo, la burguesía nacional es extremadamente débil en relación a las burguesías imperialistas —sus verdaderos amos—, y están atadas a éstas por infinidad de lazos.
Pero los pobres o “el pueblo” no forman una clase en un sentido científico, marxista. Dentro del “pueblo” hay todo tipo de capas distintas, con sus propios intereses y que a menudo entran en pugna. Por ejemplo, un campesino pobre, en tanto que productor individual para el mercado —aunque su producción sea muy poca—, compite con los demás campesinos y tiene un interés en la propiedad privada de la tierra y en el alto precio de los productos agrícolas. Un pobre urbano, por ejemplo un vendedor ambulante, tiene interés en que los productos agrícolas que consume sean lo más baratos posible. El “poder popular” o un “gobierno popular” es un espejismo.
Los obreros son también pobres, y en ese sentido siempre habrá una identificación con todos los demás. Pero los obreros, o proletarios, forman una clase social aparte, definida por dos características fundamentales: no tienen más que su fuerza de trabajo para vender y son los productores de toda la riqueza de la sociedad. Básicamente todo lo que consumimos ha sido hecho por obreros. Esto le da a la clase obrera un enorme poder social, que para la mayoría de los jóvenes en México, y muchas otras partes del mundo, tiende a ser una abstracción porque no forma parte de su experiencia de vida. Las protestas de los estudiantes, de los maestros, de los campesinos, del llamado movimiento urbano-popular pueden ocasionar problemas serios para los gobernantes capitalistas, y pueden servir como detonador para el descontento obrero, pero estos sectores de la heterogénea pequeña burguesía simplemente no tienen poder social.
Junto a lo anterior, su papel en el proceso productivo da a la clase obrera otra característica esencial: no tiene interés, como clase, en la propiedad privada. No se trata de idealizar la conciencia de los individuos. El punto aquí es que el proletariado como clase tiene el interés objetivo de deshacerse de los capitalistas parasitarios que expropian la producción social; su interés objetivo está en la colectivización de los medios de producción.
La clase obrera es una clase internacional. La misión histórica de la clase obrera es expropiar a todos los expropiadores. Ninguna otra clase comparte estas características, por eso la clase obrera es la única clase revolucionaria de nuestra época, y tiene la capacidad y el interés de movilizar tras de sí a todos los pobres, pues en la emancipación de la clase obrera está la semilla de la emancipación de todos los oprimidos.
Por eso los espartaquistas ponemos el énfasis siempre en la clase obrera, así como el título de este foro incluye el llamado “¡Por movilizaciones obreras en defensa de los estudiantes!”. Imaginen el efecto de una huelga de los trabajadores del metro, para no ir más lejos, en defensa de los normalistas. No decimos que sea sencillo lograr este tipo de movilización del poder social de la clase obrera. Las escasas movilizaciones convocadas por las burocracias sindicales leales al PRD capitalista —para no hablar de las venales burocracias priístas— han tenido un carácter puramente formal, y los burócratas se han esforzado, con éxito, por minimizar su impacto. Para que la clase obrera flexione su músculo en defensa propia y de todos los oprimidos, se debe forjar una nueva dirección clasista.
Un aspecto importante e inmediato de esta perspectiva centrada en la clase obrera sería la formación de guardias obreras de defensa en las movilizaciones estudiantiles y magisteriales. Ahora bien, la presencia de dichas guardias obreras en las movilizaciones no sería ninguna garantía contra la represión pero, en tanto que representantes del movimiento obrero organizado, harían pensar dos veces a la policía y demás autoridades capitalistas respecto de las consecuencias de la represión. Por otro lado, y sobre todo, este tipo de acciones podría abrir la perspectiva hacia la lucha obrera mucho más amplia y profunda.
¡Por un gobierno obrero y campesino!
Una de las cuestiones centrales que impulsan la lucha social es el anhelo por la democracia genuina, así como la emancipación nacional. Pero estos anhelos son canalizados hacia el populismo burgués y la fraseología de la “revolución democrática” y la “regeneración nacional”. La democracia burguesa es la democracia para los ricos y un engaño para los pobres. Este engaño es tanto más efectivo mientras más desarrollada esté la democracia, mientras más fuerte sea la burguesía y más estable sea su régimen. En los países atrasados como México, la “democracia” es una delgada capa de pintura que pretende ocultar el baño de sangre de la brutalidad policiaco-militar cotidiana. La única manera de eliminar la represión constante contra los pobres, de satisfacer sus aspiraciones a los derechos democráticos, de alcanzar su emancipación social y de romper genuinamente el yugo imperialista es la revolución socialista: la destrucción del estado burgués y la instauración de la dictadura del proletariado apoyada por el campesinado sobre la base de la colectivización de los medios de producción. Cuando los marxistas hablamos de un “gobierno obrero y campesino” queremos decir nada menos que eso: la dictadura del proletariado apoyada por el campesinado.
Pero la revolución en México no puede ser sino un paso en la revolución mundial. El proletariado mexicano en el poder necesitaría la ayuda inmediata de sus hermanos de clase, sobre todo en EE.UU., tanto para defender su revolución contra la agresividad imperialista como para siquiera empezar a trabajar concretamente en la eliminación de la miseria y atraso que aquejan al país, mediante la enorme riqueza industrial del vecino del norte. A su vez, una revolución obrera en México daría un enorme impulso a la lucha proletaria en EE.UU. a través del puente humano que constituyen los trabajadores migrantes; daría también un enorme impulso a la lucha de los negros contra su ancestral opresión, piedra de toque del capitalismo estadounidense.
Ésta fue, a grandes rasgos, la perspectiva de los bolcheviques de Lenin y Trotsky en la Revolución Rusa de 1917. El elemento indispensable y hoy faltante para hacerla realidad de nuevo es precisamente un partido como el de los bolcheviques. La historia ha mostrado que la autoemancipación de la clase obrera, y con ella la de los oprimidos del mundo entero, gira en torno a la cuestión de la dirección. El éxito o la derrota de la clase obrera en sus esfuerzos para lograr la victoria depende de la organización y de la conciencia científica de las masas en lucha, es decir, de la dirección revolucionaria. Los espartaquistas luchamos por construir partidos obreros leninistas-trotskistas, como parte de una IV Internacional reforjada, partido mundial de la revolución socialista.
“Asamblea constituyente” vs. revolución permanente
Las ilusiones en una democracia radical bajo el capitalismo a menudo se cristalizan en la consigna por una “asamblea constituyente”, una consigna que enarbolan las organizaciones que se reclaman marxistas al lado de los articulistas de La Jornada y el mismísimo Cuauhtémoc Cárdenas como su programa máximo hoy día. Un ejemplo de ello es el Movimiento de los Trabajadores Socialistas (MTS), una organización que dice ser trotskista y revolucionaria y llama por una “asamblea constituyente libre y soberana”. Esto ya de por sí es un poco sospechoso: ¿qué carácter “revolucionario” puede tener una consigna enarbolada por Cuauhtémoc Cárdenas? El MTS se desmarca de Cárdenas y otros al hablar de impulsar su asamblea “sobre las ruinas de estas instituciones —como el Congreso—” y de que debe organizarse “de manera independiente de los partidos de esta democracia asesina”. Todo eso suena bastante radical...excepto la consigna misma. La “asamblea constituyente” es un cuerpo parlamentario bajo el capitalismo; el llamado por tal asamblea es un llamado por un gobierno burgués. Los genuinos revolucionarios nos oponemos a este llamado como cuestión de principios porque está contrapuesto a una genuina estrategia revolucionaria basada en la revolución permanente, la cual nos enseña que no puede existir un gobierno burgués “revolucionario” (ver “Por qué rechazamos la consigna por una ‘asamblea constituyente’”, Spartacist [Edición en español] No. 38, diciembre de 2013).
La perspectiva del MTS es explícitamente etapista; es decir, primero luchar por una revolución democrática coronada por la asamblea constituyente y después los “socialistas del MTS” plantearían la necesidad de la revolución socialista. El MTS escribe en su periódico Tribuna Socialista (No. 10, 22 de enero) que “Para imponer esta perspectiva” de la “asamblea constituyente libre y soberana”, “será necesaria la movilización revolucionaria de los trabajadores y el pueblo y el desarrollo de sus organismos de democracia directa”. Pero, si la clase obrera se moviliza hacia la revolución con los pobres detrás, ¿por qué querría detenerse en una impotente “asamblea constituyente” en vez de tomar el poder en su propio nombre? Ése es precisamente el meollo del asunto: cada vez que ha sido convocado un cuerpo como ése en una situación de insurgencia proletaria, su propósito fue el de reunir las fuerzas de la contrarrevolución contra el proletariado y destruir sus organismos embrionarios de poder.
En el contexto de la revolución obrera que había estallado en Alemania a finales de 1918, Rosa Luxemburg argumentó poderosamente contra los intentos de la socialdemocracia de hacer abortar la revolución en favor de una asamblea constituyente:
“¿Qué se gana con ese cobarde desvío llamado asamblea nacional? Se fortalece la posición de la burguesía, se debilita al proletariado y se le engaña con ilusiones vacías, y se disipan y se pierden tiempo y energía en ‘discusiones’ entre el lobo y el cordero. En una palabra, les sirve a todos aquellos elementos cuya buena intención es estafar a la revolución proletaria para quitarle sus fines socialistas y castrarla hasta convertirla en una revolución democrático-burguesa.
“Pero la de la asamblea nacional no es una cuestión táctica, ni una cuestión de qué es más ‘fácil’. Es una cuestión de principios, de la percepción socialista de la revolución...
“La asamblea nacional es un legado caduco de las revoluciones burguesas, un cascarón vacío, un escenario de utilería de la época de las ilusiones pequeñoburguesas en el ‘pueblo unido’ y en la ‘libertad, igualdad, fraternidad’ del estado burgués”.
Así como oponemos a la quimera de la “revolución democrática” la revolución socialista, oponemos a la asamblea constituyente democrático-burguesa los soviets de obreros y campesinos. Estos soviets o consejos surgieron primero en Rusia en 1905 y de nuevo en 1917. Originalmente creados como organismos de la revolución, los soviets se convirtieron en los órganos de gobierno de la dictadura del proletariado. En lugar de ser amorfas “organizaciones de masas”, los soviets son corporaciones de trabajo legislativas y ejecutivas a la vez, organizaciones industriales que unifican las funciones de la industria y el gobierno y que representan un tipo de democracia infinitamente superior a la democracia burguesa.
Guerrero: Miseria campesina y brutalidad estatal
Los sucesos recientes han mostrado una vez más la realidad brutal del capitalismo mexicano, y no es coincidencia que haya sido en Guerrero, históricamente uno de los estados más pobres y atrasados del país y donde los gobernantes burgueses están acostumbrados a recurrir impunemente a la violencia. La región de La Montaña, habitada por indígenas de varias etnias, se encuentra entre las más pobres de América Latina. Según cifras de la década pasada, 46 por ciento de los indígenas del estado mayores de 15 años carecía de ingresos, la mitad de la población indígena era analfabeta y el 97 por ciento de la población de La Montaña carecía de drenaje; menos de la mitad de la población del estado contaba con electricidad y el 96 por ciento de la población indígena no tenía acceso a servicios de salud. Para la burguesía mexicana, los campesinos indígenas son simplemente población excedente.
Fue esta miseria y violencia estatal la que condujo a Lucio Cabañas —egresado de la normal rural de Ayotzinapa— a tomar las armas a finales de los años 60 y principios de los 70. Y estas cifras no han cambiado mucho en los últimos 50 años. En el reciente informe final de la Comisión de la Verdad del Estado de Guerrero, una comisión encargada de investigar la guerra sucia en el estado, se dice que en 1960 alrededor del 60 por ciento de la población de Guerrero era analfabeta, el 93 por ciento de las viviendas no tenía agua corriente y apenas el 23.5 por ciento tenía electricidad. Imaginen el contraste en aquellos años de auge del puerto de Acapulco entre el glamour de la bahía, donde John F. Kennedy —el demócrata asesino anticomunista de Playa Girón y los inicios de la Guerra de Vietnam— había pasado su luna de miel en la costa, y la miseria y brutalización constante de los campesinos a manos de la policía y el ejército a las órdenes de la mafia de caciques que históricamente ha dominado el estado. Recuerda el contraste de hoy entre la increíblemente lujosa Riviera Maya de Quintana Roo y las magras tierras donde habita la paupérrima población maya tierra adentro, aún orgullosa de su pasado y sobre todo de la memoria de su sublevación en la Guerra de Castas.
Hace poco el gobernador perredista de Guerrero, Ángel Aguirre, se vio obligado a renunciar a su cargo ante el escándalo por la masacre de Ayotzinapa. Hace tres años Aguirre había ya desatado las fuerzas represivas del estado contra los normalistas, acribillando a dos de ellos. Parece irónico que este mismo tipo ocupó el puesto de gobernador interino en 1996 ante la renuncia del priísta Rubén Figueroa Alcocer tras la masacre de Aguas Blancas en 1995, cuando 17 campesinos fueron acribillados en una emboscada policiaca. Y Figueroa Alcocer es el hijo de Rubén Figueroa Figueroa, cacique priísta, gobernador del estado y cabeza de la guerra sucia contra la guerrilla izquierdista de Lucio Cabañas que dejó un saldo de más de 600 desaparecidos. El informe citado antes recuenta cómo muchas centenas de militantes fueron arrojados al mar desde aviones después de haber sido torturados, como ocurrió también durante las dictaduras chilena y argentina.
La guerrilla del Partido de los Pobres llevó a cabo su acción más espectacular en 1974 con el secuestro de Figueroa Figueroa cuando éste era aún candidato del PRI a la gubernatura de Guerrero, lo cual propinó a los gobernantes capitalistas una humillación que jamás perdonaron. Tras su rescate y ya como gobernador, en 1976 este gorila, no contento con la muerte de Lucio Cabañas, violó a su viuda, según ella misma declaró a Proceso en 2003. Ésos son los gobernantes mexicanos. La viuda de Lucio Cabañas, Isabel Ayala, murió acribillada a balazos junto a su hermana en 2011 a las puertas de una iglesia en Acapulco, a donde iban a vender comida.
Es necesario poner un alto a la barbarie estatal capitalista. Nuestra respuesta, como marxistas revolucionarios, no es la vía guerrillera basada en la pequeña burguesía; mucho menos lo son las actuales “autodefensas” vigilantistas que hacen suyas las funciones del estado burgués, rondando en busca de presuntos “delincuentes” —incluyendo a consumidores de droga y supuestas prostitutas—. Nuestra respuesta es la movilización del poder social de la clase obrera, a la cabeza de todos los oprimidos, en la lucha por el derrocamiento revolucionario del régimen de explotación capitalista. En un momento de auge revolucionario, milicias obreras y de campesinos pobres implementarían la genuina autodefensa de las organizaciones obreras y campesinas, de sus movilizaciones, sus asambleas y su prensa, contra la brutalidad policiaco-militar burguesa. Estas milicias, subordinadas a los soviets, serían el embrión del nuevo estado proletario y ciertamente lidiarían también de manera firme y justa con la violencia de las mafias ligadas al estado que aqueja a las comunidades rurales hoy día. Estamos, pues, por nuevas revoluciones de Octubre alrededor del mundo como el primer paso hacia un futuro comunista sin clases y sin estado. No decimos que sea una meta fácil, pero es la única solución real, y vale la pena luchar por ella.■
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/43/ayotzinapa.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.05.21 23:55 ShaunaDorothy Venezuela: Nacionalismo populista vs. revolución proletaria - Vendetta de la Casa Blanca contra Chávez (1 -2) (9 de diciembre de 2005)

https://archive.is/ijLOC
Venezuela: Nacionalismo populista vs. revolución proletaria
Vendetta de la Casa Blanca contra Chávez
El siguiente artículo ha sido traducido de Workers Vanguard No. 860 (9 de diciembre de 2005), periódico de nuestros camaradas de la Spartacist League/U.S.
El imperialismo estadounidense sigue planteando un peligro inminente al gobierno de Hugo Chávez en Venezuela. Desde que fue electo presidente en 1998, Chávez ha sobrevivido a un efímero golpe de estado (en 2002), meses de esfuerzo de un sector de la burguesía venezolana por inhabilitar la producción petrolera y un bien financiado referéndum revocatorio, todo ello con el respaldo de Washington. Y de no ser porque se encuentra empantanada en Irak, la pandilla de Bush bien hubiera podido organizar otras provocaciones.
Las mismas cosas que han hecho de Chávez una espina en el talón de los altivos gobernantes estadounidenses, lo han convertido en un ídolo de las masas empobrecidas de los barrios venezolanos y para un buen número de jóvenes izquierdistas alrededor del mundo. Chávez ha llamado “pendejo” a Bush y se jacta de abrazar a su principal enemigo en el hemisferio occidental, el líder cubano Fidel Castro. También ha condenado la ocupación estadounidense de Irak y denunciado las medidas económicas “neoliberales” que Estados Unidos impulsa en América Latina y otros lugares. Ha lanzado programas sociales que benefician a los pobres urbanos y rurales de Venezuela y ha humillado al gobierno de Bush ofreciendo ayuda a los damnificados de Nueva Orleáns. Más recientemente, mediante su afiliado CITGO, Venezuela ha comenzado a proveer a los pobres del Bronx y parte de Massachusetts de gasolina y gas baratos para calentarse en el invierno.
En enero de 2005, cuando Chávez, hablando bajo los auspicios del Foro Social Mundial de Porto Alegre, Brasil —patrocinado por imperialistas—, proclamó que el capitalismo debía “trascenderse” mediante el socialismo, su audiencia, mayoritariamente izquierdista, estalló en ovaciones delirantes tipo estadio de futbol: “Olé, Olé, Olé, Chávez, Chávez”. Pero Chávez no es ningún socialista. El antiguo coronel del ejército y hoy jefe del estado capitalista es un enemigo de la lucha por el socialismo —es decir, de la lucha por la revolución obrera para expropiar a la burguesía—. De hecho, Chávez se ajusta bien al molde de una serie de oficiales del ejército burgués que llegaron al poder sobre la base del populismo nacionalista, desde el coronel Juan Perón en la Argentina de los años 40 hasta el coronel Gamal Abdel Nasser, en el Egipto de los años 50. En los años 50 y 60, conforme los movimientos nacionalistas apoyados por la Unión Soviética barrían el mundo semicolonial, prácticamente todo demagogo capitalista del Tercer Mundo se declaraba “socialista” o “marxista-leninista” de algún tipo. Nasser promulgó el “socialismo árabe”, arrebató a los imperialistas ingleses y franceses el Canal de Suez en 1956 y llevó a cabo una serie de nacionalizaciones. Sin embargo, presidía la explotación de los trabajadores egipcios en nombre del imperialismo rompiendo huelgas, subordinando a los sindicatos al estado capitalista, y arrestando y torturando comunistas.
Ante otro golpe respaldado por EE.UU., nosotros, como oponentes marxistas e internacionalistas del imperialismo estadounidense, llamaríamos una vez más a la clase obrera a movilizarse en defensa militar del gobierno de Chávez (ver: “Chávez en la mira de la CIA”, Espartaco No. 19, otoño-invierno de 2002). Al mismo tiempo, nos oponemos políticamente al régimen nacionalista-burgués de Chávez. Respecto al referendo revocatorio de 2004 organizado por los oponentes derechistas del régimen, nosotros impulsamos la abstención, en lugar de votar “no”, que hubiera sido una expresión de confianza en Chávez. Como escribimos en “La maniobra del referéndum del imperialismo estadounidense fracasa: El gobernante capitalista populista Chávez triunfa” (WV No. 831, 3 de septiembre de 2004): “La perspectiva inmediata que se plantea con toda urgencia no es sólo la oposición a las incursiones del imperialismo estadounidense a Venezuela o a donde sea, sino luchar por quebrar el apoyo del movimiento obrero tanto a Chávez como a la oposición, y forjar un partido obrero, revolucionario e internacionalista que conduzca al poder a la clase obrera.”
Por el contrario, la gran mayoría de quienes se declaran socialistas y revolucionarios, actúan como el departamento de mercadotecnia “izquierdista” de la “Revolución Bolivariana” de Chávez. Entre ellos sobresale la Tendencia Marxista Internacional (TMI) de Ted Grant, con sede en Gran Bretaña, que ahora es dirigida por Alan Woods, autor de un panegírico titulado The Venezuelan Revolution—A Marxist Perspective [La revolución venezolana: Una perspectiva marxista] (2005). Si bien otros oportunistas ofrecen alguna que otra crítica ocasional a Chávez, Woods y su gente de hecho se jactan de ser los asesores “trotskistas” del caudillo de retórica izquierdista. Al retratar a Chávez como el campeón de los pobres y los oprimidos, la TMI y otros ayudan a preparar a los obreros para una masacre. Atar a la clase obrera y sus organizaciones a cualquier gobernante burgués no sirve sino para impedir la lucha proletaria independiente. A diferencia de grupos como la TMI, los marxistas buscamos preparar a la clase obrera venezolana para combatir exitosamente las fuerzas asesinas de la reacción burguesa, dirigidas ya sea por Chávez o por sus oponentes burgueses.
Chávez y el imperialismo
Examinar los argumentos que usan los falsos marxistas como los de la TMI para justificar su apoyo a la “Revolución Bolivariana” ayuda a aclarar la diferencia entre el nacionalismo populista y el marxismo proletario auténtico. En un artículo de su página web (www.marxist.com) del 1° de marzo de 2005, titulado “El presidente Chávez reafirma su oposición al capitalismo”, el vocero de la TMI Jorge Martín afirma que al llegar al poder en 1998, “Chávez no partió de un punto de vista socialista. Estaba comprometido a resolver el problema de la desigualdad, la pobreza y la miseria de millones de venezolanos. Pero inicialmente pensó que podría lograrlo dentro de los límites del sistema capitalista.” Martín continúa:
“Dado que el presidente Chávez estaba seriamente comprometido a resolver estos problemas, la oligarquía se pasó, en masa, al lado de la insurrección armada contra el gobierno democráticamente electo...
“Fue esta rica experiencia del movimiento revolucionario, que enfrentaba las provocaciones constantes de la clase dominante, lo que impulsó a Chávez y a otros muchos en el movimiento bolivariano revolucionario a concluir que ‘dentro del marco del capitalismo, es imposible resolver los desafíos de la lucha contra la pobreza, la miseria, la explotación y la desigualdad’...
“Esta dinámica de acción y reacción de la revolución venezolana nos recuerda poderosamente los primeros años de la revolución cubana. En un proceso de ataque y contraataque, la dirigencia de la revolución cubana, que no comenzó con la intención de derrocar al capitalismo, se vio obligada, para resolver las necesidades más apremiantes de las masas, a derrocar el capitalismo.”
Fuera de la afirmación de que Chávez “no partió [ni parte] de un punto de vista socialista”, todas las declaraciones de este pasaje son falsas o engañosas. Más abajo abordaremos la concepción de que “la dirigencia de la revolución cubana” deba ser un modelo para los revolucionarios latinoamericanos. Por ahora basta con mostrar que la comparación de la TMI de la Venezuela de Chávez con la Cuba de Castro retuerce los hechos como un si fueran alambre. Cuando el ejército rebelde de Castro entró en La Habana el primero de enero de 1959, el ejército burgués y todo el resto del aparato estatal capitalista que había sostenido a la dictadura apoyada por EE.UU. de Batista colapsó. Para cuando Castro declaró a Cuba “socialista” en 1961, la burguesía cubana y los imperialistas estadounidenses con sus secuaces de la CIA y de la mafia habían huido, y la totalidad de la propiedad capitalista, incluyendo hasta al último vendedor de helados, había sido expropiada. Lo que se creó en Cuba fue un estado obrero burocráticamente deformado. Por el contrario, Chávez llegó al poder y gobierna como jefe del estado capitalista, la burguesía venezolana está vivita y coleando, y los imperialistas siguen llevado a cabo lucrativos negocios con Venezuela, pese a las amenazas y provocaciones de la Casa Blanca.
La principal preocupación de Chávez cuando llegó al poder era “resolver el problema” de las tambaleantes ganancias petroleras, alimento vital de la burguesía venezolana. Lo primero que hizo fue disciplinar al sindicato de trabajadores petroleros y en general aumentar la eficiencia de la industrial petrolera estatal, mientras presionaba al cártel petrolero OPEP a que subiera los precios. Fue por esos esfuerzos, y para reforzar la estabilidad política, que la mayor parte de la clase dominante originalmente apoyó a Chávez. Esto incluyó, de manera importante, a sus antiguos camaradas en el alto mando de las fuerzas armadas, cuyo apoyo fue decisivo para restaurar su poder tras el golpe de 2002. Conforme los precios del petróleo ascendían, Chávez sí desvió parte de las enormes ganancias para financiar una serie de medidas sociales: triplicó el presupuesto para la educación, estableció clínicas de salud gratuitas, programas de distribución de alimento gratuita para los pobres, etc. Pero el objetivo de estas medidas no era llevar a cabo una revolución social, sino desviarla, al atar a las masas desposeídas más firmemente al estado venezolano.
Por mucho que la blanquísima oligarquía venezolana pueda detestar a este advenedizo oficial que presume de su herencia de zambo (mezcla de africano con indígena), Chávez sirve a los intereses de clase de la burguesía de Caracas, y a través de ella, al imperialismo mundial. Si bien hablaba de “inquietud en las juntas directivas” por las medidas populistas del régimen, el artículo del New York Times (3 de noviembre de 2005) titulado “Chávez remodela Venezuela con el ‘socialismo del siglo XXI’” reporta sobriamente: “Hasta ahora, no ha ocurrido ningún éxodo considerable de las compañías extranjeras que operan en Venezuela. Los bancos y las compañías petroleras están haciendo ganancias récord gracias a los precios del petróleo que han dejado al país, el quinto exportador más grande del mundo, inundado de petrodólares.”
En su discurso de Porto Alegre, Chávez se apresuró a asegurar a la burguesía venezolana y a sus amos imperialistas que el suyo “no es el tipo de socialismo que vimos en la Unión Soviética” —es decir, una economía planificada y colectivizada basada en el derrocamiento del dominio capitalista— al que denunció como “capitalismo de estado” y como una “perversión”. Dejó claro que su amistad con el líder cubano no se extiende a su economía colectivizada, diciendo: “Cuba tiene su perfil propio y Venezuela tiene el suyo”. Elogia y se identifica con el Brasil de Lula, el otrora populista que hoy lleva a cabo las medidas de austeridad ordenadas por el imperialismo. En pocas palabras, en su programa de televisión Aló Presidente del 22 de mayo, Chávez declaró que su visión del “socialismo del siglo XXI” “no se contrapone a las compañías privadas, no se contrapone a la propiedad privada”.
Ciertamente. Y mientras prevalezca la propiedad privada capitalista, las masas seguirán sujetas a la explotación y a la opresión, y el desarrollo económico estará subordinado a las órdenes del mercado capitalista mundial, y particularmente de los monopolios petroleros imperialistas. No puede haber una mejora permanente del predicamento en el que se hayan los pobres urbanos y rurales sin el aplastamiento del estado capitalista y el derrocamiento del orden social capitalista que lleve, mediante una serie de revoluciones proletarias internacionalmente, a un orden global sin clases en el que todas las formas de explotación y opresión hayan sido eliminadas.
Trotsky y la revolución permanente
Este entendimiento fue lo que animó la Revolución de Octubre de 1917. Dirigidos por el Partido Bolchevique de Lenin y Trotsky, los obreros de Rusia —organizados en torno a sus intereses de clase y mediante consejos obreros democráticamente electos (soviets)— barrieron con el estado capitalista y lo remplazaron con un estado obrero. Bajo la dirección bolchevique, los obreros estuvieron al frente de todos los oprimidos, incluyendo de manera significativa al vasto ejército de campesinos pobres y sin tierra, y vieron en su revolución el disparo de apertura de una lucha necesariamente internacional del trabajo contra el dominio del capital.
Algo muy distinto fue lo que ocurrió en la Revolución Cubana, en la que el Movimiento 26 de Julio de Castro consistía en guerrillas compuestas por campesinos e intelectuales pequeñoburgueses desclasados que se habían alienado de la burguesía pero eran independientes del proletariado. En condiciones normales, los rebeldes castristas hubieran seguido las pisadas de incontables movimientos similares en América Latina, que ostentan una retórica radical-democrática para reafirmar el control de la burguesía. Fue sólo como resultado de circunstancias excepcionales —la ausencia de la clase obrera como contendiente por el poder en su propio nombre, el cerco imperialista hostil y la huida de la burguesía nacional, así como el salvavidas arrojado por la Unión Soviética— que el gobierno pequeñoburgués de Castro pudo aplastar las relaciones de propiedad capitalistas.
La existencia del estado obrero degenerado de la Unión Soviética fue crucial en esto, al brindar ayuda económica y un escudo militar que ayudó a detener la mano de la bestia imperialista a sólo 90 millas de distancia. A diferencia de la Unión Soviética, donde el programa revolucionario e internacionalista original de Octubre fue pisoteado por una burocracia nacionalista y conservadora que usurpó el control político en 1923-24, en Cuba el estado obrero estuvo burocráticamente deformado desde su origen.
Al derrocar el dominio capitalista, la Revolución Cubana detuvo el saqueo de la isla por parte de los imperialistas y la burguesía local. Igual que hicimos con el estado obrero degenerado soviético mientras existió, hoy llamamos por la defensa militar incondicional de Cuba y los demás estados obreros que aún quedan —China, Corea del Norte y Vietnam— contra el ataque imperialista y la contrarrevolución interna. Es la burocracia castrista estalinista la que mina la defensa de Cuba, entre otras cosas acomodándose a todo tipo de regímenes capitalistas antiobreros y brindarles una cubierta “revolucionaria”. Como afirmamos en la “Declaración de Principios y algunos elementos de programa” de la Liga Comunista Internacional (Spartacist [edición en español] No. 29, agosto de 1998):
“Bajo las circunstancias históricas más favorables que se puedan imaginar, el campesinado pequeñoburgués sólo fue capaz de crear un estado obrero burocráticamente deformado; esto es, un estado de la misma especie que el que surgió de la contrarrevolución política de Stalin en la Unión Soviética; un régimen antiobrero que bloqueó las posibilidades de extender la revolución social a Latinoamérica y Norteamérica, y suprimió el futuro desarrollo de Cuba en dirección al socialismo. Para poner a la clase trabajadora en el poder político y abrir el camino al desarrollo socialista, se requiere una revolución política suplementaria dirigida por un partido trotskista. Con la destrucción del estado obrero degenerado soviético y, consiguientemente, con la falta de un salvavidas fácilmente disponible contra el cerco imperialista, se ha cerrado la estrecha apertura histórica en la que las fuerzas pequeñoburguesas pudieron derrocar el dominio capitalista local, subrayando la perspectiva trotskista a la revolución permanente.”
La teoría de la revolución permanente de Trotsky, confirmada por la Revolución Rusa, sostiene que en aquellos países en los que el capitalismo emergió tardíamente, las tareas históricas asociadas con las revoluciones democrático-burguesas de los siglos XVII y XVIII sólo pueden llevarse a cabo bajo el dominio de clase del proletariado. Sin importar lo radicales que puedan sonar sus representantes políticos, la burguesía de los países atrasados es demasiado débil, demasiado temerosa del proletariado levantado y demasiado dependiente del orden imperialista como para resolver los problemas de la democracia política, la revolución agraria, y el desarrollo nacional independiente.
En cierto modo, es muy apropiado que el demagogo capitalista Chávez idealice a Simón Bolívar, un hombre al que Karl Marx describió, en una carta a Friedrich Engels de febrero de 1858 como el “canalla más cobarde, brutal y miserable”. Como dejó claro Marx en una contribución sobre Bolívar escrita para la The New American Cyclopaedia de 1858, el padre fundador del nacionalismo latinoamericano encarnaba muchos de los atributos de la tardía burguesía semicolonial de Sudamérica. Era venal, corrupto, cobarde y autoritario. En repetidas ocasiones abandonó a sus tropas bajo fuego, apuñaló por la espalda a sus camaradas y contó con las tropas del imperialismo británico para sus victorias. Tras su primer triunfo en 1813, permitió que se le honrara públicamente y fuera arrastrado en una carroza por doce jóvenes damas de las primeras familias de Caracas, y se autoproclamó “dictador y libertador de la las provincias occidentales de Venezuela”.
Los “marxistas” bolivarianos de la TMI han puesto de cabeza la revolución permanente, argumentando que si una formación burguesa está de veras comprometida con la lucha por la democracia, ésta puede de algún modo superar sus limitaciones históricas y lograr no sólo la democracia, sino incluso el socialismo. Así, el vocero de la TMI Jorge Martín escribe: “La idea central de la teoría de la revolución permanente es que en los países coloniales y ex coloniales la lucha por las tareas democrático-burguesas, si es librada hasta el final, debe llevar (de manera ininterrumpida o permanente) a la revolución socialista.” La esencia programática de la revolución permanente es la lucha por la independencia de clase del proletariado frente a todas las alas de la burguesía semicolonial, sin importar lo “progresistas” o “antiimperialistas” que sean sus proclamas. Esa lucha sólo puede vencer forjando un partido obrero, revolucionario e internacionalista en oposición a todas las variantes del nacionalismo burgués.
Reforma vs. revolución
La tarea de los marxistas es arrancarle la máscara de “socialista” al régimen de Chávez y advertir que él representa al enemigo de clase. Aunque los competidores oportunistas de la TMI no llegan simplemente a adular a Chávez y su “Revolución Bolivariana”, en cambio sí participan en describir al caudillo de lenguaje izquierdista como un aliado potencial, si bien parcial y poco confiable, de la clase obrera. Así, el Comité por una Internacional Obrera (CIO) de Peter Taaffe, basado en Gran Bretaña, alaba a Chávez por iniciar “un debate sobre el desarrollo del socialismo”, “crucial para el desarrollo futuro de la revolución venezolana”, pero se queja de que “desgraciadamente” Chávez “carece de la perspectiva de extender la revolución socialista a otros [¡!] países de Latinoamérica” (“Venezuela: El socialismo vuelve al orden del día”, 6 de octubre de 2005).
Luego está la Liga por la Quinta Internacional (L5I) centrada en el grupo británico Workers Power, que titula un capítulo de su Anti-Capitalism: A Rough Guide to the Anti-Capitalist Movement [Anticapitalismo: una guía preliminar para el movimiento anticapitalista] (2005), “Hugo Chávez: ¿un nuevo líder para el movimiento anticapitalista?”. Polemizando contra los admiradores de los zapatistas mexicanos que creen que es posible hacer cambios sociales sin tomar el poder, la L5I escribe:
“Por lo menos, Chávez muestra que las verdaderas reformas no pueden llegar de las súplicas, que tan magros resultados le han dado a los campesinos mexicanos, sino de buscar el control del poder. El error de Chávez reside en no estar dispuesto a destruir aquellos elementos del estado venezolano —la judicatura y la policía sobre todo— que se oponen al progreso y los frustran.”
Chávez no va a destruir las agencias de represión que son el núcleo del estado burgués —la judicatura, la policía, el sistema carcelario y “sobre todo” el ejército— porque él administra al estado burgués. Barrer a la dictadura del capital en Venezuela significa barrer al régimen burgués mediante una revolución proletaria, no sermonear al hombre fuerte capitalista como si fuera un mal estudiante. Ciertamente, como se quejan sus seguidores de izquierda, Chávez ni siquiera ha purgado a muchos recalcitrantes individuales de sus puestos de mando en el ejército y la policía, como ocurre tras casi todos los golpes de estado latinoamericanos.
Bajo esta pátina de retórica seudoleninista, la L5I promueve la esencia del reformismo socialdemócrata: la concepción de que el estado burgués no necesita ser destrozado en el yunque de la revolución proletaria sino que puede ser reformado para servir como instrumento de transformación social. En Gran Bretaña, terreno nacional de Workers Power, históricamente esto ha tomado la forma de una lealtad lacaya al procapitalista y parlamentarista Partido Laborista (en el que el grupo británico de la TMI está profundamente enterrado). En Venezuela, esto significa maquillar el hecho de que el hombre fuerte populista Chávez es enemigo de clase de la lucha proletaria por el socialismo.
http://www.icl-fi.org/espanol/leaflets/venzuela.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.05.21 18:59 ShaunaDorothy ¡Abajo la rapiña imperialista! ¡Por movilizaciones obreras contra el TLC, el ALCA y las privatizaciones! ¡Ninguna confianza en el PRD burgués! (1 - 2) (2003)

https://archive.is/DCQwx
Abajo la rapiña imperialista!
¡Por movilizaciones obreras contra el TLC, el ALCA y las privatizaciones!
¡Ninguna confianza en el PRD burgués!
Reproducido de Espartaco No. 20, primavera-verano de 2003.
El pasado 31 de enero, más de 100 mil manifestantes llenaron el enorme Zócalo de la Ciudad de México para protestar contra la brutalidad del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLC). Esto fue porque el pasado primero de enero entraron en vigor las cláusulas del TLC que abren a la rapiña del "libre comercio" a todos los productos fundamentales de la economía agropecuaria excepto el maíz, el frijol y la leche. Al mismo tiempo, el gobierno de Vicente Fox está en medio de una campaña inhumana por retirar todos los subsidios al campo (hoy, ¡el subsidio gubernamental al campo en México es una décima parte del subsidio en EE.UU.!). Los manifestantes eran en su gran mayoría campesinos, pero también confluyeron miles de obreros organizados en contingentes sindicales, tanto del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) como de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), y grandes cantidades de estudiantes y ciudadanos individuales que se solidarizaron con las demandas campesinas. Días después, el 5 de febrero 19 manifestantes fueron violentamente golpeados y arrestados por los granaderos por colocar en el Ángel de la Independencia una manta en oposición al ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas). Mientras tanto, la prensa nacional e internacional de todos los colores da cuenta todos los días de la desesperada situación que enfrenta el campo mexicano. El nombre de una de las organizaciones campesinas que ha surgido en los últimos meses deja bien clara la situación: "¡El campo no aguanta más!"
El inicio del TLC el primero de enero de 1994 estuvo marcado por el levantamiento del EZLN en Chiapas, con su denuncia del "libre comercio" como un "acta de defunción de las etnias indígenas en México, que son prescindibles para el gobierno". Siendo un país con aproximadamente cinco millones de campesinos pobres y sin tierra —en gran parte indígenas horriblemente oprimidos—, apenas unas 4 mil personas poseen el 56 por ciento de la tierra cultivable. Sin financiamiento suficiente, con técnicas de producción obsoletas, e incluso ancestrales, incapaces de competir en el mercado capitalista, la mayor parte de los agricultores produce fundamentalmente para el autoconsumo, y el ingreso mensual promedio del campesino es de menos de 500 pesos. En estas condiciones, millones de campesinos son forzados a abandonar su tierra y emigrar a la ciudad, donde enfrentan un destino de mendicidad, ambulantaje y prostitución. Sólo a la Ciudad de México, arriban 600 campesinos cada día.
Durante casi toda la década pasada, las maquiladoras sirvieron como pequeña válvula de escape para la explosividad del campo, atrayendo a la población rural que emigraba a los centros industriales en busca de un ingreso regular —aunque fuera raquítico—. Tan sólo de 1997 a 2001, el número de obreros maquiladores creció de unos 800 mil a un millón 240 mil. Pero incluso antes de la actual recesión económica, la industria podía emplear sólo a una ínfima parte de la población rural que era echada de sus tierras. Ahora se ha cerrado esa válvula, con despidos masivos y cierres de plantas a través del país y en proporciones aún mayores en la franja fronteriza. Tan sólo en 2001, según la Universidad Obrera, hubo en el país 810 mil despidos, de los cuales 310 mil se dieron en las maquiladoras. Estos despidos han afectado sobre todo a la mujer obrera, que constituye la mayoría de la fuerza de trabajo en las maquiladoras.
La firma del TLC se dio como parte de la ofensiva capitalista a escala mundial detonada por la destrucción contrarrevolucionaria de la URSS en 1991-92, una gigantesca derrota para los trabajadores que dio forma al mundo en el que todavía hoy vivimos. Es un mundo en el que el arrogante imperialismo estadounidense se ve a sí mismo como omnipotente y recorre el planeta misiles en mano confiado en que no va a encontrar ninguna oposición real. En ausencia del poderoso "enemigo común" que los imperialistas de EE.UU., Europa Occidental y Japón veían en la Unión Soviética, las rivalidades económicas entre ellos han pasado a primer plano.
Es como parte de esta competencia furiosa que el imperialismo estadounidense necesita cercar económicamente su "patio trasero" (es decir el México capitalista) para dejar afuera a sus rivales y quedar acreditado como la única potencia imperialista que puede saquear este territorio a voluntad. Para un país atrasado como México, la apertura comercial frente a un país imperialista como EE.UU., con su industria agrícola altamente avanzada y productiva, sólo puede significar una condena a muerte por hambre de miles de campesinos y una profundización aún mayor de la subyugación política y la rapiña económica. Así mismo, la "libre competencia" con EE.UU. exige al capitalismo mexicano un recrudecimiento en su campaña por la "competitividad", que es el eufemismo que usan los portavoces del capital para referirse a su guerra permanente contra los sindicatos y las conquistas obreras. Y es que son precisamente la mano de obra barata y la brutalidad de las condiciones de trabajo permitidas en el México burgués lo que atrae a los voraces capitalistas de EE.UU., España y otros países en busca de ganancias.
Al mismo tiempo, la burguesía mexicana busca desesperadamente complacer a sus amos imperialistas vendiendo la industria nacionalizada a la iniciativa privada. A excepción de la energía eléctrica y el petróleo, prácticamente toda la industria estatal ha desaparecido —Altos Hornos, Concarril, la Fábrica Nacional de Máquinas-Herramientas, etc.—. Todavía está fresca la experiencia de Ferrocarriles Nacionales, que después de la privatización despidió a cuatro quintas partes de sus trabajadores. Más aún, la espantosa crisis de Argentina, un país donde las industrias clave habían sido privatizadas, muestra claramente a dónde lleva el camino que ordena el FMI —¡más del 60 por ciento de la población vive por debajo del nivel oficial de pobreza!—. Como decía un evocativo cartel publicado por el SME: "si privatizar es la cura, ¿por qué Argentina agoniza?"
Los marxistas defendemos a la industria nacionalizada contra la actual embestida privatizadora, que es un intento por elevar la tasa de explotación de los obreros y las ganancias de los capitalistas, especialmente con el pillaje por los imperialistas a través del TLC. Las nacionalizaciones del petróleo y la industria eléctrica fueron un golpe al imperialismo, y estamos por el derecho de los países coloniales y semicoloniales a explotar sus propios recursos naturales. Como explicó Trotsky en "México y el imperialismo británico" (1938) refiriéndose a la expropiación petrolera: "la expropiación es el único medio efectivo para salvaguardar la independencia nacional y las condiciones elementales de la democracia". A fin de cuentas, la única forma de obtener la emancipación frente al imperialismo consiste en la expropiación de toda la burguesía y la construcción de una economía planificada mediante la revolución socialista.
Como tendencia internacional, los espartaquistas nos hemos opuesto desde el principio al TLC, del mismo modo como hoy nos oponemos a su intensificación y a su extensión al resto de América Latina bajo la forma del ALCA. No basta "renegociar" tal o cual cláusula, ¡hay que echarlo abajo! Cuando el tratado empezó a negociarse entre los gobiernos de Carlos Salinas y Bush padre en 1991, las secciones de México, Estados Unidos y Canadá de la Liga Comunista Internacional (LCI) emitimos una declaración internacionalista de oposición al tratado (ver "Alto al TLC, rapiña a México por el imperialismo EE.UU.", Espartaco No. 2). Tomando como punto de partida el interés indivisible del proletariado mundial, la declaración trinacional explica:
"Lejos de ‘liberar’ el comercio a escala internacional, el tratado tiene como meta el establecimiento de un coto de caza privado para la burguesía imperialista estadounidense, sus socios menores canadienses y sus lacayos en la clase dominante mexicana. Ya desde los tiempos de la Primera Guerra Mundial, Lenin señalaba que los estrechos límites del estado-nación capitalista se habían convertido en una traba para el desarrollo de las fuerzas productivas, dando origen a una lucha por una nueva repartición del mundo. Los diversos ‘mercados comunes’ de ningún modo superan esto, sino que intensifican las rivalidades interimperialistas. Nosotros los trotskistas, los comunistas, luchamos por la integración económica del mundo sobre bases socialistas. Pero el TLC es un paso reaccionario hacia la guerra comercial mundial (y de ahí a una guerra armada). El pacto comercial con México es la respuesta del imperialismo estadounidense al IV Reich y a Japón, S.A."
Para luchar contra las privatizaciones y el TLC es necesario movilizar el poder social de la clase obrera: ¡Por movilizaciones obreras para detener el TLC y el ALCA!
¡Por la revolución obrera! ¡Por una federación socialista de las Américas!
La historia del capitalismo latinoamericano ha sido una de constantes oscilaciones entre el proteccionismo populista y la retórica nacionalista, por un lado, y la apertura comercial del "libre mercado" por el otro. Alternativamente, la burguesía de estos países recurre al populismo, temerosa del descontento de las masas, y protege su industria con barreras arancelarias y subsidios. Entonces, bajo la presión política del imperialismo y por su propia ineficacia interna, este modelo fracasa y la burguesía recurre nuevamente al liberalismo del "libre mercado", entregando la economía a los imperialistas, que en pocos años fracasa también al destruir al mercado interno y condenar a las masas a un empobrecimiento aún mayor, y el ciclo vuelve a comenzar. El ascenso de gobernantes burgueses con retórica populista como Chávez en Venezuela y el socialdemócrata Lula en Brasil apunta hacia esto último. Las únicas constantes en esta inhumana rueda de la fortuna son la subyugación frente al imperialismo y la miseria humana de millones de campesinos y trabajadores.
México es un país capitalista atrasado, política y económicamente dependiente de los imperialistas estadounidenses. Ha habido a lo largo de las últimas décadas una inversión masiva de capital imperialista. Esto se ha traducido en un desarrollo desigual y combinado; las condiciones de subyugación ancestrales del campo coexisten con una infraestructura industrial moderna y correspondientemente, con un proletariado urbano joven, poderoso y dinámico. La mayor parte de esas industrias modernas que se han levantado en suelo mexicano no le pertenecen a una burguesía nacional desarrollada correspondientemente, sino al imperialismo extranjero (estadounidense en su mayor parte). Por eso, la burguesía nacional de países como México tiene el control del poder estatal, pero es socialmente débil y está condenada a vivir dependiendo de sus patrones imperialistas, enfrentando al mismo tiempo a un proletariado moderno y poderoso y a una masa de campesinos descontentos en su propio territorio.
A diferencia del viejo campesinado, la clase obrera moderna se encuentra en una relación directa con los medios de producción (y generación de ganancia) más dinámicos y productivos de la sociedad: tiene, pues, el poder social necesario para emprender victoriosamente la lucha por la emancipación de todos los explotados y oprimidos. Así, es este proletariado industrial moderno, resultado de la inversión y de la sed de ganancias del capitalismo, el que puede convertirse en su sepulturero. En última instancia, la burguesía nacional teme mucho más a la movilización de "sus propias" masas, que a sus amos estadounidenses.
Pero si la subordinación de los panistas a los dictados de Estados Unidos es franca y bien conocida, existen otras fuerzas capitalistas de ideología nacionalista que se presentan como una alternativa a esta subyugación descarada y proponen en cambio una subyugación más "digna". Este es el caso del PRD, fundado por viejos dirigentes priístas como Cuauhtémoc Cárdenas en oposición al giro "neoliberal" del PRI en la década de 1980.
Hoy, los funcionarios perredistas conceden medidas mínimas de bienestar social en las entidades que gobiernan (como los subsidios a los adultos mayores de López Obrador en el DF), que en contraste con las medidas descaradamente antipopulares de los panistas (como el incremento del IVA), los hacen parecer amigos de las masas. Este partido nacionalista ha sido desde su origen un polo de atracción para toda la "izquierda" reformista, que sueña con una solución nacionalista burguesa a las reivindicaciones democráticas más candentes. Pero el PRD no es más que un partido burgués comprometido a la perpetuación de la dominación capitalista. Por eso mismo tampoco puede poner en duda la subordinación de México al imperialismo estadounidense.
Esto se ha reflejado explícitamente en la posición del PRD respecto al TLCAN, al que este partido no se opone, limitándose a pedir que su capítulo agrario se renegocie en términos menos desfavorables. Cuando el tratado se firmó en 1991, Cuauhtémoc Cárdenas habló de un fantasioso "tratado alternativo" de libre comercio con el imperialismo que incluyera un "estatuto social" y "normas comunes sobre derechos laborales, sociales y medioambientales" (Canadian Tribune, 21 de enero de 1991). Cárdenas ofrece sus políticas populistas burguesas como una forma más factible de crear una "convergencia de intereses nacionales" con los imperialistas yanquis, ya que "únicamente un gobierno mexicano con...credenciales nacionalistas impecables" puede hacer que la clase obrera acepte "compartir" las consecuencias (Foreign Policy, primavera de 1990). Esta política no es el resultado de una traición encubierta ni de la corrupción de tal o cual dirigente, sino que es la consecuencia lógica e ineludible de su carácter de clase. Pese a que ocasionalmente el PRD utiliza la movilización popular para situarse mejor en su competencia con sus rivales burgueses, este partido ha mostrado sobradamente que está perfectamente dispuesto a reprimir todo intento de los oprimidos de rebelarse contra las injusticias inherentes al capitalismo. Así, el gobierno perredista de la Ciudad de México reprimió sistemáticamente las manifestaciones de la huelga estudiantil de 1999-2000 en defensa de la educación gratuita, trató repetidamente de descarrilarla por medios políticos, y finalmente apoyó el reaccionario "referéndum" que las autoridades universitarias usaron para "justificar" la brutal represión del 6 de febrero, además de mandar a sus propios granaderos en apoyo a la Policía Federal Preventiva para romper la huelga. Fue este gobierno quien ordenó el sangriento desalojo de los residentes de Xochimilco el otoño pasado. Hoy, el gobierno del DF ha llegado al extremo de solicitar la asesoría del cerdo racista Rudolph Giuliani, que como alcalde de Nueva York se hizo famoso por sus medidas policiacas de estado de sitio, incluyendo el famoso caso de Amadou Diallo, un inmigrante africano inocente y desarmado, que murió acribillado con 41 tiros a manos de la policía de Giuliani —¡esto es lo que significa su famosa "tolerancia cero"!—.
Pero si bien a fuerza de macanazos muchos jóvenes activistas han ido perdiendo sus ilusiones en que el PRD burgués pueda actuar directamente como un defensor genuino de los intereses de los oprimidos, en ausencia de un movimiento obrero combativo y prominente, muchos siguen viendo con esperanza a las organizaciones campesinas como el EZLN o los ejidatarios de Atenco para que actúen como un centro del movimiento de resistencia popular. Para ellos, el proletariado no es más que otro sector oprimido, o en todo caso un aliado potencialmente útil. La ausencia de un movimiento obrero combativo que atraiga a los miles de jóvenes que hoy buscan la dirección de los zapatistas subraya el papel reaccionario de las actuales direcciones procapitalistas del movimiento sindical.
En realidad, el campesinado por sí solo no tiene ni el poder social ni el interés objetivo para convertirse en la vanguardia de la emancipación general. Por eso está destinado a seguir políticamente a una de las dos clases fundamentales de la sociedad urbana moderna: el proletariado o la burguesía. En el contexto de una lucha frontal entre la clase obrera y la burguesía, los campesinos pobres pueden ser un aliado importante del proletariado, pero como lo mostró la experiencia de la revolución mexicana de 1910, en ausencia de un proletariado movilizado independientemente, el movimiento campesino está condenado a regresar a la órbita de la política burguesa (ver "Un análisis marxista de la Revolución Mexicana de 1910", Espartaco No. 12). Un ejemplo contemporáneo de esto es la guerrilla del EZLN que a lo largo de su historia, en cada disyuntiva política de relevancia nacional (como las elecciones), ha seguido sistemáticamente la dirección política del PRD. A pesar de sus recientes y justificadas denuncias al PRD por haber votado a favor de la infame "ley [anti]indígena" en el Senado, la estrategia fundamental del EZLN es presionar al gobierno burgués en turno. El EZLN no cuestiona al capitalismo —la raíz de la miseria en la ciudad y en el campo— sino que plantea reformarlo mediante la presión de las masas. Los comunistas llamamos a defender al EZLN y las demás guerrillas izquierdistas del terror estatal burgués, pero también combatimos toda ilusión en que puedan constituir una dirección independiente del movimiento social contra la burguesía.
Una de las bases fundamentales de la economía agrícola de autoconsumo es el ejido. En su cruzada por abrir completamente el campo mexicano a la rapiña imperialista, el gobierno de Salinas aprobó en 1991 la reforma al artículo 27 constitucional que permite a los terratenientes privados comprar, arrendar o enajenar la propiedad ejidal, supuestamente para hacer la tierra más competitiva. Pero la mayor parte de las tierras ejidales son infértiles: laderas rocosas o valles semidesérticos como las "Tierras flacas" descritas en la famosa novela de Agustín Yáñez. La pérdida de estos ejidos priva a sus propietarios de su delgada base de subsistencia, y los condena a una vida de extrema miseria en las ciudades, ya que el dinero que podrían obtener a cambio de sus ejidos apenas alcanza para mantener a una familia por uno o dos meses.
Los comunistas nos oponemos al despojo forzoso de tierras de los campesinos pobres y nos solidarizamos con sus luchas contra los terratenientes y el gobierno, como hicimos cuando el gobierno de Fox pretendía expropiar las tierras ejidales de San Salvador Atenco para construir un aeropuerto. Sin embargo, entendemos que la conservación de las actuales condiciones de la propiedad ejidal no es ninguna panacea. Como escribimos en un volante de julio pasado:
"A diferencia de muchos intelectuales pequeñoburgueses y seudoizquierdistas, nosotros no romantizamos las actuales condiciones de pobreza, aislamiento y atraso del campo mexicano. Queremos que los avances de la tecnología —como educación, tractores, irrigación, comunicaciones, etc.— estén al alcance de la población rural elevando su nivel de comodidad, productividad y cultura. Es imposible llevar esto a cabo dentro del marco del capitalismo: un sistema basado en la producción de ganancias para un puñado de patrones y la miseria de la inmensa mayoría."
—reimpreso en "Atenco: campesinos detienen la expropiación de Fox", Espartaco No. 19, otoño de 2002.
http://www.icl-fi.org/espanol/oldsite/privatizacion.htm
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2015.08.10 13:55 jasonmolina Interesantes reflexiones de Ada Colau.

Ada Colau Ballano.
''Ayer por la mañana una mujer mayor me paró por la calle, llorando, y me explicó que no llega a fin de mes, con una pensión miserable, un hijo en paro y una vivienda social que no alcanza a pagar. El otro día una amiga me preguntó si no podía dar empleo a su marido, camionero, conduciendo algún camión de recogida de la basura. En el colegio de mi hijo, un padre me comentó que lleva cuatro años en el paro y que estaría dispuesto a trabajar de lo que sea. Desde que soy alcaldesa, se han multiplicado las peticiones de empleo: cada día en la calle, por carta, por facebook, hasta por whatsapp y sms.
Aparentemente tengo más poder que nunca, y sin embargo en cierto sentido me siento más impotente: a diferencia del activismo social en el que he estado muchos años, ahora no puedo actuar para dar respuesta a casos individuales. Utilizar el poder que da la alcaldía para resolver casos individuales que acceden a mí por vía personal podría ser considerado clientelismo, incluso tráfico de influencias. Ahora mi tarea (y la del equipo que me acompaña) es cambiar políticas estructurales, como aumentar las políticas sociales (becas comedor, viviendas de alquiler social); o promover políticas de empleo a través de la agencia Barcelona Activa; o aprobar planes de impulso del comercio de proximidad y la economía cooperativa, el turismo sostenible, la rehabilitación urbana y energética, etc. Políticas que estoy segura que ayudarán a crear no sólo empleo, sino empleo de calidad, pero que necesitan varios meses para ponerse en práctica y empezar a mostrar resultados sustantivos.
Quiero aprovechar el altavoz de las redes sociales para deciros que nos vamos a dejar la piel para hacerlo lo más rápido posible, pero que ahora no puedo intervenir en casos individuales, aunque algunos de los que conozco me hagan llorar de rabia e impotencia. Eso sí: os pido que me sigáis interpelando y explicando la realidad, la que realmente importa, la de la vida cotidiana de la gente, la que -ahora y siempre- debe ser la máxima de nuestras prioridades. Miles de personas nos votaron para poner la vida digna de todas las personas en el centro de las políticas públicas, sin excusas. Lo sabemos y lo recordamos cada día, con un profundo sentido de responsabilidad''.
submitted by jasonmolina to podemos [link] [comments]


2015.07.09 15:40 SeDeCom Educación: Evaluación impersonal

En este país desde siempre las evaluaciones personales a los alumnos las ha hecho su profesor, que lo conoce (para bien o para mal). Esto inevitablemente conlleva que los prejuicios (positivos y negativos) del profesor para con su alumno, afecten a su evaluación. La consabida frase "mi profesor me tiene manía" puede ser una excusa o ser cierta, pero en estos tiempos, en realidad, tenemos medios para paliar eso. Además, si un profesor, por el motivo que sea, no consigue que sus alumnos aprendan, será un problema para el siguiente profesor, mucho peor cuando algunos alumnos pasan tres o cuatro años con el mismo profesor. He escrito en otro post, sobre otra propuesta, que en la educación primaria y obligatoria deberían haber más asignaturas orientadas al crecimiento personal del alumno, y que el papel del profesor debería basarse más en fomentar el estudio, en apoyar al alumno y en alentarle más que un simple transmisor entre el libro y el alumno. Citaba en ese post el problema social que enfrenta a alumnos, padres y profesores, los huecos legales, etc... Pero la realidad es que los profesores, como funcionarios que son, aceptan el papel de tutor no ya como maestro, sino como guardia. Y la parte de la enseñanza intelectual pasa por una elección personal, el control de la dirección del centro (también personal) y la eficacia de las inspecciones. Como resultado, aceptémoslo, tenemos profesores buenos y malos. Y a los malos no se les puede echar. Es seguro que todos ellos tienen una gran capacidad de estudio (han aprobado unas oposiciones muy duras) pero eso no significa que sean buenos evaluadores, ni siquiera buenos pedagogos. Mejorar el sistema educativo pasa, claramente, por una reforma estructural desde las bases de nuestro sistema actual, pero por ahora podrían hacerse cosas como la evaluación impersonal. Se trata de ejecutar exámenes diseñados por expertos a nivel nacional, como las pruebas de selectividad, y realizados por los alumnos de forma telemática. Esto puede realizarse anualmente, a fin de curso y sirve para varias cosas. En primer lugar, el profesor podría ser investigado en casos donde el índice de aprobado de sus alumnos sea excepcionalmente bajo. Lo mismo ocurriría con los centros educativos. Los resultados de estos exámenes serían públicos a nivel de centro, pero sólo accesibles al ministerio de educación (o al ámbito del mismo) para profesores. Por último los resultados individuales podrían ser comprobados únicamente por el alumno y/o sus tutores legales. En segundo lugar, el alumno no tendrá una evaluación basada o influida por su nivel de afinidad con el profesorado, para bien ni para mal. El sistema es perfectamente practicable, lo hemos visto durante años en la selectividad, y ahora posiblemente en las reválidas. Pero ojo, esto no tiene nada que ver con las reválidas, ya que en primer lugar no se trataría de un examen de 300 preguntas, sino algo más modesto, un examen de dos horas de duración. Es cierto que no se puede comprimir un año en un examen de dos horas, pero tampoco en uno de cinco. Existiría también examen de convocatoria extraordinaria para recuperar y otro anterior para alumnos que no hayan podido asistir al primero por causas justificadas. Evidentemente no aconsejo este sistema para niños de primaria, cuya evolución real no se puede sintetizar en un examen puramente académico, si bien podría efectuarse una versión similar para estos niños, pero sin poder de evaluación, sino como una referencia para los centros, profesores y padres, para poder detectar, prevenir o minimizar problemas de aprendizaje en algunos centros, con algunos profesores y también con algunos alumnos, así como alumnos que podrían estar por debajo de sus capacidades reales. Por supuesto, esta medida no sería bienvenida por el profesorado, al menos por el subconjunto de aquellos profesores que van a ganarse su sueldo al colegio, pero que el futuro de cada niño no les preocupa demasiado. Admitámoslo, mientras la evaluación de los alumnos sea personal y subjetiva, no podemos aspirar a una meritocracia.
submitted by SeDeCom to podemos [link] [comments]


2015.05.13 22:10 qryq Origen y presente del socialismo

El socialismo está siempre en adecuación y adaptación porque el capitalismo, su enemigo mortal, se adapta y adecua permanentemente. La lucha de clases es movimiento continuo a partir de las contradicciones sustanciales del capitalismo, lo que hace que la teoría socialista deba (re)crearse, descubrir e integrar los brotes que emergen de las raíces y las vivifican. Por eso, está condenada al fracaso cualquier definición cerrada, fija, dogmática del socialismo. La lucha de clases es la que impulsa con sus lecciones prácticas el enriquecimiento teórico del socialismo.
La lucha de clases mundial es la que enfrenta en todo momento, de una forma u otra, pública o soterradamente a la minoría capitalista con la humanidad trabajadora, el capital con el trabajo. La lucha de clases particular, local, es la que se libra en cada pueblo, en cada nación o región del planeta entre las burguesías y los pueblos trabajadores de esos lugares. No puede existir una sin otra porque son formas de la misma esencia. El socialismo es la fusión de estas dos expresiones de la unidad: la mundial y general, y la nacional y local. Unidad que se reaviva al desarrollar formas nuevas en la historia del capitalismo desde el siglo XV hasta ahora: mercantil y comercial, industrial y bancario, financiero e imperialista, imperialista y especulativo en la actualidad. En lo relacionado con el avance teórico-político, podemos discernir cinco fases:
La primera es la presocialista, con sus luchas heroicas y dignas de mujeres, pueblos esclavizados, campesinos, artesanos y trabajadores urbanos. Sus resistencias se reflejan mal que bien pese a censuras, represiones y mentiras, en sus mitos, religiones, tradiciones y culturas populares. Valores y principios éticos con contenidos emancipadores básicos que se enfrentaron a la opresión e injusticia. Pero a la vez, al final de esta fase del pensamiento burgués, crea los argumentos fundamentales contra los que va a tenerse que enfrentarse el socialismo hasta nuestros días: la economía política clásica, la filosofía kantiana, el eurocentrismo, la tesis del contrato social y de los derechos humanos burgueses, el feroz indivudualismo maltusiano y la sociología como <> antisocialista. Las revoluciones de 1848 marcan el declive de esta fase, que es definitivo con la derrota de la Comuna de París en 1871.
La segunda fase tiene una de sus fundamentales expresiones teóricas en el Manifiesto Comunista de 1848, en donde se critican varios <>; <> que se dividen en feudal, pequeñoburgués, y alemán o "verdadero"; el <>; y el <>. En el Manifiesto aparece una de las características fundamentales del socialismo: la planificación estatal de la eocnomía con una programación estratégica. En esta fase avanza teóricamente en el Mensaje del Comité Central a la Liga de los Comunistas de 1850. El 18 Brumario...de 1852, etc., que marcan un hito y que junto a la Grundrisse que empieza a redactarse en 1857-58 y a la contribución a la crítica de la Economía Política de 1859, van sentado las bases de logros posteriores.
La complejidad de la estructura de clases, del Estado, de la política, de las luchas nacionales y anticoloniales, etc., es desmenuzada analíticamente en numerosos textos de esta segunda fase que no podemos reseñar ahora, excepto parta explicar cómo en este período surge una respuesta capitalista a la crisis de poder que, con el tiempo, derivará en el nazifascismo. La crisis sociopolítica en el Estado francés es resuelta por su clase dominante con el recurso del bonapartismo, forma autoritaria del gobierno basada en una potente burocracia estatal en manos de un caudillo o dictador que cuenta con algún apoyo de masas reaccionarias. Las iniciales críticas a la burocracia estatal de la primera fase del socialismo se amplían y enriquecen ahora mediante la crítica del bonapartismo.
La tercera parte se inicia con la creación de la I Internacional de 1866-76 y el libro I de El Capital, de 1867, al que seguirá la Crítica del Programa de Götha en 1875, el Anti-Dühring de 1878, La Mujer y el Socialismo de 1879, El origen de la familia... de 1884, la Crítica del Programa de Erfart de 1891, la primera edición inglesa Del Socialismo utópico al socialismo científico, de 1892, por citar algunos textos. Empiezan a tomar formas algunas cuestiones centrales pero aún poco definidas sobre cómo podrá ser la sociedad socialista futura y luego la comunista. También se fortalece la conciencia del poder alienador e integrador del capitalismo, entre otras cosas, gracias a las sobreganancias colonialistas y de nación opresora, al fetichismo, etc., como se demostrará.
La derrota de la Comuna de 1871, la Gran Depresión de 1873-95, la II Internacional de 1889, las leyes antisocialistas de 1878-90 y otras más, la oleada de luchas de 1905, las luchas anticoloniales y la revolución mexicana de 1910, las contradicciones interimperialistas y la guerra de 1914 son momentos que marcan el auge, la crisis y el hundimiento de sta fase que deja decisivas lecciones para el socialismo, entre ellas la definitiva formulación teórica del reformismo por un lado, y por el otro, la también definitiva formulación del ideario burgués más reaccionario después del nazifascismo: la teoría marginalista o economía vulgar, padre del neoliberalismo, y la sociología como >ciencia social>> de los imperialismos.
La cuarta fase comienza con la guerra de 1914 y la bancarrota de la II Internacional, y se simboliza en la revolución bolchevique de 1917, fase que aporta lecciones totalmente vigentes pese a la implosión de la URSS en 1991. En el tema de la concrección del socialismo hay apaortaciones decisivas: en 1917 Lenin publica El Estado y la revolución en donde, entre otras muchas cosas, muestra que el socialismo es la antesala del comunismo o la primera etapa limitada e imperfecta del comunismo pleno. El Estado burgués debe ser destruido y debe crearse un Estado obrero sostenido en el poder de los soviets, de los consejos obreros y populares, y en la más profunda democracia socialista que devuelva la libertad a las mujeres y a los pueblos oprimidos. Además, el avance al socialismo se librará luchando a vida o muerte contra el imperialismo por lo que ha de ser una lucha internacional y a la vez de liberación nacional. Por esto hay que crear la III Internacional en 1919 porque, entre otras muchas razones, el tránsito al socialismo puede se derrotado reinstaurándose el peor capitalismo.
Venimos insistiendo en el que enriquecimiento teórico del socialismo y su misma definición va unida desde la década de 1840 a los vaivenes, derrotas y victorias de la lucha de clases mundial, y la fase cuarta lo confirmará de manera irrefutable. Los extraordiariamente ricos debates de esta época son incomprensibles si olvidamos la extraordinaria brutalidad del capitalismo mundial multiplicada desde entonces hasta ahora, ferocidad negada por la historiografía burguesa.
La teoría del imperialismo; del Estado; de la cuestión nacional; de la dialéctica; de la burocracia; de la cultura socialista, de la familia y de la pedagogía; de la libertad sexual; de las identidades de fondo entre los dilemas <> de 1915 y <> de 1919, de la economía social y cooperativa dentro de la planificación estatal, de la incompatibilidad entre mercado y socialismo, del capitalismo de Estado bajo la democracia socialista, de la extinción del valor y del dinero; de la socioecología en el socialismo; del pueblo en armas y de la extinción del derecho; de las relaciones con potencias imperialistas; del sindicalismo rojo, de la estabilización o crisis del capitalismo y el fascismo; del materialismo histórico y la marcha dialética y abierta o mecánica y cerrada de los pueblos del mundo al socialismo; de la valía de los textos <> del marxismo, las purgas y la ética socialista... esto y más llegará hasta niveles extremos en la Gran Crisis de 1929 que sólo acabará parcialmente en 1945, hasta concluirlo en 1991.
El Manifiesto Comunista criticó los <> del momento. A finales del siglo XIX crecen diversos reformismos que a partir de 1914 defenderá a muerte al capitalismo en nombre del <>. Las terribles condiciones internas y externas que casi asfixian a la URSS facilitan su burocratización desde finales de la década de 1920, lo que fuerza la aparición de socialismos que reclamándose del marxismo llegan a enfrentarse entre sí durante una falsa "guerra fría" que en realidad fueron y siguen siendo múltiples guerras calientes con millones de víctimas desconocidas.
Guerras provocadas por el capital y los imperialismos, que endurece su contraofensiva contra el socialismo en cualquiera de sus expresiones para descargar sobre la humanidad trabajadora los costos de la Crisis que estalla a finales de 1960 y se agrava en 1973. El final de la cuarta fase del socialismo en 1991 se precipita bajo estas agresiones totales que dan un salto con el neoliberalismo y el ataque a los derechos y conquistas sociales, ataque devastador contra la identidad trabajadora, remilitarización imperialista, desregulación financiero-especulativa, ideología individualista extrema, negación de la lógica de la historia y reactivación planificada de irracionalismos, esquilmación de la naturaleza, privatización del conocimiento y de la vida, sobreexplotación de la mujer, nueva esclavización de la infancia...
La quinta fase comenzó en medio de la derrota de un socialismo que había dejarlo de serlo aunque conservaba restos de las conquistas innegables de su esplendor perdido, logros que hay que actualizar porque son imprescindibles ahora y mañana. Pero a la vez y muy significativamente, esta derrota no hacía sino confirmar la razón teórica básica del socialismo crítico y dialéctico, el que no había claudicado a los sucesivos cantos de sirenas de la II Internacional, de la burocracia stalinista, de la sociedad postindustrial y del eurocomunismos de los ´70 y ´80; de la <> socioliberal, de las modas post, de la artificialidad vacua del negrismo y de los múltiples sujetos asilados que se aglomeran en la multitud del 2000; del fin del trabajo y de la nueva economía cognitiva, del populismo de los significados vacíos, del proletario extinto sustituido por la gente, la ciudadanía, los de abajo, por ese 99% opuesto al 1% que no expresa cualidad social alguna sino pobre cuantificación sin sustancia.
Cada final de la fase socialista ha conllevado un desplome de los dogmas plomizos ya obsoletos y la recuperación de las ideologías burguesas elaboradas en las antagónicas fases capitalistas. Resurgen así como nuevos argumentos las clásicas luchas teóricas y filosóficas ya existentes en la segunda mitad del siglo XIX. La diferencia actual es que el socialismo crítico ha conservado y está actualizando los fundamentos teóricos que explican las contradicciones capitalistas y que sustentan la estrategia comunista. Se agudiza y radicaliza la unidad y lucha de contrarios teóricos irreconciliables en medio de la Gran Depresión del siglo XXI que tiene una gravedad cualitativamente superior a todas las crisis anteriores. La fuerza teórica del socialismo dialéctico y crítico aparece ahora en toda potencia revolucionaria porque es durante las crisis cuando se demuestra la certeza o incerteza de las teorías.
El socialismo, el marxismo, ha elaborado una crítica del capitalismo en la demostración de que los capitales individuales se centralizan y concentran en cada vez menos grandes corporaciones, en que este proceso va unido al aumento de las masas de capital dedicadas a nuevas máquinas y tecnología, aumentando así la composición orgánica del capital; esto hace que la tasa media de beneficio tienda a la baja, lo que obliga a los capitales a aplicar contratendencias que faciliten sus recuperación; todo lo anterior hace que aumente la proletarización social y que se socialice aún más la producción. Todo ello hace que si bien aislada e individualmente algunos capitalistas buscan racionalizar su negocio particular no tenga más remedio que, por un lado, despedazarse, comerse unos a otros; por otro lado, explotar a la clase obrera; además intentar monopolizar la ciencia para que no se beneficien otros capitalistas y muchjo menos los pueblos y Estados rebeldes; y por último maximizar la destrución de la naturaleza sin reparar en desastres a medio plazo.
Resulta así que la enana racionalidad parcial se convierte en incontrolable irracionalidad global. Cada vez menos burgueses se apropian de mayor parte de la producción social, multiplicando la riqueza del capital y la pobreza relativa y absoluta del trabajo. Al reducirse la capacidad de compra del pueblo, aumentan las mercancías que no se venden y los empresarios tienen que gastar más en marketing, sector servicios y préstamos, pero también deben ralentizar durante un tiempo la innovación tecnocientífica. Pero si la economía productiva, el capital industrial no recupera su rentabilidad, entonces la burguesía invierte los capitales sobrantes en negocios fáciles, finanzas especulativas de riesgo, economía sumergida e ilegal, surgiendo así burbujas cargadas de deudas impagables que estallan masificando la ruina y enriqueciendo a la minoría.
Como se invierte poco en industria, se va acumulando un potencial productivo y científico que no se activa porque el capitalismo no puede dar salida a las mercancias que se amontonan en los escaparates ante un pueblo que sufre carencias y penurias. Tarde o temprano, tantas contradicciones golpean la conciencia alienada de las masas, partes de las cuales giran a la izquierda, otras a la derecha, permaneciendo un sector pasivo e indeciso. Llegado ese momento, es decisiva la existencia de organizaciones socialistas y comunistas. La burguesía endurece el control sociopolítico y reduce las libertades: su Estado se prepara para mayores represiones. La lucha de clases se encrespa. En 2007 las crisis que se venía fraguando desde hacía tiempo entró en su <>, confirmándose de nuevo la teoría marxista pero de manera más grave e inquietante. El socialismo tiene razón: el futuro será comunista o no será.
submitted by qryq to podemos [link] [comments]


2015.03.24 13:24 qryq El Estado Islámico (1)

Origen del Estado Islámico
El mundo empieza a mirar seriamente al Estado Islámico (EI) en junio de 2014, cuando aparentemente de manera no previsible para Occidente, toma Mosul, la segunda ciudad de Irak, con más de un millón de habitantes y al día siguiente Tikrit, la emblemática ciudad de nacimiento de Saddam Hussein. Estos hechos cambian la perspectiva del EI ya que ahora maneja enclaves muy importantes, lo cual le otorga otro status, es la autoridad local e impone La Sharia en Mosul y Tikrit, ejecuta musulmanes chiítas y de otras tendencias, mientras que a los cristianos les da la opción de aceptar la autoridad y pagar impuestos, además recolectar gran armamento del ejército iraquí, el cual le fue previamente entregado por Estados Unidos como parte de la estrategia de la salida de Irak.
En estos nueve meses, el Estado Islámico ha tomado otras ciudades importantes y controlado un territorio de 200.000 kilómetros cuadrados, apenas un poco menor que Inglaterra o Ecuador, su presupuesto aproximado es de 2.300 millones de dólares, sus militantes fluctúan entre 30 y 50 mil hombres y en su territorio viven alrededor de 6 millones de personas.
El origen del Estado Islámico está en la organización Jam´at al-Tawhid wal-Yihad (Grupo de monoteísmo y Yihad) o JTJ, fundada en 1999 por Abu Musab al-Zarqawi aliándose a Al Qaeda, jura fidelidad a Osama Bin Laden y se convierte en Al Qaeda en Irak, cambando el nombre de su organización a Tazim Qaidat al Yihad fi Bilad al-Rafidayn, que significa <>.
Uno de sus altos militares, Abu Bakr al-Baghdadi, fue hecho prisionero, aparentemente durante 4 años, en el campo de prisioneros "Camp Bucca". Para 2011 Estados Unidos retira sus últimas tropas de Irak, para entonces el régimen Chiíta de Nuri al-Maliki ya depuró el ejército, extirpando de él al personal chiíta en un proceso llevado a cabo desde 2006. Este contexto deja el terreno abierto para una guerra civil en Irak. Para ese entonces, el movimiento de Al-Zarqawi seguía creciendo y ya se autodefinía como "Estado Islámico de Irak".
La evolución de los conflictos en Oriente Medio en torno a la Primavera Árabe en contra en los dictadores de la región, cambió el escenario para Al-Qaeda y su brazo en Irak. Al-Zarqawi ordena en octubre de 2013 desbandar el EI de Irak y que sus hombres se integren al Frente Al-Nurra en Siria, un grupo rebelde en lucha contra el régimen de Bashar Al-Assad. Aquí aparece Al-Baghdadi, quien se niega a ello, rompe con Al-Qaeda y se decide con su movimiento a crear un Califato en esa región. Allí nace el denominado en inglés ISIL o ISIS, las siglas corresponden a <> o <>.
Lo que Representa el Estado Islámico (EI) para el Mundo Musulmán
Hay un hecho que en Occidente ha pasado desapercibido, pero que es rescatado en un artículo de Graeme Wood, escrito en "The Atlántic" en marzo pasado. Wood realiza un estupendo trabajo que vale la pena leer completo, retomando aspectos internos del Islam y que explican parte de los comportamientos del EI y de las reacciones del mundo Islámico ante su presencia.
Tomaremos algunas ideas de este extenso artículo para profundizar en la lógica islamista y comprender mejor las acciones del EI. De acuerdo a las tradiciones musulmanas más conservadoras desde el 3 de marzo de 1923 en que Mustafa Kemal Ataturk, el gran padre de la República de Turquía, mediante votación de la Asamblea sentenció la desaparición del Califato Otomano y selló el destino de su nación enfilándola hacia Occidente, suprimienrdo el uso del alfabeto árabe y utilizando a partir de allí el abecedario occidental.
Para el mundo musulmán este hecho no tiene precedentes, pues desde los tiempos de Mahoma (S. VII) siempre existió un Califa y un Califato, incluso varios paralelos que rivalizaban en legitimidad e importancia. ¿Por qué es importante un Califa y un Califato para el mundo Islámico? La respuesta es contundente y explica por qué Ataturk, un hombre formado en Europa y cuyo palacio de Folmabahce, de corte europeo y uno de los más hermosos que exiten, tomó la opción de abolir el Califato Otomano.
En un Califato la máxima autoridad es el Califa, quien es a la vez la autoridad política y religiosa, se trata de un Estado confesional musulmán, donde la ley que se aplica es La Sharia, que es la antigua ley emanada por Mahoma en el siglo VII, que contiene aspectos incomprensibles para nuestro tiempo. Vamos a citar algunos, pero primero hay que recordar que a diferencia de la Biblia, el Corán es un cuerpo legislativo que contiene todo el marco legal y jurídico que debe respetar un musulmán, esto en el conjunto de leyes que abarcan todos los espacios de la vida individual y social, desde leyes para la familia, como Derecho Civil, Penal, Constitucional, Relaciones Exteriores e incluso Derecho Económico y Financiero.
Un Califa debe aplicar la Sharia en su territorio y ello implica sanciones como mutilaciones, lapidaciones, amputaciones (por robo se corta la mano), "takfir" (excomunión), ejecuciones, crucifixión, latigazos, expulsión del Califato e incluso la esclavitud. Los crímenes individuales más duramente penados son la apostasía, el robo, el adulterio, los juegos de azar, el consumo, venta o distribución de alcohol o drogas, afeitarse la barba, votar en una elección, usar ropas occidentales, no realizar los ayunos, las oraciones diarias o no hacer la peregrinación, al menos una vez, a la Meca, entre muchas otras.
A nivel del Estado, existen también leyes que son intolerables hoy en día y que explican en parte el comportamiento del EI. Por ejemplo, no se pueden enviar embajadores ni reconocer a otros países o reyes o presidentes, pues eso es desconocer que la única autoridad es Alá. El Califato debe de estar en estado de guerra permanente, debe realizar la Yihad al menos una vez al año contra sus vecinos y el tiempo máximo que puede estar en paz en una de sus fronteras es 10 años. Por ejemplo, en septiembre de 2014, el vocero principal del EI, Sheikh Abu Muhammad al-Adnani decía a los musulmanes que viven en Francia o Canadá que debía aplastar la cabeza de un infiel contra las rocas, que deben envenenar el agua, aplastarlos con sus autos, destruir sus cultivos, envenenarlos...
Siguiendo con Wood, hay algo más por lo que la institución de un Califato por el EI tiene importancia trascendental en el mundo Islámico: todo musulmán antes de morir debe prometer lealtad al Califa, morir sin hacerlo es "Jahil" (haber vivido como íncredulo, ignorante). De ahí se comprende que musulmanes de todas partes del mundo, incluidos Norteamércia, Europa y Australia, viajen a Mosul a prometer lealtad a Al-Baghdadi. Aún más, esa autoridad de Al-Baghdadi resulta incuestionable en el mundo musulmán , porque él pertenece a la tribu de los Quraish, que es la tribu que tenía el poder en la Meca y de la cual proviene Mahoma, según las tradiciones islámicas, sólo los pertenecientes a esa tribu tienen la potestad y autoridad para ejercer como Califas, es decir, como la máxima autoridad política y religiosa del Islma.
En este contexto, todos los musulmanes que nacieron a partir de 1923 y no juraron lealtad a un Califa, porque sencillamente no existían Califas, murieron impíos, sin haber cumplido los preceptos de su religión. Este es el vacío que Al-Baghdadi viene a llenar, por eso el Califato y el mismo en persona, revisten gran trascendencia para el mundo Islámico.
 CONTINUARÁ... 
submitted by qryq to podemos [link] [comments]


2015.03.10 13:13 anarxy_XXX Razones para la igualdad de genero con exposicion cientifica, opinión personal.

Esto no lo he escrito ahora, pero quiero compartirlo se hunda o no ahi queda
e aunque los que escribimos sea mejor o peor y seamos seres empaticos por naturaleza, en mi caso muchas no puedo hablar demasiado debido a mi heterosexualidad, por ejemplo, la cual me impide sentir como si fuera mío el deseo hacia mi propio sexo; pero eso no quita que sea una defensora de tal derecho, pues aunque no lo entienda, se que cada cual es como es, y que independiente al género, son personas igual de válidas que otro cualquiera, que para ser malo o bueno, equilibrado o no, no obedece al sexo al que pertenezca si no a la calidad de persona que sea.
Y es que me parece tan injusto que se defenestre a las personas, por lo que siente o en su intimidad hace o disfruta, que no puede quedar indiferente en mis hilos o escritos que dejo dispersos en la plaza.** Históricamente el sufrimiento de estas personas ha sido tan brutal al equivalente al genocidio del holocausto, y los castigos tan crueles y desmedidos por el mero hecho de ser diferentes que diré abiertamente que al pensar en ello, siento una pena infinita por la humanidad.** No obstante hoy no voy a hacer esa entrada, sin antes escribir si es posible una diferencia con base científica que sirva para humillar, rebajar o excluir a acorde al género., cuidado con el matiz sobre las diferencias,** la pregunta es si las diferencias invalidan a las personas por su genero**
Todos los seres pese a su sexualidad somos igual de válidos Existe una gran controversia sobre el tema del dimorfismo cerebral; por la parte que me toca abogar por el género humano, más que por el sexo que el azar decidió para mi, pues está en mi creencia que no hay limitaciones en el pensamiento más que los listones que te pone la vida. Al igual que asumo mis limitaciones en cualquier ámbito soy consciente de las diferencias entre hombre y mujer, al igual que lo soy con el resto de humanos donde se que existen, gente más fuerte o débil, más lista o tonta, más guapa o fea, o mas adinerada o más pobre, pero no se trata de competencias, porque no es un carrera hacia un puesto, si no de la justa recompensa de cualquier ser humano a buscar su puesto mediante el trabajo y el esfuerzo, para aprender a reconocer los valores individuales, y ver los pensamientos como el producto de un cúmulo de voluntades hacia la apertura del conocimiento, y no como roles biológicos que coartaran las posibilidades y argumentan la línea divisoria ya existente que provoca la mentalidad machista o feminista; si no es para ver en el contraste el complemento, para así aprender a potenciar nuestras actitudes, y reconocernos primero como ser, y después como integrante de una sociedad que aporta lo mejor de si mismo sea del sexo que proceda, dejando esto último a beneficio intimo de cada quien y causa individual de gozo.
Tengo que decir que la historia demuestra en su trayectoria multitud de vejaciones hacia el sexo femeninoy/o homesexual, y que esta diferencia que se hace alusión sobre una base científica, por lo general, sirve y es la causa de que no estemos en los puestos relevantes salvo casos puntuales o que paradojicamente apoyen politicas restrictivas, o conservadoras moralistas . Ppero no se trata de elevar por encima la mujer lo que persigue esta entrada, ni siquiera la igualdad porque ésta no existe en ningún ámbito, si no la igualdad referida como género humano donde como grupo nos complementamos con nuestras habilidades personales. Sobre todo comprender que más allá del sexo y sus estadísticas, todos somos personas donde las diferencias se hacen complementos y los roles no sean imposiciones, si no fruto individual de sus capacidades, con el mismo valor en todas las escalas a nivel social e intelectua
HISTORIA DE LA LATERIZACIÓN CEREBRAL A través de varios estudios científicos, se ha comprobado la necesidad diferenciada de sexos como fin reproductivo, siendo este tras algunos incisos sobre lo que apoya, tal dimorfismo, pues no es cierto que haya asimetría morfológica entre los hemisferios. No hay pruebas concluyentes fehacientes. Sólo hay docenas de observaciones contradictorias. A veces se publica que hay asimetría morfológica, y a veces que no. Lo único que ha sido comprobado, es a nivel reproductivo, siendo las hormonas las causantes de tal diferenciación, sin interferir en la capacidad de inteligencia, y por ende, en el cociente intelectual.
La inteligencia ha sido un factor fundamental para clasificar a las personas y justificar su posición social. Los modos de medirla han ido variando con el tiempo. Así, en el siglo XIX Se la evaluaba en función del tamaño del cráneo y del volumen del cerebro. Durante el siglo XX se modificó el método, empezando a aplicarse los tests de inteligencia. Lo que subyace a estas técnicas, según S. J. Gould, es el planteamiento erróneo de que la inteligencia es propiamente una entidad, una cosa unitaria.
Una vez rectificada la inteligencia, se comete una segunda falacia, explica el autor, que consiste en establecer una gradación numérica. De este modo, a cada individuo se le adjudica un número y se lo coloca en un lugar de la escala. Este procedimiento lleva siempre a descubrir que los grupos humanos (razas, clases o sexos)oprimidos y menos favorecidos son naturalmente inferiores y deben ocupar esa posición. Se concibe, entonces, la inteligencia como algo separado, medible, hereditario y, como tal, innato. Continuamos tratando aquí, por tanto, con planteamientos biologistas.
CRANOMETRÍA (medición del cráneo )
En el siglo XIX, como acabamos de señalar, se llevaron a cabo una serie de mediciones para calcular el grado de inteligencia de distintos grupos humanos. En estas investigaciones destacó P. Broca, con el que la craneometría se fue convirtiendo en una ciencia rigurosa y respetable. Según esta supuesta ciencia, el tamaño del cráneo y, con él, el del cerebro, estaba directamente relacionado con el nivel de inteligencia de cada persona.
Broca se documentó muy bien acerca de la diferencia de tamaño entre el cerebro masculino y el femenino, llegando a la conclusión de que el segundo era notablemente más pequeño. Era consciente de que había que tener en cuenta que los varones tenían en general un mayor tamaño corporal que las mujeres, pero, según decía, era evidente que éstas eran menos inteligentes. Por tanto, la distinta constitución física de las mujeres respecto de los hombres por sí sola no podía dar cuenta de las variaciones en el tamaño del cerebro. Sin embargo, Broca sí consideró el correctivo de la talla para mostrar que los alemanes no eran superiores G. Le Bon, psicologo francés discípulo de Broca, fue especialmente misógino, elitista y racista.
Según sus estudios, el volumen del cerebro de una mujer de raza blanca era semejante al de un varón negro. Los deterministas biológicos tienden a adjudicar rasgos semejantes a los diversos grupos humanos que consideran inferiores, justificando con ello que sus miembros ocupen escalafones bajos en la sociedad. Lo que llama la atención especialmente es que Le Bon, en su estudio de las civilizaciones y de las razas, que publica en 1894, llega incluso a reconocer que si los hombres tienen unas dotes intelectuales superiores a las de las mujeres, ello se debe a que han recibido educación y, posteriormente, se han ido transmitiendo hereditariamente de varón a varón estos avances adquiridos gracias a la instrucción. De ahí que en las razas inferiores las diferencias de tamaño entre cerebros según el sexo sean poco importantes. Esto se explica además porque en estos grupos las mujeres comparten los trabajos de los hombres, lo cual aumenta el volumen de sus cerebros y, con ello, su inteligencia. La mujer de raza blanca recibe, sin embargo, una educación que en lugar de desarrollar su inteligencia, la restringe. Pero esto ha de continuar siendo sí, afirma el científico, pues de lo contrario se pone en peligro la estabilidad social.
Los datos recogidos por estos científicos eran interpretados según sus creencias y conveniencias, pues si hubieran introducido los correctivos necesarios, ni siquiera hubieran podido afirmar con fundamento que el cerebro de los hombres es mayor que el de las mujeres.
Una muestra de que existió un gran sesgo en la valoración de esos datos lo tenemos en las conclusiones que sacó de ellos María Montessori, quien apoyó muchas de las tesis de Broca, pero no aceptaba las que se referían a la menor inteligencia de las mujeres. Según los cálculos hechos por ella, para los que tuvo en cuenta ciertos correctivos, los cerebros femeninos eran un poco mayores que los masculinos, por lo que afirmaba que las mujeres eran intelectualmente superiores a los hombres, que habían prevalecido únicamente por su fuerza física. De este modo, Montessori, al igual que los otros estudiosos, llegó a las conclusiones más acordes con sus propios deseos.
TEORIA DE LA LATERIZACIÓN HEMISFÉRICA Además de investigar el volumen del cerebro en función del sexo, Broca localizó el centro del lenguaje en el hemisferio izquierdo, dando lugar con ello a posteriores estudios sobre la localización de las diferentes aptitudes. Se empezó a hablar entonces de dominancia hemisférica y de lateralización haciendo referencia a este fenómeno. Los nuevos descubrimientos que fueron apareciendo ya en el siglo XX iban mostrando que el cerebro del varón estaba más lateralizado que el de la mujer. Teniendo en cuenta que el fenómeno de la asimetría entre los dos hemisferios no se daba en los animales, se concluyó que el hombre estaba más evolucionado en ese sentido que las mujeres y que, por lo tanto, ejecutaba mejor las tareas intelectuales.Se calificó el hemisferio izquierdo como racional y consciente y el derecho como emocional e intuitivo.Considerando que la conexión entre ambos era mayor en las mujeres que en los varones, se dijo que éstas eran más irracionales, pues la parte emocional de su cerebro impregnaba la racional. También durante el pasado siglo se llevaron a cabo investigaciones científicas que se centraban en las hormonas como responsables de estas diferencias. Las hormonas, se afirmó entonces, en diversos momentos del desarrollo del feto, masculinizan o feminizan el cerebro. El neuroendocrinólogo S. Goldberg en su obra "La inevitabilidad del patriarcado", publicada por primera vez en 1974, explica que los hombres muestran desde muy pronto una fuerte tendencia agresiva y dominante y sitúa la causa de este fenómeno en la hormona propiamente masculina, es decir, en la testosterona. De este modo, el patriarcado se convierte en una estructura natural e inevitable en cualquier tipo de sociedad humana. El sexo en la sociedad es, para los deterministas biológicos que estamos viendo no sólo inevitable, pues las hormonas así lo ordenan, sino también socialmente funcional, como demuestra la cita de Le Bon En la actualidad las investigaciones científicas parecen apuntar que, efectivamente, el cerebro es fuertemente influido por las hormonas sexuales (estrógenos y andrógenos) durante el período de gestación, lo que determina su estructura. De ahí, se afirma, que hombres y mujeres presenten diversas aptitudes. En este sentido, es ya un tópico señalar que las mujeres poseen más fluidez verbal que los varones, mientras que éstos son más aptos para determinadas tareas espaciales. No se detectan diferencias en el nivel de inteligencia global, simplemente hombres y mujeres resuelven los problemas de distinta manera y activan zonas diversas del cerebro para realizar una misma función. (*) Un articulo complementario del que extraigo un trocito: enlace *Cita TEXTUAL: --Para especies como la nuestra, en la que la única forma de reproducción es la sexual, la selección por sexos ha generado dimorfismo sexual; cada individuo para reproducirse debe ser macho o hembra. La diferenciación sexual es el proceso mediante el que los individuos desarrollan un cuerpo, sistema nervioso y conducta masculina o femenina. Aunque el cerebro sea un órgano sexualizado, ello no implica que un tipo de organización cerebral sea mejor que el otro, ni que el sexo sea usado como criterio fundamental per se para determinadas opciones profesionales y ocupacionales * No me cabe entero el estudio de un neurologo , pero lo dejare en un comentario abajo...
pero viene a concluir que
Señalando el matiz, que las diferencias son existentes como fines reproductivos y acercamiento y relación sexual.

- opinion.

cualquier diferenciación de los cerebros en base a la inteligencia en cada género, solo es un argumento más para establecer la linea divisoria entre sexos a lo largo de una penosa historia; no solo las mujeres lucharon, evidentemente, el libre pensamiento, la cultura, una sociedad completa...y no, no creo en las diferencias pese a los dimorfismos cerebrales, porque hombres y mujeres juntos lucharon para conseguir lo que hoy disfrutamos mujeres como yo, tanto monta, monta tanto, unos como otros.. Los dimorfismos cerebrales son tan solo válidos para el tratamiento médico en disfunciones sexuales u otros campos de la medicina. Lo único que se demuestra es que en la opción de como resolver un teroema, o ejecutar una acción , pese a que usara diferentes habilidades o su lógica discurriera cerebralmente para realizarlo vías diferentes, el resultado sería el mismo. Pero esto es una tontería también si lo pensamos pues si ya de principio cada ser humano tiene una habilidad y una perspectiva de ver la vida y hacer la cosas, dependerá más de la destreza o habilidades aprendidas y su capacidad individual como ser humano.
Lo único que se ha demostrado fuera de las diferencias de género que aumenta la capacidad intelectual, es la cultura y progresivo aprendizaje de la vida, entorno y demás Hombres, mujeres y homosexuales tenemos las mismas capacidades, la misma inteligencia, y la misma validez. Mientras convivamos con una palabra que tan solo marca la diferenciación como animales inteligentes y sociales que somos, con esa palabra impresa en nuestro cerebro, que se llama respeto y que tan solo dibuja un horizonte llamado libertad , amor. tolerancia, cultura y sobre todo procurar hacer más felices a quienes nos rodean intentando ser cada día mejor persona, sea hombre, mujer u homosexual. Nuestras diferencias nos complementan y son necesarias, pero la igualdad humana en el sentido de validez humana y o inteligencia jamás podrá medirse por el género si no por la capacidad, habilidades o inteligencia de cada individuo. El idiota lo será toda la vida independiente que sea hombre, mujer, o gay . Podrán ser buenos padres quienes sean capaces de educar a sus hijos y comprenderlos, independiente si la figura es paterna o materna o asexual , u homosexual. Amar, soñar, llorar, sentir, crecer,leer y cualquier acto humano que nunca nadie se olvide atañe a toda la humanidad y en eso exactamente somos igual de humanos.
submitted by anarxy_XXX to podemos [link] [comments]


2014.11.04 17:07 PodemosDisruptivo MANIFIESTO DISRUPTIVO PARA PODEMOS EDUCACIÓN (ANEXO 1)

(Anexo 1 del Manifiesto Disruptivo Podemos Educación) http://es.reddit.com/podemos/comments/2l69hl/manifiesto_disruptivo_para_podemos_educación/
Con el fin de que se entienda el alcance y posible contenido de las consultas propuestas en el Manifiesto Disruptivo, a continuación figura una simulación de los campos que podrían tener. Profesores, padres y madres, alumnos y expertos la elaboraron en los canales de debate que PODEMOS DISRUPTIVO utiliza para sus trabajos internos .
Sometemos a debate el primer capítulo del anexo, con una introducción y un guión de aspectos o temas que consideramos conveniente debatir, para encontrar soluciones y propuestas concretas. Por supuesto, es posible que hayamos olvidado cosas importantes, y agradeceríamos vuestras aportaciones.
A) TRANSMISIÓN (Y PRODUCCIÓN) DEL CONOCIMIENTO: CURRÍCULO Y METODOLOGÍA.
Las reformas educativas suelen poner casi todo el énfasis en el currículo y en la ordenación académica. PODEMO DISRUPTIVO considera que hay otros aspectos de la educación que pueden ser tan decisivos, o más.
El primero es la metodología, que por lo general queda subordinada al currículo o ligada a la libertad de cátedra del profesorado. PODEMOS DISRUPTIVO propone con claridad, para que el cambio sea efectivo, una apuesta decidida por las metodologías activas, por entender que son las únicas que garantizan realmente los grandes objetivos expresados en el manifiesto.
No obstante, hay en el currículo, en sus contenidos, otros factores clave que, mal orientados, perjudican considerablemente el aprendizaje. Resaltamos en especial tres:
1) Que el currículo esté equilibrado, que tenga todo tipo de contenidos relevantes (científico-técnicos, socio-linguísticos, artísticos, para la salud, etcétera, y que integre siempre los aspectos prácticos. La falta de ese equilibrio es una característica de las enseñanzas académicas clásicas, que habría que modificar.
2) También la excesiva compartimentación del conocimiento en asignaturas entorpece el aprendizaje, sobre todo cuando además se traduce en un elevado número de profesores “impartiendo clase” a un grupo de alumnos (en la ESO actual, por ejemplo, el número de asignaturas y profesores es inaceptable desde todo punto de vista).
3) La atención a la diversidad, entendida como un principio de funcionamiento de la escuela inclusiva y adaptativa, que afecta a toda la enseñanza, a toda la actividad educativa, y no solo a los típicos programas de apoyo o especiales para los alumnos que necesitan refuerzo o adaptación. Hay que ir mucho más allá, para conseguir que toda la actividad educativa funcione de otro modo y sean menos necesarios los programas especiales. Y hay que provocar que la tutoría, que suele dejarse llevar por planteamientos burocráticos, se centre en el desarrollo personal del alumnado, en el autoconocimiento, el autoaprendizaje y la auto orientación, así como en las tareas de coordinación con la familia y todo el equipo educativo.
ESQUEMA:
• Equilibrio del curriculo.
¿Qué tipo de contenidos? Contenidos científico-técnicos, socio-linguísticos, artísticos, para la salud… ¿Asignaturas, número de asignaturas y profesores, actividades interdisciplinares que rompan el corsé de las materias? Integración de Teoría y práctica. Contenidos para aprender a aprender, aprender a hacer, aprender a ser y aprender a relacionarse (los 4 pilares de la UNESCO)
• Metodología y didáctica.
Orientaciones pedagógicas, ¿sólo orientaciones o introducidas como contenidos? Metodología activa. Aprender a aprender. Trabajo por proyectos (¿en amplia zona optativa, en todo, sin asignaturas?). Metodologías lúdicas (gamificación). Coordinación didáctica: Papel fundamental de las tutorías. ¿Libros de texto, nuevos recursos en red, materiales manipulables? ¿Deberes para casa? Hacia la sociedad del conocimiento y de la información, TICs, ¿problemas metodológicos, de extensión, de democratización? Formación del profesorado, asunto clave para el cambio en metodología.
• Atención a la diversidad.
¿Fracaso escolar o de la escuela? El problema del título de la ESO, ¿quitarlo? Abandono en las etapas no obligatorias. Importancia de las etapas iniciales (Infantil y Primaria). Programas de atención a alumnos con necesidades especiales: integración-inclusión. ¿centros específicos? Ritmos de aprendizaje, proceso, resultados. Evaluación (¿exámenes? ¿otros tipos de evaluación? ¿valoración en el error?). Ratios. Maltrato/malas prácticas pedagógicas.
• Desarrollo personal y tutoría.
Autoconocimiento, auto orientación. ¿Planes individuales de aprendizaje? Coordinación (alumnos, docentes y familias).
LOS OTROS CAPÍTULOS SE DISCUTEN AQUÍ:
A) Transmisión (y producción) del conocimiento: Currículo y metodología. http://www.reddit.com/podemos/comments/2l9ri6/manifiesto_disruptivo_para_podemos_educación/
B) Transmisión de valores democráticos: aprender ciudadanía. http://es.reddit.com/podemos/comments/2m3am3/manifiesto_disruptivo_para_podemos_educación/
C) Formación Profesional y Universidad (conexión educación-economía-trabajo). http://es.reddit.com/podemos/comments/2md6uu/manifiesto_disruptivo_para_podemos_educación/
D) El centro educativo como base de cohesión sociocultural. http://es.reddit.com/podemos/comments/2md7g4/manifiesto_disruptivo_para_podemos_educación/
E) Cuestiones globales de política educativa. http://es.reddit.com/podemos/comments/2md80l/manifiesto_disruptivo_para_podemos_educación/
NOTA FINAL: Si deseas seguir debatiendo el fondo de este MANIFIESTO, ve al hilo general del siguiente enlace: http://es.reddit.com/podemos/comments/2l69hl/manifiesto_disruptivo_para_podemos_educación/
submitted by PodemosDisruptivo to podemos [link] [comments]


2014.08.31 13:11 campesin El sentido del progreso desde mi obra - Miguel Delibes

Discurso leído por Miguel Delibes Setién el 25 de mayo de 1975 en el acto de su recepción en la Real Academia de la Lengua
MI CREDO
Cuando escribí mi novela El camino, donde un muchachito, Daniel el Mochuelo, se resiste a abandonar la vida comunitaria de la pequeña vi lla para integrarse en el rebaño de la gran ciudad, algunos me tacharon de rea ccionario. No querían admitir que a lo que renunciaba Daniel el Mochuelo era a convertirse en cómplice de un progreso de dorada apariencia pero absolutamente irracional.
Posteriormente mi oposición al sentido moderno del progreso y a las relaciones Hombre-Naturaleza se ha ido haciendo más acre y radical hasta abocar a mi novela Parábola del náufrago, donde el poder del dinero y la organización -quintaesencia de este progreso- termina por convertir en borrego a un hombre sensible, mientras la Naturaleza mancillada, harta de servir de campo de experiencias a la química y la mecánica, se alza contra el hombre en abierta hostilidad. En esta fábula venía a sintetizar mi más honda inquietud actual, inquietud que, humildemente, vengo a compartir con unos centenares -pocos- de naturalistas en el mundo entero. Para algunos de estos hombres la Humanida d no tiene sino una posibilidad de supervivencia, según declararon en el Ma nifiesto de Roma: frenar su desarrollo y organizar la vida comunitaria sobre ba ses diferentes a las que hasta hoy han prevalecido.
De no hacerlo así, consumaremos el suic idio colectivo en un plazo relativamente breve. Su razonamiento es simple. La industria se nutre de la Naturaleza, y la envenena y, al propio tiempo, propende a desarrollarse en complejos cada vez más amplios, con lo que día llegará en que la Naturaleza sea sacrificada a la tecnología. Pero si el hombre precisa de aquélla, es obvio que se impone un replanteamiento. Nace así el Manifiesto para la Superviven cia, un programa que, pese a sus ribetes utópicos, es a juicio de los firmantes la única alternativa que le queda al hombre contemporáneo. Según él, el hombre debe retornar a la vida en pequeñas comunidades autoadministradas y autosuficientes, los países evolucionados se impondrán el «desarrollo cero» y procurarán que los pueblos atrasados se desarrollen equilibradam ente sin incurrir en sus errores de base. Esto no supondría renunciar a la técnic a, sino embridarla, someterla a las necesidades del hombre y no imponerla como meta. De esta manera, la actividad industrial no vendría dictada por la sed de poder de un capitalism o de Estado ni por la codicia veleidosa de una minoría de gr andes capitalistas. Sería un servicio al hombre, con lo que automáticamente dejarí an de existir países imperialistas y países explotados. Y, simu ltáneamente, se procuraría armonizar naturaleza y técnica de forma que ésta, aprovechando lo s desperdicios orgáni cos, pudiera cerrar el ciclo de producción de una manera racional y ordenada.
Tales conquistas y tales frenos, de los cu ales apenas se advierten atisbos en los países mejor organizados, imprimirían a la vida del hombre un sentido distinto y alumbrarían una sociedad estable, donde la economía no fuese el eje de nuestros desvelos y se diese preferencia a ot ros valores específicamente humanos.
Esto es, quizá, lo que yo intuía vagamente al escribir mi novela El camino en 1949, cuando Daniel, mi pequeño héroe, se resistía a integrarse a una sociedad despersonalizada, pretendidamente progre sista, pero, en el fondo, de una mezquindad irrisoria. Y esta intuición, cuyos principios, auténticamente revolucionarios, fueron luego formulados por un plantel respetable de sabios humanistas, es lo que indujo a algunos co mentaristas a tachar de reaccionaria mi postura. Han sido suficientes cinco lustros para demostrar lo contrario, esto es, que el verdadero progresismo no estriba en un desarrollo ilimitado y competitivo, ni en fabricar cada día más cosas, ni en inventar necesidades al hombre , ni en destruir la Naturaleza, ni en sostener a un tercio de la Humanidad en el delirio del despilfarro mientras los otros dos tercios se mueren de hambre, sino en racionalizar la utilización de la técnica, facilitar el acceso de toda la comunidad a lo necesario, revitalizar los valores humanos, hoy en cris is, y establecer las relaciones Hombre- Naturaleza en un plano de concordia.
He aquí mi credo y, por hacerlo compre nder, vengo luchando desde hace muchos años. Pero, a la vista de estos postul ados, ¿es serio afirmar que la actual orientación del progreso es la congruen te? Si progresar, de acuerdo con el diccionario, es hacer adelanta mientos en una materia, lo procedente es analizar si estos adelantamientos en una materia impl ican un retroceso en otras y valorar en qué medida lo que se avanza justifica lo que se sacrifica.
El hombre, ciertamente, ha llegado a la Luna pero en su organización político-social continúa anclado en una ardua disyuntiva: la explotación del hombre por el hombre o la anulación del individuo por el Estado . En este sentido no hemos avanzado un paso. Los esfuerzos inconexos de alguno s idealistas -Dubcek 1968 y Allende 1973- no han servido prácticamente de nada. A pesar de nuestros avances de todo orden en política, la experimentación constituye un privilegio más de los fuertes. Perfil semejante, aún más negativo, nos ofrece el tan cacareado progreso económico y tecnológico. El hombre, arrullado en su comfortabilidad, apenas se preocupa del entorno.
La actitud del hombre contemporáneo se as emeja a la de aquellos tripulantes de un navío que, cansados de la angostura e in comodidad de sus camarotes, decidieron utilizar las cuadernas de la nave para ampliar aquéllos y amueblarlos suntuosamente. Es incontes table que, mediante esta actitud, sus particulares condiciones de vida mejorarí an, pero, ¿por cuánto tiempo ? ¿Cuántas horas tardaría este buque en irse a pique -arrastrando a culpables e inocentes- una vez que esos tripulantes irresponsables hubieran destruido la arquitectura general de la nave para refinar sus propios compartimientos?
He aquí la madre del cordero. Porque ah ora que hemos visto su ficientemente claro que nuestro barco se hunde -y a tratar de aclararlo un poco más aspiran mis palabras-, ¿no sería progresar el admitirlo y aprontar los oportunos remedios para evitarlo?
El hombre, obcecado por una pasión domi nadora, persigue un beneficio personal, ilimitado e inmediato y se desentiende del futuro. Pero, ¿cuál puede ser, presumiblemente, ese futuro? Negar la posibilidad de mejorar y, por lo tanto, el progreso, sería por mi parte una ligereza; condenarlo, una neceda d. Pero sí cabe denunciar la dirección torp e y egoísta que los rectores del mundo han impuesto a ese progreso.
Así, quede bien claro que cuando yo me refiero al prog reso para ponerlo en tela de juicio o recusarlo, no es al progreso estabilizador y humano -y, en consecuencia, deseable- al que me refiero, sino al sentido que se obstinan en imprimir al progreso las sociedades llamadas civilizadas.
1 EL PROGRESO CONTRA EL HOMBRE
Todos estamos acordes en que la Ciencia ap licada a la tecnología ha cambiado, o seguramente sería mejor decir revolucionado, la vida mo derna. En pocos años se ha demostrado que el ingenio del hombre, como sus necesidades, no tienen límites.
El espíritu de invención y el refinamien to de lo inventado arrumban objetos que hace apenas unos años nos parecían insupe rables. En la actualidad disponemos de cosas que no ya nuestros abuelos, sino nu estros padres hace apenas cinco lustros hubieran podido imaginar. El cerebro humano camina muy de prisa en el conocimiento de su entorno. El control de las leyes físicas ha hecho posible un viejo sueño de la Humanidad: someter a la Naturaleza.
No obstante, todo progreso, todo impuls o hacia delante comporta un retroceso, un paso atrás, lo que en términos cinegé ticos, jerga que a mí me es muy cara, llamaríamos el culatazo. Y la Física nos dice que este culatazo es tanto mayor cuanto más ambicioso sea el lanzamiento. Esto presupone que tanto la técnica como la Química, como muchos remedios de botica, sabemos lo que quitan pero ignoramos lo que ponen, siquiera no se nos oculta que, en muchas ocasiones, el envés de aquéllas, sus aspectos negativos, se emparejan, cuando no superan, a los aspectos positivos.
Pongamos por caso el DDT. Este descubr imiento alivió, como es sabido, a los soldados de la Segunda Guerra Mundial de la plaga de los parásitos y, una vez firmada la paz, su aplicación en la lucha contra la malaria y otras enfermedades tropicales confirmó su eficacia. La Humanidad no ocultó su entusiasmo; al fin estaba en camino de encontrar la panace a, el remedio para sus males. Bastaron, sin embargo, unos pocos años para descubrir la contrapartida, esto es, los efectos del culatazo.
Hoy, incluso los escolares de buena parte del mundo saben que este insecticida, en virtud de un proceso que ya nos resulta fa miliar se ha incorporado a los organismos animales sin excluir al hombre hasta el punto de que análisis de la leche de jóvenes madres efectuados por biólogos compañer os de mis propios hijos han demostrado que nuestros lactantes son amamantados, en proporción no desdeñable, con DDT. Los suecos, gente amante de las estadísticas, nos dicen que la leche de algunas madres de aquel país contiene un 70 % más de insecticida que el nivel tolerado por la Salubridad Pública para la leche de vaca.
Algo semejante cabría de cir de algunas conquistas técnicas encaminadas a satisfacer los viejos anhelos de ubicui dad del hombre: automóviles, aviones, cohetes interplanetarios. Tales invenciones aportan, sin duda, ventajas al dotar al hombre de un tiempo y una ca pacidad de maniobra impensables en su condición de bípedo, pero, ¿desconocemos, acaso, que un aparato supersónico que se desplaza de París a Nueva York consume durante la s seis horas de vuelo una cantidad de oxígeno aproximada a la que, durante el mismo tiempo, ne cesitarían 25.000 personas para respirar?
A la Humanidad ya no le sobra el oxígen o, pero es que, además, estos reactores desprenden por sus escapes infinidad de pa rtículas que interfieren las radiaciones solares, hasta el punto de que un equipo de naturalistas desplazado durante medio año a una pequeña isla del Pacífico para estudiar el fenómeno, informó en 1970 al Congreso de Londres, que en el tiempo que llevaban en funcionamiento estos aviones, la acción del Sol luminosa y calorífica había decrecido aproximadamente en un 30 %, con lo que, de no adoptarse el oportuno correctivo, no se descartaba la posibilidad de una nueva glaciación.
Pero, ¿y la Medicina?, argüirán los op timistas. ¿También tiene usted alguna objeción que hacer al desarrollo de la Me dicina? ¿No se ha doblado, en un breve lapso, el promedio de la vida humana? ¿No nos anuncian cada día los periódicos, con grandes titulares, nuevo s triunfos sobre el dolor y la muerte? Esto es incontestable. He aquí un punto en el que negar el progreso sería negar la evidencia.
Las conquistas de la Medicina y la Higiene en el último período histórico no sólo son plausibles sino pasmosas. Las enfermedad es infecciosas han sido prácticamente erradicadas y se han conseguido notables progresos en aquellas otras de origen genético. Todo esto, repito, es incuestionable.
Empero la contrapartida de estos éxitos también se da, y aunque parezca paradójico, deriva de su misma eficacia . La Medicina en el último siglo ha funcionado muy bien, de tal forma que ho y nace mucha más gente de la que se muere. La demografía, entonces, ha es tallado, se ha producido una explosión literalmente sensacional. A una población estancada hasta el siglo XVII en 600 o 700 millones, ha sucedido un crecimiento le nto pero inexorable, hasta conseguir, tras el descubrimiento de los antibióticos, doblarla en los últimos treinta años. Esto supone que, prescindiendo de posibl es nuevos avances en este campo, y ateniéndonos al: ritmo alcanzado, la po blación mundial se duplicará cada seis lustros, lo que equivale a decir que los 3.500 millones de personas de 1970, se convertirán en 56.000 antes de finalizar el siglo XXI, esto es, si no yerro en la cuenta, la población actual, más o menos, multiplicada por catorce.
La pregunta irrumpe sin pedir paso: ¿va a dar para tantos la despensa? Si este progreso del que hoy nos jactamos no ha conseguido atenuar el hambre de dos tercios de nuestros semejantes, ¿qué se puede esperar el día, que muy bien pueden conocer nuestros nietos, en que por cada hombre actual haya catorce sobre la Tierra?
La Medicina ha cumplido con su deber; pero al posponer la hora de nuestra muerte, viene a agravar, sin quererlo, los problema s de nuestra vida. La Medicina, pese a sus esfuerzos, no ha conseguido cambiarn os por dentro; nos ha hecho más pero no mejores. Estamos más juntos -y aún lo estaremos más- pero no más próximos.
2 HOMBRES ENCADENADOS
Para nuestra desgracia, el culatazo del progreso no sólo empaña la brillantez y eficacia de las conquistas de nuestra era. El progreso comporta -inevitablemente, a lo que se ve- una minimización del ho mbre. Errores de enfoque han venido a convertir al ser humano en una pieza má s -e insignificante- de este ingente mecanismo que hemos montado. La tecnocra cia no casa con eso de los principios éticos, los bienes de la cultura humanista y la vida de los sentimientos.
En el siglo de la tecnología, todo eso no es sino letra muerta. La idea de Dios, y aun toda aspiración espiritual , es borrada en las nuevas generaciones -seguramente porque la aceptación de estos principios no enalteció a las precedentes- mientras los estudios de Humanidades, por ceñirme a un punto concreto, sufren cada día, en todas partes, una nueva humillación. Es un hecho que las Facultades de Letras sobreviven en los países más adelantado s con las migajas de un presupuesto que absorben casi íntegramente las Facultades y Escuelas técnicas.
En este país se ha hablado de suprimir la literatura en los estudios básicos - olvidando que un pueblo sin literatura es un pueblo mudo- porque, al distraer unas horas al alumnado, distancia la consecución de unas cimas científicas que, conforme a los juicios de valor vigentes, resultan más rentables. Los carriles del progreso se montan, pues, sobre la idea del provecho, o lo que es lo mismo, del bienestar. Pero, ¿en qué consiste el bienestar? ¿Qué entiende el hombre contemporáneo por «estar bien»?
En la respuesta a estas interrogantes no es fácil el acuerdo. Ello nos desplazaría, por otra parte, a ese otro complejo problema de la ocupación del ocio. Lo que no se presta a discusión es que el «estar bien » para los actuales rectores del mundo y para la mayor parte de los humanos, cons iste, tanto a nivel comunitario cómo a niveles individuales, en disp oner de dinero para cosas. Sin dinero no hay cosas y sin cosas no es po sible «estar bien» en nuestros días.
El dinero se erige así en símbolo e ídolo de una civilización. El dinero se antepone a todo; llegado el caso, inclus o al hombre. Con dinero se montan grandes factorías que producen cosas y con dinero se adquie ren las cosas que producen esas grandes factorías. El hecho de que esas cosas sean necesarias o superfluas es accesorio. El juego consiste en producir y consumir; de tal modo que en la moderna civilización, no sólo se considera honesto sino inteli gente, gastar uno en producir objetos superfluos y emplear noventa y nueve en persuadirnos de que nos son necesarios.
Ante la oportunidad de multiplicar el dinero -insisto, a todos los niveles-, los valores que algunos seres aún respetamos, son sacrificados sin vacilación. Entre la supervivencia de un bosque o una laguna y la erección de una industria poderosa, el hombre contemporáneo no se plante a problemas: optará por la segunda. Encarados a esta realidad, nada pued e sorprendernos que la corrupción se enseñoree de las sociedades modernas. El viejo y deplorable aforismo de que cada hombre tiene su precio alcanza así un sentido literal, de plena y absoluta vigencia, en la sociedad de nuestros días.
Esta tendencia arrolladora del progreso se manifiesta en todo s los terrenos. Yo recuerdo que allá por los años 50, un ridículo concepto de la moral llevó a este país a la proscripción de las playas mixtas y la imposición del albornoz en los baños públicos para preservar a los españole s del pecado. Se trataba de una moral pazguata y atormentada, de acuerdo, pero, era la moral que oficialmente prevalecía. Fue suficiente , empero, el descubrimient o de que el desnudismo aportaba divisas para que se diera paso franco a la promiscuidad soleada y al «bikini». El dinero triunfaba también sobre la moral.
Y ¿qué decir de los trabajos rutinarios, embrutecedores, sobre los que se organiza hoy la gran industria?
La eficacia, la producción espectacular -o, lo que es lo mismo, el dinero- se antepone igualmente a la integridad y la dignidad humanas. Fabricar un hombre es una actividad infinitamente más sencilla y agradable que fabricar un automóvil, con lo que nunca ha de faltar el recambio para un hombre inutilizado. Sobre esta base, nace y se extiende la fabricación en se rie, en cadena, dónde no cuentan más que los resultados. Las nobles advertencias de Charles Chaplin al respecto, en el primer tercio del siglo, es decir cuando aún era tiempo de reflexión, quedaron como una obra de arte, sin ningun a trascendencia práctica.
Así, paralelamente a la producción de cosas, se iban produciendo frustraciones también en cadena. La serie facilita una compensación pendul ar: si, por un lado, destruye al hombre al anular su amor por la obra bien hecha, por el otro, facilita la consecución de esa obra y esto, cerrar el cicl o, es lo que en definitiva interesa al orden económico de nuestro ti empo. El hecho de que la serie fabrique, de rechazo, hombres en serie y la cadena, hombres en cadenados, no nos desazona porque no interrumpe la marcha del progreso.
Simultáneamente, el desarroll o exige que la vida de estas cosas sea efímera, o sea, se fabriquen mal deliberadamente, supuesto que el desarrollo del siglo XX requiere una constante renovación para evitar que el monstruoso mecani smo se detenga. Yo recuerdo que antaño se nos incitaba a co mprar con insinuaciones macabras cuando no aterradoramente escatológicas: «Este traje le enterrará a usted», «Tenga por seguro que esta tela no la gasta».
Hoy no aspiramos a que ningún traje nos enti erre, en primer lugar porque la sola idea de la muerte ya nos estremece y, en segundo, porque unas ropas vitalicias podrían provocar el gran cola pso económico de nuestros días.
Con la superfluidad es, por tanto, la fungibilidad la nota característica de la moderna producción, porque, ¿qué suce dería el día que todos estuviéramos servidos de objetos perdurables? La gran crisis, primero, y, después el caos. Apremiados por esta exigencia, fabricamos , intencionadamente, telas para que se ajen, automóviles para que se estropeen, cuchillos para que se mellen, bombillas para que se fundan.
Es la civilización del consumo en estado puro, de la incesante renovación de los objetos -en buena parte, innecesarios- y, en consecuencia, del desperdicio. Y no se piense que este pecado -gra ve sin duda- es exclusivo de l mundo occidental puesto que, si mal no recuerdo, Kruschev decl araba en sus horas altas de 1955 que la meta soviética era alcanzar cuanto antes el nivel de consumo americano. El primer ministro ruso venía a reconocer así que si el delirio consumista no había llegado a la URSS no era porque no quisiera sino porq ue no podía. Sus aspiraciones eran las mismas.
En rigor, ambas sociedades, la oriental y la occidental, no son fundamentalmente diferentes, en este punto.
Aceptado lo antedicho, no parece gratuito afirmar que, salvo en unos millares de científicos y hombres sensibles repartidos por todo el mundo, el progreso se entiende hoy de manera análoga en todas partes. El desarrollo humano no es sino un proceso de decantación del material ismo sometido a una aceleración muy marcada en los últimos lustros.
Al teocentrismo medieval y al antropoc entrismo renacentista ha sucedido un objeto-centrismo que, al eliminar todo se ntido de elevación en el hombre le ha hecho caer en la abyeccíón y la egolatría.
Leer o descargar PDF con el discurso completo (23 páginas)
submitted by campesin to CirculoAgriculturaGPA [link] [comments]


2014.08.28 11:38 ignaciobernuy PODEMOS: Un Pueblo que no puede opinar, no puede decidir y no puede castigar, ¿NO es un Pueblo oprimido? una Dictadura maquillada como Oligarquía de Partidos al servicio del Estado, que medra de espaldas al Pueblo, ¿puede confundirse con una Democracia?

Todos los actuales problemas sociales y económicos de España provienen de su falta de democracia.
El Pueblo no puede opinar, no decide, no castiga.
El Estado es un ente vivo, independiente del Pueblo, que sólo se relaciona con él para expoliarlo y para sancionarlo.
El Estado, en su afán de eternizarse, exhibe al Pueblo unos partidos que posee, a los que les paga, que parecen diversos, pero cuyo único interés siempre consensuado es sostener al Estado. Claro, los partidos, si son suyos, si les paga, trabajan para el Estado. ¿Para quién si no?
Y así estamos desde 1939, cuando el Estado Franquista se enquistó en España en forma de Glorioso Movimiento Nacional, formado por "su derecha" Nacional-Católica y "su izquierda" Falangista. ¡También había elecciones a Cortes entonces! Tampoco entonces significaban nada, ni que el Pueblo tuviera ningún control sobre su destino.
Como el Estado Dictatorial jamás desapareció, sino que se transformó con la Transición, como no hubo Ruptura, sino Reforma, el Régimen del 78 es una prolongación de aquella evidente dictadura franquista mediante una oligarquía de supuestos partidos independientes del Estado. Pero no lo son. NO PUEDEN SER INDEPENDIENTES, si viven del Estado, como no se independiza un joven por vivir fuera de casa, si recibe dinero todos los meses de sus padres.
Por eso el Pueblo decepcionado canta en las calles canciones que aseguran "¡Le llaman democracia y no lo es, no lo es!" No sabe lo que es la Democracia Formal, nadie se lo ha enseñado, al contrario, le mienten sin recato, pero comprende que esta "democracia" es una pantomima.
El gran problema de esta situación es que, por lo menos, el Estado Monárquico Parlamentario solo coartaba hasta ahora las libertades políticas, dejando de lado las libertades personales. Ahora, desesperado ante la evidencia de que ha sido descubierto, ante las protestas callejeras, EMPIEZA A COARTAR LAS LIBERTADES INDIVIDUALES para impedir la revolución.
Saludos y gracias por aportar.
submitted by ignaciobernuy to podemos [link] [comments]


2014.07.16 11:34 LuisBodoque EL CONSENSO COMO DETONANTE DE UN CAMBIO SOCIAL

EL CONSENSO COMO DETONANTE DE UN NUEVO MODELO SOCIAL
El sistema en el que nos hallamos inmersos es básicamente de carácter individualista. La desestructuración social avanza progresivamente y nuestras ciudades se deshumanizan convirtiéndose en junglas darwinistas cada vez más hostiles y violentas.
Cuando finalmente advertimos que no existe otra salida que cambiar este modelo, solemos olvidar que nosotros mismos somos parte de él.
Todos, en definitiva, hemos sido formados en su seno y a estas alturas supondría una peligrosa ingenuidad pretender instaurar cambios significativos en el modelo social, político o económico imperante si simultáneamente no tratamos de modificar nuestra propia actitud y la manera de comportarnos en relación a otros, más allá de la posibilidad de que ello constituya, además, una suerte de catalizador de todo un proceso revolucionario, tal y como estamos intentando analizar.
Debemos reconocer, en un sano ejercicio de autocrítica, exento de culpabilidad, que hemos sido educados para competir y no para cooperar. Atendemos casi siempre a lo que nos diferencia y separa del otro en vez de considerar todo lo que poseemos en común con el y tendemos a confrontar nuestras respectivas ideas, afirmándonos, en lugar de complementarlas entre si enriqueciéndolas.
En general, no sabemos trabajar en equipo ya que la totalidad de inercias mentales, automatismos adquiridos e ideas preconcebidas apuntan justamente en la otra dirección, dado que la ortodoxia actual en lo referente a las dinámicas colectivas descansa, como si de un monolito se tratase, sobre la confrontación,
Una de las grandezas de la humanidad reside precisamente en la diversidad. Cada persona es un ser único e irrepetible, poseedor de una manera peculiar de pensar y de sentir. Sin embargo, tanta riqueza supone un auténtico escollo cuando se ha de actuar de manera conjunta. De entre todas las opiniones posibles: ¿Cuál de ellas en concreto debería ser asumida por el grupo?… ¿Cómo resolver esta cuestión?.
A lo largo de la historia, desde la guerra hasta la democracia, se han ido articulando diferentes soluciones, más o menos sofisticadas, tratando de resolver el problema de lo colectivo. Pero pese a tanta aparente variedad, lo cierto es que sea por la fuerza de las armas o por la fuerza de las urnas, la fuerza ha sido siempre el común denominador de todas ellas y la violencia su siniestra herencia. De un modo u otro, los “vencedores” terminan por imponer a los “perdedores” sus particulares intereses que sólo a ellos benefician tanto como a otros perjudican, generando con ello tensión. En definitiva, formas aparte, no hay demasiada diferencia entre la prehistoria y el siglo XXI en lo que respecta a la regulación de lo social. Ello evidencia, como en tantos otros aspectos, el enorme desfase existente entre el desarrollo tecnológico y el humano. Nos sobra imaginación para construir artefactos que surquen las estrellas pero para organizar la vida en común no hemos sido capaces de hallar mejor sistema que el empleado desde siempre por los animales en la selva.
Solemos afrontar la variedad de opiniones mediante la conocida “técnica” (no sabemos emplear otra mejor) de la discusión, que consiste en desplegar, de manera pararacional, todo un muestrario de justificaciones disfrazadas de argumentos. Su único propósito no es ofrecer un método dé aproximación a la “verdad” sino blindar y defender a ultranza nuestras particulares creencias, “amenazadas” permanentemente por las de los demás. Frente a una opinión diferente siempre intentamos convencer a nuestro interlocutor, por todos los medios posibles, de que nuestro punto de vista es el válido o verdadero. Por su parte, el otro, obra de un modo similar y al cabo de un tiempo, que varía según el grado de empecinamiento mutuo, cada uno se va igual que ha llegado. La discusión es, por consiguiente, una especie de cúmulo de monólogos sin intercambio de información alguna y que, al no producirse comunicación real, tampoco modifica a ninguno de ellos. Por supuesto que discusión y diálogo, en cierta manera, se complementan entre si y no es posible el uno sin el otro. Pero abortar el proceso prematuramente en esa fase inicial carece por completo de sentido.
La alternativa a la discusión, por consiguiente, es el diálogo y la diferencia esencial radica en que en esta ocasión, gracias a la escucha activa mutua, si se considera el punto de vista ajeno hasta el punto de intentar relacionarlo con el propio. Esta simbiosis dialéctica origina, a su vez, una suerte de metamorfosis ideológica de la que surgen enfoques comunes mas amplios y mejor adaptados, asi se trate de una aproximación a la realidad o de la resolución de un problema. De este proceso ambos protagonistas salen enriquecidos y positivamente transformados.
Sin embargo, en un mundo donde sorprendentemente la competitividad se ha convertido en una virtud, no cabe otra posibilidad que resolver lo colectivo mediante la fría aritmética de intereses particulares que pugnan entre sí por imponerse unos sobre otros.
De ese modo, cuando en el terreno político se plantean diferentes opciones ideológicas, no se nos ocurre nada mejor que enfrentar a sus abanderados respectivos entre si al objeto de comprobar quién o quiénes poseen una mayor “fuerza” o respaldo. Dada la manifiesta incapacidad de alcanzar acuerdo alguno debatiendo, las cámaras políticas de representantes no albergan en su seno demasiadas opciones para evitar una ingobernabilidad que se podría resolver simplemente dialogando. Por esa razón, todos los sistemas democráticos, a través de sus respectivas leyes electorales, tienden en general a establecer un bipartidismo alternante perenne amparado, a su vez, por el chantaje del “voto útil” y convirtiendo en vergonzante ese supremo acto de expresión de la soberanía popular.
Así, en las democracias actuales, 51 individuos imponen su cosmovisión a los 49 restantes, constituyendo así una auténtica dictadura de la mediocridad. Llega esta cuestión a ser tan ridícula que el número de miembros de un comité ejecutivo suele ser impar, o bien su presidente posee un voto de mayor valor, para evitar así que los posibles empates bloqueen la toma de decisiones. No importa nada la deliberación conjunta sino la correlación de fuerzas: ¿Para qué perder el tiempo dialogando?
Solamente así, con la confrontación como telón de fondo, algo tan burdo como la democracia mayoritaria puede aparecer como el mecanismo más evolucionado que la humanidad haya desarrollado jamás para conducirse de manera conjunta.
El legado de ese miope proceder son las sociedades actuales fragmentadas en bloques sectoriales (obreros contra empresarios, padres contra hijos, hombres contra mujeres… Etc.). Es tan corta la mirada que, careciendo por completo de imaginación, muchos, en vez de plantearse fórmulas para trascender esa dinámica fraticida, optan sin embargo por elaborar sesudos modelos interpretativos de la realidad, a partir de las actuales circunstancias, sentenciando a perpetuidad esta absurda situación.
La confrontación permanente además cansa, agota, divide, y lo peor de todo, distrae de lo constructivo. Las desavenencias y los enfrentamientos sobrevienen en realidad por una falta de adaptación a vivir en un mundo diverso y plural. Las interacciones con los demás son complejas y alejadas de ese maniqueísmo pueril con el que solemos enjuiciarlas. Asumir esas aparentes paradojas y tratar de superarlas resulta mucho más adecuado que resignarse a la conflictividad y entender las relaciones humanas como un campo de batalla. Concebir la vida como un existir contra algo o contra alguien resulta completamente absurdo. La vida ha de ser entendida como un proyecto a favor de interesantes propósitos y no como un sinvivir en un clima de permanente hostilidad, por muy justas, legales, éticas y verdaderas que pudieran ser las causas.
Asistimos hoy, sin embargo, a la agonía de un mundo que se desmorona, sometido a los embates de otro latente que lucha por aflorar y manifestarse. Algunos lo expresan poéticamente afirmando que esta sociedad está preñada de otra nueva. Hoy todo apunta hacia la necesidad imperiosa de un cambio de modelo o de sistema en el sentido de desarrollar, a cualquier escala, ámbitos de actividad humana más solidarios que vayan superando, mediante una sinérgica cooperación mutua, este individualismo sin salida.
La cuestión a la que tratamos de dar respuesta es si, modificando las relaciones interpersonales en cierto sentido, seríamos capaces de generar un fenómeno emergente con la suficiente envergadura como para producir un cambio social significativo.
Pero, ¿En qué consistiría concretamente esa modificación?
LA CULTURA DEL DIÁLOGO Y EL CONSENSO COMO NUEVO PARADIGMA EN LAS DINÁMICAS COLECTIVAS
El consenso se constituye en una apuesta por entender las relaciones personales en el seno de los conjuntos humanos de un modo diferente. A través de los siglos, la problemática derivada del quehacer colectivo se ha resuelto casi siempre compitiendo unos contra otros. En ese sentido, el consenso se presenta así como una alternativa a ese tradicional sistema basado, esta vez, en la cooperación. Se trata entonces de trascender el conflicto, generado en la discusión, a través del diálogo y complementar entre sí las diferentes opiniones en lugar de confrontarlas, erradicando con ello cualquier vestigio de tensión o violencia. Implantar progresivamente este nuevo enfoque de manera generalizada en cada ámbito de actividad humana tal vez podría suponer un verdadero cambio de sistema social, político y económico.
Sin embargo una de las principales dificultades a la hora de desarrollar esta iniciativa reside curiosamente en el hecho de que la mayor parte de la gente cree saber erróneamente en que consiste.
SIGNIFICADO PRECISO DE CONSENSO
El término consenso procede del vocablo latino “consensus” que significa consentimiento.
Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, consenso vendría a ser el acuerdo adoptado libremente, es decir con pleno consentimiento, entre todos los integrantes de un determinado grupo.
Habitualmente, acotando en exceso su campo semántico, se comete el error de reducir tal concepto a un mero mecanismo de toma de decisión, olvidando que alude también a un proceso de elaboración colectiva sin el cual dicha síntesis conjunta resultaría del todo inalcanzable.
En definitiva, no es posible debatir una cuestión de cualquier manera y pretender luego establecer un consenso como colofón final. Hemos de entender el consenso más como una forma de trabajo en equipo basada en el intercambio constructivo de ideas y no en la confrontación de opiniones, tal y como acostumbramos a proceder.
El consenso tampoco es un concurso de ocurrencias y, por lo tanto, no consiste en elegir entre A, B o C. Se trata de elaborar, entre todos y a partir de ellas, una nueva y mejor alternativa (D) con los elementos comunes que poseen mas otros añadidos que permitan trascender las aparentes divergencias, aglutinándolas y relacionándolas entre si.
Tal y como comentábamos, hoy se habla con frecuencia de consenso pero no se entiende bien en que consiste. Muchos creen que se trata de un método mediante el cual un grupo de personas discuten entre si hasta lograr que todos piensen igual. O bien que la estrategia a seguir es que cada uno de ellos vaya cediendo progresivamente en sus pretensiones iniciales con el fin de llegar a un surrealista acuerdo común con el que nadie se sienta del todo cómodo.
Desde el emplazamiento mental que subyace en el marco del actual sistema no es posible comprender en profundidad lo que el concepto consenso supone o significa. Debemos hacer un pequeño esfuerzo y observarlo ubicados en un modelo social distinto, en donde lo colectivo no emerge a partir de la sumatoria de las confrontaciones individuales.
El consenso necesita expresarse en un escenario conjunto solidario en el que todo se resuelve trabajando en equipo y cooperando entre sí. Por eso precisamente su desarrollo progresivo podría acarrear inexorablemente un cambio de paradigma y de ahí la extrema necesidad de impulsarlo dado que nuestra evolución futura podría depender de si somos o no capaces de cambiar la cultura del YO actual por la cultura alternativa del NOSOTROS.
Verdaderamente el marco social imperante, nada o poco favorece la implementación práctica del consenso. De ahí su vocación marginal dadas las enormes dificultades que, hoy en día, entraña su uso. Sin embargo, precisamente por esas mismas razones, merece la pena asumir el esfuerzo necesario para que constituya el referente a seguir, al menos, en cualquier elaboración colectiva, para desarrollar, de ese modo, principios fundamentales que cimenten una sociedad más justa, humana y solidaria.
El consenso es, esencialmente, un método de trabajo en equipo basado en valores tales como la cooperación, la empatía, la escucha activa, la confianza y el respeto mutuo, la honestidad, la creatividad y la igualdad u horizontalidad.
Intentar superar los aparentes inconvenientes que acarea consensuar nuestro quehacer conjunto hasta en lo más cotidiano cobra un gran sentido cuando advertimos que avanzar en esa dirección podría suponer acercarnos a esa sociedad que la inmensa mayoría de nosotros anhelamos. El consenso se convierte así entonces en una herramienta esencial para ir perfeccionando un nuevo modo de relación interpersonal, basado en la cooperación que propicie escenarios sociales cohesionados en lugar de una humanidad en tensión permanente fragmentada por múltiples conflictos de intereses, trascendiendo de ese modo todo tipo de dialécticas generacionales, de clase o de género.
En realidad, si nuestras sospechas son ciertas, la implantación progresiva de mecanismos consensuales en las decisiones comunes podría provocar un auténtico seísmo social.
En nuestras manos está que determinados conceptos irrumpan o no con fuerza en ese venidero escenario social, cobrando así importancia en la medida en que vayamos siendo capaces de asumir el reto de internalizarlos, y elevarlos definitivamente a la categoría que siempre merecieron ostentar. Una de esas palabras, mensajeras de la esperanza de un futuro mejor es sin lugar a dudas “consenso”.
submitted by LuisBodoque to podemos [link] [comments]